lunes, 15 de noviembre de 2010

De verde tampoco se pudo

Durante la semana muchos han escrito que la Real nunca ganaba al Hércules en Alicante, pues este año, tampoco pudo ser, ni de negro/gris, ni de blanco en el mismo partido, ni con la verde-amarela, ni de rojo, ni siquiera de... ¡verde!
Fue la principal novedad del partido, casi más novedad que la incursión de Ansotegi en el lugar de Labaka que ha cumplido correctamente en sus partidos, la Real Sociedad estrenó su tercera equipación en la visita al Rico Pérez. Undiano no permitió que se jugara con la neroazzurra y pantalón blanco, lógico ya que no se diferenciaba de la del equipo herculino, y la Real tuvo que jugar de verde.
El principio del partido fue un paseo militar para el equipo de Martín Lasarte, Elustondo y Rivas se merendaron el mediocampo y el tridente con Xabi Prieto, Griezmann y el capitán Aranburu andaba a sus anchas, la primera parte del conjunto de Lasarte se simplifica en una palabra: magnífica. 
Así llegó el tanto local, gran desplazamiento de Rivas hacia Griezmann que consigue sacar un corner, lo bota Prieto, remata con todo Carlos Martínez y Cortés lo despeja al larguero. Ahí llega el más listo de la clase, Antoine Griezmann y con la testa bate a Calatayud.
Lejos de meterse atrás el conjunto visitante se mantuvo atacando y dispuso de otro remate de Griezmann que se estrelló contra el larguero, un remate desviado del joven francés y un cabezazo de Ansotegi que se marchó por muy poco por encima del larguero de la portería de Calatayud. 
Se llegó al minuto 45 con un escaso 0-1 y sin que Undiano Mallenco quisiera expulsar a Paco Peña, después de que el veterano lateral del Hercules agrediera a Griezmann y le abriera la ceja.
Con los equipos sobre el césped para iniciar la segunda mitad llegó el susto del recogepelotas que quedó inconsciente y provocó que el partido retrasara el comienzo en su segunda mitad.
Nada más comenzar, Kiko Feminía encaró a De la Bella, centró, Ansotegi no despejó y Trezeguet, en fuera de juego, hizo el 1-1. 
Ya era demasiado premio para el equipo local haber empatado el partido, cuando cinco minutos después Royston Drenthe marcó el 2-1 de libre directo. 
En siete minutos se tiró el partido, entre el 45 y el 52, después la Real siguió manejando la pelota, pero sin la frescura de la primera parte, Elustondo desapareció, Griezmann también y Aranburu fue incomprensiblemente sustituido por Sarpong.
Con la entrada del holandés, Prieto se metió en la mediapunta y el equipo terminó por desdibujarse, poco después Tamudo entró por Griezmann pero ya no hubo ocasiones, salvo el gol bien anulado al 20 de la Real por fuera de juego.
El partido deja la nota positiva de la gran primera parte del equipo donostiarra pero también la negativa de que un equipo simple como el Hercules, sin ser más que la Real durante 83 minutos te gana sin hacer méritos, dos ocasiones y dos goles. No se puede permitir lo que pasa en las segundas partes, el Depor no encerró en Anoeta, contra el Almería ya se sabe, contra el Levante también, ¿qué pasa en el descanso?

0 comentarios:

Publicar un comentario