martes, 26 de octubre de 2010

Ese fortín llamado Anoeta

Incomprensible. No tiene otro nombre el cambio que ha sufrido el equipo txuri urdin en 7 días, después de el lamentable partido del Ciudad de Valencia, el equipo de Lasarte venció fácil al Deportivo de un Lotina que no fue bien recibido en la que fue su casa. 
Lasarte volvió a apostar por el 4-5-1 dando entrada a Zurutuza en el lugar del lesionado Tamudo y el equipo dio buena imagen la primera parte, incombustibles Carlos Martínez y De la Bella, el acoso realista sobre la portería de Aranzubia se hizo notar muy pronto. 
Para el minuto 16 un sensacional testarazo de Llorente abrió el marcador a favor del conjunto local, merecido a la vez que esperado.
La rabia del delantero de Hondarribia nos mostró la ansiedad que tenía el 8 de marcar, por fin, su quinto gol con la camiseta Realista, el cuarto llegó hace 8 años. 
Digno de mención el servicio de De la Bella desde la izquierda.
La primera parte sólo dejó "media" oportunidad del RC Deportivo que mostró una imagen pobre, escasa de fútbol y de ideas. 
Tras el descanso, Lotina dio entrada a Riki para dotar algo de mordiente al ataque gallego.
Suyas fueron las dos mejores ocasiones del conjunto de Lotina, una jugada individual, y un testarazo que sacó Bravo en una parada sencillamente espectacular. 
Con el primer cambio de Lasarte, Markel en el lugar de Zurutuza, la Real asentó el medio campo y a los pocos minutos Griezmann hizo el 2-0 con otro cabezazo tras brillante asistencia de Prieto. 
Con el 2-0 el Depor se dejó llevar, la Real siguió a lo suyo y así llegó el gol de Agirretxe, su segundo gol en Primera. 
En medio de la goleada, se escucharon gritos recordando a Lotina que él fue quien descendió a la Real, se escucharon olés e incluso se vio aparecer la ola en Anoeta. 
Con la marcha de San Sebastián de fondo acabó el partido, Lotina queda tocado y la Real reafirma que es un expediente X su transformación.
No puedo pasar por alto que el Depor, un equipo plano y falto de calidad, encerró al conjunto de Lasarte durante 20 minutos en la segunda mitad, algo incomprensible e inadmisible, tampoco puedo pasar por alto la leve ovación que se llevó "El Flaco" Valeron al salir al césped, un mago el de Arguineguín.

0 comentarios:

Publicar un comentario