viernes, 19 de noviembre de 2010

Previa RSO - ATM: Vuelve Mérida

El partido entre Real Sociedad y Atlético de Madrid viene desde hace 10 años con el ingrediente extra de lo que sucedió por las calles de Madrid aquella noche europea de 1999. Cuando Ricardo Guerra se llevó por delante la vida de Aitor Zabaleta.
Desde entonces es un choque de alto riesgo, pero éste tiene otros tintes, la Real ha vuelto a Primera, todo se ve diferente.
Nunca he odiado al Atlético por el deleznable hecho cometido por su aficioando, también sé que todos los aficionados de la Real Sociedad no son igual de civilizados, siempre hay locos, hay que saber diferenciarlos, siempre he sido un poco indio y ahora más.
Me encandiló Aguero en Argentina y siempre he sido muy del Kun en España, Forlán pasó por el Villarreal y, aunque siempre mojaba en Anoeta, es uno de los killers que más me gustan, a David de Gea le sigo desde los 17, aquel verano dije que sería un crack, aquel verano en el que los juveniles, Camacho, Morgado, Illarramendi, Bojan, Mérida y Falqué, entre otros, se proclamaron sub campeones del mundo sub 17. Después de aquel verano, mi generación ha decidido comerse el mundo. 
Primero fue Bojan en el FC Barcelona, el mismo año Camacho debutó en Primera con el Atlético y después llegaron los debuts de De Gea, Rochela, Jordi Pablo...hasta que este año debutó Mérida.
Fran Mérida jugaba en el Arsenal mientras deslumbraba en el sub 17, pero ese año, en diciembre, Iñaki Badiola se lo trajo a la Real Sociedad, a intentar ascender al conjunto donostiarra.
No pudo ser, la Real no subió, pero al igual que Víctor o Nacho, Mérida no dejó indiferente a nadie.
Fue utilizado como arma arrojadiza contra el presidente, para los contrarios a dicho presidente, Mérida era demasiado joven, 17 años, para formar parte del equipo y argumentaban que Illarramendi, compañero suyo en la selección, todavía jugaba en el juvenil de la Real Sociedad.
El rendimiento de Mérida tuvo altibajos, como el de cualquier chaval de su edad en la máxima categoría, pero objetivamente, no fue nada malo.
La zurda de seda del "42" realista tocaba la bola, se ofrecía, dibujaba desmarques e incluso marcó un gol, el de la victoria frente al Hércules en la tarde de los "pajaritos" de Delibasic.
Fran Mérida reconoce hoy que de haberse producido el ascenso aquel año todo habría sido diferente, probablemente habría vuelto al año siguiente a la Real, a día de hoy juega en el equipo de su corazón, aunque creció en La Masía, siempre se ha declarado "indio" "colchonero", atlético.
El domingo a las 21 horas en el banquillo de Anoeta estará ese chaval que un día me encontré en un autobús de línea, ese jugador que siempre he "admirado", ese chaval del que dentro de un par de años diremos orgullosos que jugó en nuestra Real.
Del Atlético temo a Diego Forlán evidentemente, siempre moja en Anoeta, al Kun, porque es un jugador de fantasías, a Reyes porque es la mejor versión del utrerano que hemos visto y a De Gea, pues un gran partido del portero ya sabemos lo que significa.
Que gane el mejor como siempre, pero que todo el mundo reciba como debe a Fran Mérida, aquel chaval que no jugaba al Pro porque no él no salía, pues este año ya sale.

0 comentarios:

Publicar un comentario