miércoles, 1 de septiembre de 2010

El robo más grande jamás contado

Después del mal, malísimo, sabor de boca que se le queda a uno tras el España - Lituania de ayer siempre apetece recordar las gestas de la ÑBA.
Había 4 posibilidades, la final del Mundobasket Junior de Lisboa 1999 con los Junior de Oro, la semifinal frente a Argentina del Mundobasket 2006, la final de dicha competición frente a Grecia, o el mejor partido de baloncesto de todos los tiempos.
Aquel 24 de agosto de 2008 cuando el Dream Team necesitó de una escandalosa ayuda arbitral para derrotar al equipo de Aíto García Reneses.
Esa mañana estaba marcada desde hacía tiempo, España se paralizó, todos miramos a Pekín y estuvimos a punto de ver algo histórico, tras perder de 37 puntos unas semanas antes La Roja, vestida de blanco a punto estuvo de tocar el cielo y bajar de las nubes a las megaestrellas del baloncesto americano.
Nadie esperaba ver al USA team con la afición en contra, con el resultado en contra y ganando tan sólo por 4 puntos, cuando Carlos Jiménez anotó un triple a 2 minutos del final.
Las mejores jugadas se recodarán siempre, un mate y un alley hoop de "The black mamba" Kobe, otros tantos mates de "Flash" Wade...pero las mejores acciones llevaron el sello de "La ensaimada voladora" o "Air Rudy". Rudy Fernández firmó un partido sencillamente brillante, fue expulsado por 5 faltas de las que, probablemente, sólo cometió 3 pero dejó para el recuerdo un vuelo por encima de Superman un triple "in your face" a LeBron o una jugada en la que volvió literalmente loco a Tayshaun Prince.
Sería bonito decir que los protagonistas fueron Bryant, James, Wade, Gasol, Navarro o Rudy, incluso Ricky pero los tristes protagonistas fueron tres personas que no debían serlo. Un argentino, un lituano y un finlandés: Estévez, Brazauskas y Jungebrand. Si, los tres arbitros que desnivelaron la balanza a favor de las estrellas de la NBA.
Pasaron por alto los pasos de salida de Paul en todas las jugadas, los de Kobe Bryant cuando encaraba el aro dispuesto a colgarse, los de Melo en varios contraataques... Lo de siempre, la NBA no acepta las normas FIBA y la FIBA permite la pasividad arbitral, el triple a 7 metros sería lo más justo, aunque se puede empezar por pitarles los pasos de salida, los descarados segundos en zona de Howard y Bosh y los golpes que siempre hay en baloncesto pero que a ellos se les permite. ¿Cómo es posible que un equipo que defiende en zona tenga más faltas que uno que defiende en individual?
A pesar de todo eso, de dos técnicas al final del partido y de la sensible baja de Jose Calderón España estuvo a la altura, estuvo por delante en el primer cuarto y a 2 y 4 puntos en el último, una medalla de plata que supo a oro, aunque las lágrimas de rabia, de saber que te han robado lo que es tuyo siempre quedarán ahí.
Pau Gasol estuvo tremendo como siempre, Juan Carlos Navarro demostró a la gente de la NBA que se equivocaban con él e hizo un partido magistral. Rudy y Marc que ese verano hacían las maletas hacia USA dejaron boquiabiertos a muchos.
El General Manager de los Trail Blazers afirmó que no pudo dormir tras ver el partido que había hecho Rudy, su nueva adquisición.
Había alguien más, los piropos no acababan ahí, un niño de 17 años se llevó unos cuantos. Entre ellos los de Jason Kidd base de la selección americana y "mister triple doble" en la NBA. Todo le auguran un gran futuro a Ricky pero disfrutemos de este veterano de 20 años que hace cosas que no todos pueden hacer y ve huecos que casi nadie ve.
No podemos pasar por alto el partidazo de Espartaco Reyes, tanto en ataque como en defensa, para un pívot "bajo" como él, lidiar con Dwight Howard no tuvo que ser sencillo pero sacó lo mejor de si mismo.
Por último alabar al capitán. Carlos Jiménez no tiene pinta de jugador de baloncesto, de deportista pero lo es, y es uno de los mejores. Callado, sin gestos de grandeza pero siempre rindiendo, ole por Carlos.
También por Alex, Berni, Raül y Jose.
Para acabar un tirón de orejas al equipo de Coach K. Todos sabemos que son los mejores, aunque con reglas FIBA habrían acabado segundos, pero sus gestos, su prepotencia y arrogancia también la sabiamos...y la demostraron.
Gestos como el de Kobe Bryant mandando callar a la afición al pitarles, el de Wade encarándose con los arbitros, Paul con Berni, los golpes voluntarios de Dwight Howard a Pau Gasol y la arrogancia de Carmelo Anthony sobran. Parece que el segundo apellido de Melo es ese, arrogancia o chulería. Simplemente lamentable.
El 24 de agosto de 2008 en Pekín, se vio que el equipo nacional de los Estados Unidos necesitó la ayuda arbitral para ganar al mejor equipo del Mundo: la ÑBA.
Kobe Bryant, LeBron James, Wade, Howard, Anthony, Paul, Boozer, Prince...todos ellos con varios All Star a las espaldas necesitaron de la permisividad arbitral para derrotar a un equipo con jugadores del Akasvayu, DKV, Unicaja...
Nunca se repetirá un partido igual, ese 107-118 será siempre recordado como el mejor partido de la historia del baloncesto y España mereció ganarlo.

"Si no llega a ser por los árbitros tendríamos el oro" Felipe Reyes, que se atrevan a sancionarlo por decirlo, que gran verdad

0 comentarios:

Publicar un comentario