jueves, 18 de noviembre de 2010

Si Darko gol no problem

Nadie imaginaba aquel verano de 1996 el pedazo de delantero que acabábamos de fichar, ni de lejos se esperaba que Darko Kovacevic tuviera el rendimiento que posteriormente tuvo algo que, unido por su amor al club, hizo de Darko siempre uno de los jugadores más queridos por la grada de Anoeta.
Hoy, el mejor 9 de la historia moderna de la Real cumple 37 años, no se me ocurre un día mejor para reclamar que de una vez se le haga el homenaje que merece. Anoeta no pudo homenajearle el último día que jugó de local allí porque nos jugábamos un descenso, ese descenso que se consumó siete días después, el día que Darko estrenó, en partido oficial, el brazalete de capitán de "su" Real.
Porque Darko siempre ha dicho que su equipo era la Real, que se habría quedado en segunda sin ningún tipo de problema, que habría reducido su ficha y sus lágrimas en Valencia aquella tarde de junio, nos demuestran que el ariete de Kovin, tiene razón, no nos engaña, es un realista de pro.
En su primera época en la Real consiguió que el equipo de Bernd Krauss quedara tercero y regresara a Europa tras unos años de ausencia, ese mismo año, llevó el escudo de la Real por Praga o Moscú, además de por Madrid la fatídica noche que asesinaron a Aitor Zabaleta.
Fue el máximo goleador del equipo con 8 goles en la Copa de la UEFA y a día de hoy, es el máximo goleador de la historia de la Real en competiciones europeas, mucho tiempo va a pasar hasta que deje de serlo el bueno de Darko.
Por aquella época una inmensa pancarta rezaba en Anoeta: "Oh Rey Ricardo" y nos mostraba la imagen de Ricardo Sá Pinto, el mejor complemento de Darko en su primera época, no tenía pancartas pero siempre que marcaba el 9, todos pensábamos que "Si Darko gol, no problem".
Sus magníficas actuaciones no pasaron desapercibidas para uno de los grandes del continente. En 1999 y tras el pago de 3.500 millones de pesetas la Juventus de Turín se hacía con los servicios del delantero yugoslavo.
No triunfó en ninguno de sus dos equipos en Italia, ni la Juve ni la Lazio vieron al mejor Darko y acabó volviendo a la Real tras un pago de 6 millones de euros, en medio año con 8 goles, Darko Kovacevic contribuyó a salvar a la Real, aquel invierno llegaron Sander Westerveld y Nihat Kahveci, junto con Darko, De Pedro y Xabi Alonso los artífices del subcampeonato de la temporada 2002-2003.
Aquella mágica temporada comenzó con un 4-2 frente al Athletic, Darko mojó, los “derbys” siempre se le dieron bien, igual que el Real Madrid, el Atlético y el Racing, sus víctimas favoritas.
En dicha temporada entre Nihat y Kovacevic anotaron 43 goles que contribuyeron a que el equipo se jugara la Liga hasta la última jornada. 23 goles hizo el pequeño otomano y 20 el '9'. Se reconcilió con la Liga gracias a la ayuda de quien siempre ha dicho que era su mejor compañero: Javi De Pedro.
No fueron fáciles las cosas después de aquel año, Darko no volvió a rendir y poco a poco, los héroes de la 2002-03 lo fueron dejando sólo.
Alonso al Liverpool, Aranzabal al Zaragoza, Westerveld al Mallorca, De Pedro al Blackburn y posteriormente Nihat al Villarreal, unido a la retirada de Karpin dejaron a Darko sólo con Mikel Aranburu como sobrevivientes de aquella temporada.
Después de varias lesiones, Darko afrontó su última temporada, la 2006/07.
Tras aquel fatídico año, sólo 3 goles y el descenso, Darko emigró a Grecia y volvió a jugar la Champions.
Darko Kovacevic acabó abandonando el fútbol por dolencias cardíacas y todavía a día de hoy, la Real no ha tenido el gesto-detalle de homenajear al “killer” de Kovin.
Darko es un mito viviente de la Real Sociedad, crecimos con él, reímos con él y lloramos con él.
Creo que merece un homenaje porque ya sabemos que "Si Darko gol no problem".
Eterno Darko, Eterno.

0 comentarios:

Publicar un comentario