lunes, 9 de enero de 2012

GBB 87-93 GBC: Más Vale Panko que un atraco arbitral


Lagun Aro GBC se impuso ayer al Gescrap Bizkaia en la que fue una victoria histórica para el equipo guipuzcoano. 
Fue histórica porque es la quinta consecutiva, la mejor racha del equipo donostiarra en su corto periplo por la máxima competición del baloncesto español e histórica también por conseguirse en Bilbao.
Se consiguió en el tiempo extra con un triple forzado a poco del final, un guión parecido al del año pasado aunque el triple fue a favor de los guipuzcoanos a diferencia del año pasado y fue a siete segundos del final, no sobre la bocina. 

El partido fue muy igualado, tanto que el conjunto local no pudo marcharse nunca en el marcador y el visitante, pese a ir ocho arriba en el segundo cuarto, no pudo bajar el pistón hasta el final. La máxima diferencia, más nueve para el GBC, llegó en los últimos segundos del tiempo extra con los tiros libres de Javi Salgado cuando el partido estaba ganado ya.

El primer cuarto fue muy igualado y acabó con uno arriba para los visitantes tras dos tiros libres de Doblas que recibió una falta clara y dura de Raül López que golpeó al cántabro cuando se disponía a anotar una canasta fácil.
Abrió hueco el Gipuzkoa Basket en el segundo cuarto con un 30-38 que rápidamente recortó el conjunto local para ajustar el resultado al 40-42 que mostraba el luminoso en el descanso. Destacar en este segundo cuarto el triple desde mucho más allá de la línea de 6,75 de Baron o los buenos minutos de Andy Ogide en su segundo partido como jugador del GBC.

Tras el descanso el Gescrap arreó y venció el parcial por 24-15 para irse por siete puntos a falta de sólo diez minutos pero el conjunto visitante no tiró la toalla a pesar de sufrir continuos atropellos arbitrales que parecían decantar el partido hacia el otro lado de la A-8. Parecía que el GBC no tenía derecho a ganar, derecho a soñar...ni a meter la mano mientras Baron las recibía de todos los colores al salir de los bloqueos y además se tuvo que ir con cinco faltas personales y con sólo tres recibidas. ¿Es 'flojo' defendiendo o es que no le tienen ningún respeto los árbitros al búho de Rhode Island? Le pitan cosas en contra que, ni de lejos, le pitarían a favor.

En el tercer cuarto brilló Andy Panko, no sólo en la anotación el apartado en el que destacó en el primer cuarto con 10 puntos, sino también en la asistencia y el rebote. Una de esas asistencias la aprovechó a las mil maravillas David Doblas para machacar el aro sin piedad. Parecía que anotaba con mayor fluidez el Gescrap liderado por un genial Raül López que acabó con 18 puntos con una serie inmaculada de larga distancia, 4 anotados de 4 intentos, a lo que había que sumar los puntos de Mumbrú o Banic. En el otro lado, aunque a arreones, el GBC no se descolgó del todo gracias a su titán Panko.

Se llegó al último cuarto con el duelo igualado y disputado. Nadie quería perder y como muestra de eso llegó una jugada en la que Vidal 'regateó' a Hervelle estando de rodillas tras caer al suelo, tras un empujón de Raül que no se vio, o no se quiso ver. Tras ese rebote, el catalán cogió el posterior tras el triple fallado por Baron y se la cedió a Panko para que anotara el 66-62 con más de ocho minutos por jugarse. 
Con veinte segundos por jugarse llegó una jugada brillante de López que anotó un dos más uno que puso a su equipo cuatro arriba. Se pudieron pitar pasos, dobles...pero no se pitó nada, el efecto Miribilla debió ser...
Se llegó al final apretado con el GBC pensando que otro año más se repetía la historia, más aún cuando Baron falla un tiro libre a doce segundos del final. Fallaba el segundo y con 3 puntos de diferencia para el Gescrap parecía poco probable la victoria. Llegó Betts para cazar el rebote y asistir a Vidal que anotó un triple que enmudeció Miribilla. 

A falta de siete segundos, Neto hizo falta a Banic que falló los dos tiros libres. El rebote fue para Panko que cedió a Salgado para que dirigiera la última jugada del partido. Tras trastabillarse el base de Santutxu llegó el manotazo de Grimau al '14' del GBC que imposibilitó cualquier ataque. Prórroga. 

El tiempo extra sirvió para demostrar que los grandes jugadores aparecen en los grandes momentos...y ayer era uno gigante, como gigante es Sergi Vidal que empató el partido a poco del final y asumió su rol de líder en los cinco minutos extras en los que anotó seis puntos él solo...El Gescrap anotó 9 en total, por ejemplo. 
El tiempo extra sirvió para otro ataque al GBC con la quinta falta de Baron en ataque. La falta del búho fue evidente, casi tan evidente como que la canasta que anotó debió subir al marcador.

No es de recibo que el GBC, luchando por la Copa del Rey sufra dos arbitrajes rebuscados en cuatro días. Lo sufrió en el Donostia Arena el martes frente al Cajasol y ayer fue igual o peor. No se pitó una intencionada clara de Raül López a Doblas a quien agredió intentando taponarle, no se puede bajar la mano de esa manera, nos lo enseñan desde las categorías inferiores. Blums se fue al vestuario con una brecha en la cabeza pero el letón pegó más de lo que recibió y Baron fue el destinatario de ellas. La defensa del de Rhode Island volvió a rozar la ilegalidad pero nada, él no se queja... Tampoco hay que obviar que el propio letón agredió a Doblas al que le dio un manotazo en la cara cuando el cántabro le hacía un bloque. ¿Gesto natural? Viendo la diferencia de altura entre ambos...no. 
Álex Mumbrú pudo llevarse una técnica que mereció al lanzar el balón al aire quejándose por una falta que le habían pitado, pero claro, al BBB en casa eso no se le pita. 

Pudo decidir el partido una jugada ilegal de Raül López. Si no se pitan pasos porque la falta es antes, no se debe dar la canasta, si se pita con la continuación, se debe pitar lo pasos y, según el criterio que utilizaron en el partido, no se debería haber dado la continuación bajo ningún concepto. Con Panko no se pitó igual tras una falta de Mumbrú. 

Después, con el crono casi a cero, pudo decidir el partido Salgado en la última posesión pero un manotazo de Grimau le hizo perder el balón...si la llega a meter Vasileiadis desde el medio campo ¿Qué?

Basta ya de arbitrajes rebuscados, que nos dejen soñar, que nos dejen estar donde lo merecemos. El próximo rival es el Regal Barcelona que perdió hace dos años en el Donostia Arena y el año pasado venció por tres puntos tras un atraco arbitral de grandes magnitudes. Jimmy Baron sufrió una falta clara cuando se jugaba el triple decisivo aquel día en el que se pitaron dos técnicas invisibles a los locales, que nos dejen por favor, lo merecemos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario