viernes, 22 de octubre de 2010

Cementerio de Elefantes

Antes del partido todos pensamos en el encuentro del pasado año, imaginamos un Milán descarado, con ganas de cerrar bocas, de callar a los enterradores y por calidad, podían hacerlo pero nos dejaron la sensación de haberse convertido en un cementerio de elefantes, lo que antes pensábamos de sus vecinos del Inter, ahora lo pensamos de los rossoneri. 
Un equipo con Nesta, Zambrotta, Pirlo, Gattuso, Seedorf, Ibrahimovic, Pato y Ronaldinho en el once titular debería dar mucha guerra, pero no la dio.
Han corrido ríos de tinta sobre la gran actuación del Real Madrid al doblegar al equipo de Allegri, pero estas líneas no son para alabar su juego. 
Es cierto que el Milán no creó ocasiones, unos lo achacan a la gran actuación merengue, sinceramente, viendo que el club lombardo jugaba andando, creo que es demérito del Milán y no mérito del Real. 
El cementerio de elefantes en el que se ha convertido el Milán es preocupante. No dudo, ni nunca dudaré de la clase, de la magia que atesora Andrea Pirlo, o de la calidad de Clarence Seedorf, tampoco del oficio de Genaro Gatusso, pero falta algo.
Falta que Ronaldinho sea futbolista, de vez en cuando parece que ha vuelto pero viendo el partido del otro día está claro que no, que se esconde. Igual que su compratiota Pato, pero este último, siendo más joven y sin la inmensa trayectoria del Gaúcho.
A Ibracadabra parece que de mago le queda el mote, nos ilusionó a sus seguidores con los primeros partidos en el Meazza, siempre he defendido al díscolo delantero sueco, defendí su fichaje, su temporada pasada, pero ya es excesivo.
Zlatan Ibrahimovic, pese a su estatura, es uno de los jugadores más técnicos del planeta fútbol. Su calidad sólo conoce las barreras que él mismo se pone, demasiada calidad contrastada con muy poca cabeza.
En el Real Madrid algunos llaman genio a CR por tirar la falta al medio de la barrera. ¿Perdón? Sí, estamos todos locos, no existió tal genialidad, la falta de Ronaldo se alió con la diosa fortuna...y con Seedorf que, inexplicablemente, se apartó. 
En la siguiente jugada Ozil dispara y Bonera marca. Él no quería, como diría Pepe Domingo. 
A partir de ahí, NADA.
Dominio estéril del Milán en la primera parte y una segunda parte simplemente insufrible, no podemos engañarnos, el Milán es obvio que no está para ganar la octava, pero tampoco el Madrid para la décima, en lo que va de año el Real Madrid no se ha enfrentado a ningún rival de entidad. Por nombre e historia el Milán debía serlo pero no lo fue.
Ahora alabamos la gran defensa del Madrid, ¿por qué? Estuve en Anoeta viendo el Real Sociedad - Real Madrid y el equipo de Mourinho no tuvo una gran defensa, no me lo pareció, me pareció todo lo contrario de hecho, una defensa floja, a la que un equipo justito, escaso de calidad, como la Real, volvió loca. Así tuvo el equipo txuri urdin 3 ó 4 ocasiones clarísimas.
Se está cumpliendo el ciclo de siempre en el Real Madrid, en octubre se habla de triplete, en noviembre se hablará de doblete, en marzo dirán que van a por la liga y al final, en mayo, se curarán las heridas diciendo que son el mejor club de la historia, para ocultar una temporada de fracasos de nuevo.

0 comentarios:

Publicar un comentario