miércoles, 4 de enero de 2012

GBC 67-65 CAJ: Apoteósico


Increíble, no se puede tildar de otra manera la victoria conseguida ayer por el Lagun Aro GBC sobre el Cajasol Banca Cívica de Joan Plaza.

Los de Sito Alonso, con un inspirado Doblas, remontaron un 61-65 a poco del final que parecía decidir el partido. El pívot cántabro anotó dos canastas, taponó a Tepic y fue el vencedor moral del duelo jugando en el San Sebastián 2016 Arena. El '13' del GBC siempre dijo que quería ganar en un partido reñido, algo que no había conseguido hasta ahora el conjunto donostiarra. 

Fue una victoria histórica por cómo se consiguió y por producirse en el mes de enero, un mes en el que el Gipuzkoa Basket, ni como Bruesa ni como Lagun Aro, había vencido en la Liga ACB, ahora Liga Endesa. Se igualó también la mejor racha de la historia del equipo donostiarra con su cuarta victoria consecutiva.

El choque comenzó igualado, no podía ser de otra manera tratándose del equipo de Joan Plaza. El GBC no se fue en ningún momento en el marcador ni tampoco del partido, ni siquiera cuando Paul Davis, que anotó 27 puntos y capturó 8 rebotes, hizo precisamente su punto número 27 y puso a los visitantes 7 arriba (50-57). Después de esa canasta, desde seis metros, el pívot americano se permitió el lujo de mandar callar al público de San Sebastián. Al final fue el público el que le despidió con el dedo en la boca al '40' del Cajasol.

Txemi Urtasun que volvía de nuevo a la que fue su casa anotó 17 puntos y fue el mejor apoyo que tuvo Paul Davis.

En el cuadro local fue Jimmy Baron el primero en destacar en lo anotador pero fue Panko quien tiró del equipo cuando el equipo más lo necesitaba y Doblas quien mató el partido con sus acciones, tanto en defensa como en ataque. 

Otro arbitraje sibilino
Mención especial merecen los árbitros del choque. Pésimo arbitraje, uno más, en contra del Gipuzkoa Basket hasta que el apoyo del público les hizo cambiar sus decisiones y pitaron dos faltas en ataque a favor del GBC, que de otra manera no se habría pitado. Se permitió en exceso a Paul Davis en el rebote y tomando la posición y a Carl English se le permitió demasiado en su defensa a Jimmy Baron. Andrew Betts se fue desquiciado por el arbitraje por los golpes de Davis que parecía que ellos no querían ver.

0 comentarios:

Publicar un comentario