lunes, 30 de enero de 2012

RSO 5-1 SPO: Manita sin fútbol



Una Real Sociedad sin fútbol, toque ni tensión golea a un Sporting cuya defensa no dio la talla durante los noventa minutos del partido. Un par de buenas acciones de Juan Pablo evitó una goleada mayor.

Parecía que los jugadores querrían redimirse de la bochornosa actuación de ocho días antes frente al Atlético de Madrid y la salida hizo ilusionarse a la afición, incluso viendo sólo el resultado, parece que el equipo barrió al Sporting pero nada más lejos de la realidad.
Zurutuza se marchó lesionado con la nariz rota tras un choque con Gregory en el minuto seis cuando parecía que ya había resuelto el partido pero no fue así.
La salida en tromba del equipo realista permitió que Zurutuza hiciera el 1-0 tras un genial pase de Griezmann cuando sólo se llevaban disputados 90 segundos de partido. Sin tiempo para saborear este gol, cuarenta segundos más tarde, el propio colorado hacía el 2-0 tras un buen pase de Vela.
Todo un espejismo. La defensa del Sporting, lejos del nivel exigible a una defensa de la Liga BBVA, de eso sabemos mucho nosotros, facilitó el trabajo realista los primeros minutos pero con la fractura de los huesos de la nariz de Zurutuza el equipo se apagó. No se sabe lo que habría pasado si el ‘17’ no se hubiera retirado del campo, probablemente todo habría seguido su cauce, pero queda la duda.
Montanier, que había dejado fuera de la lista a Pardo, dio entrada a Markel Bergara en lo que resultó una clara declaración de intenciones. Se le regaló el medio campo al Sporting donde Alberto Rivera manejaba el tempo del partido.
Pudo salir Xabi Prieto, pero Montanier optó por jugar con un 4-3-3 en lugar del 4-5-1 de siempre con el que mejor se siente el equipo y con el que mejor ha rendido aunque algunos quieran ver un 4-3-3 en él. Con Prieto en banda y Vela jugando de enganche habría sido más sencillo que con un trivote nada creativo, Elustondo se pareció al de otra época, Aranburu marcó y asistió pero completó un partido nefasto y Markel, cuyas ganas son encomiables, pero sus salidas con el balón desde atrás son tan abundantes como improductivas.
El Sporting coqueteó con llegar al área de Bravo pero se marchó al descanso con un único disparo peligroso. Fue obra de Nacho Cases, que sin pensárselo dos veces, lanzó un derechazo tremendo desde treinta metros, que se fue por poco. La zaga realista se mostraba solvente antes del descanso, todo lo contrario que después.
Igual que sucediera hace ocho días, después del descanso el equipo salió dormida. Con la comodidad que da un 2-0 contra un equipo que te gana en posesión pero que no te hace daño ni en veinte intentos, el equipo se relajó, algo que el Sporting aprovechó.
Puede estar más o menos acertado, pero un equipo de Manolo Preciado nunca deja de trabajar, nunca baja los brazos y así, sin hacer casi nada, el conjunto visitante se metió en el partido a los cuarenta segundos de la reanudación.
Fue Miguel De las Cuevas que le ha marcado a la Real Sociedad en sus tres últimos encuentros, el encargado de batir a Bravo tras un pase de Trejo a quien Estrada, al más puro estilo Demidov, dejó darse la vuelta. Iñigo Martínez, que había estado bien hasta entonces, se comió el pase raso por estar mal colocado y el flojo tiro del ex del Atlético de Madrid se metió por el segundo palo sin que nada pudiera hacer Bravo.
Ni por esas reaccionó el equipo, tampoco lo hizo cuando Trejo vio un disparo suyo irse a la cruceta tras una sensacional parada de Bravo con los pies. ¿Para qué?
La afición, injustamente criticada la semana pasada, animó al equipo, le pitó porque el partido lo merecía y tuvo que entonar el clásico “échales h…, equipo échale h…”.
Salió Ifrán por Agirretxe en una decisión poco entendible, muy de Montanier. En un equipo que predica con el juego de toque pero que practica el golpeo largo que para eso tiene un central con un genial golpeo, parece poco lógico poner a un delantero centro que no gana balones aéreos. Pero le salió bien al galo que para eso tiene flor.
Poco después se aprovechó Griezmann de uno de los numerosos errores de la zaga rojiblanca para forzar un córner decisivo.
Vela, que llevaba setenta minutos sin hacer nada más que caer en fueras de juego por estar fuera del partido, puso el centro al área pequeña donde Elustondo, totalmente solo, aprovechó para matar el partido y marcar su primer gol en la Liga BBVA. Parece mentira que la defensa del Sporting cometiera semejante error.
Con el partido agonizando, con Prieto en el campo en lugar de un Vela que cada día desespera más a la parroquia realista, curiosamente cuando se especula con su posible fichaje por la Real Sociedad. El ‘10’ realista pasó inadvertido una vez más pero pudo ver los dos últimos goles del equipo desde el césped.
Griezmann, que fue una pesadilla para la zaga del Sporting y que celebraba su partido número cien de txuri urdin provocó una falta que lanzó Ifrán. Su misil lo desvió como pudo Juan Pablo dejándole el balón en el área pequeña a Aranburu que le batió con un potente derechazo que dio en el palo primero. Otro error de la zaga visitante al no acudir nadie al despeje de su propio portero.
Ni siquiera con el cuarto acabó la humillación del Sporting ya que Griezmann seguía moviéndose, loco por meter un gol. Un gol que anotó a pocos segundos del final aprovechando un genial pase de Aranburu para regatear a Juan Pablo y, con la derecha, hacer el quinto y celebrar así su centenario realista.
El resultado fue, a todas luces, engañoso. Al Sporting le condenó su falta de gol, Barral es su pichichi con siete goles y no estaba disponible, y, sobre todo, sus errores atrás. No es de recibo que un equipo que ha metido siete goles en casa en toda una vuelta te haga dos en apenas dos minutos y medio. No es de recibo que te haga cinco goles, a los que hay que sumar una ocasión clara de Agirretxe que remató mal, un zurdazo de Griezmann, un cabezazo del galo…demasiadas facilidades para un equipo que arriba, a pesar de la falta de gol, tiene dinamita.
La Real Sociedad se coloca cuatro puntos por encima del descenso y a cinco de competiciones europeas a una semana de visitar a un Barcelona que querrá desquitarse tras dejarse media liga en El Madrigal. Queda toda la semana aún, pero ya se teme el planteamiento de Montanier ante el mejor equipo del Mundo. Los ataques de entrenador del galo se pagan caros. Contra el Madrid un once ultradefensivo cayó por 0-1, en Vallecas el colocar a Mariga de central con Demidov costó un doloroso 4-0, en Granada…en Granada con ocho defensas un equipo recién ascendido lanzó más de veinte córners y tuvo más de quince ocasiones de gol y casi cuesta, además de la eliminación varios infartos.
Con las sabidas bajas de Elustondo y Agirretxe, la Real visita al Barcelona el sábado a las 22.00 horas con las cámaras de laSexta en directo.

0 comentarios:

Publicar un comentario