miércoles, 8 de febrero de 2012

Yo confío en Alberto


No se puede explicar la razón o las razones que me llevan a hacerlo, pero confío ciegamente en él, en Alberto Contador.
Pinto está con él, España está con él, sólo unos pocos dudan de él.

Por empezar siendo claros, el positivo existió y Alberto no ha podido demostrar su inocencia. Resulta curioso que los ciclistas son los únicos deportistas que tienen que demostrar su inocencia y no los organismos los que tienen que buscar su culpabilidad, muy triste. Ese positivo, el que dio, en esas cantidades, no mejora el rendimiento, no lo digo yo, lo dicen los análisis. Contador ha sido tratado como un criminal y la AMA y el TAS no han parado hasta colocarse en un lugar visible el pin de "hemos sancionado a Contador". Por otra parte, el clembuterol en cuestión, es una sustancia por llamarlo de alguna manera, que apareció en más de cien jugadores...¡¡¡En un Mundial junior de la FIFA!!! No se les sancionó, por supuesto.

Contador ha sido sancionado por dos años, aunque sólo le quedan escasos cinco meses que cumplir de castigo. Lo grave no es lo que no va a correr, es lo que le han quitado. La AMA, cuando informó del positivo al corredor madrileño le dijo que no se preocupara, que tenía claro que se trataba de una intoxicación alimenticia. ¿Entonces por qué?

Por una cantidad ínfima, que se ha demostrado que no mejoró el rendimiento del de Pinto, el gran campeón madrileño se queda sin uno de sus tres Tours que pasa a manos de Andy Schleck, y sin un giro que va, paradojas del destino, a parar a manos de Michele Scarponi.

Con la sanción del madrileño, Samuel Sánchez es oficialmente tercer clasificado del Tour de Francia 2010, ¿dónde está la foto en París? No existe, triste.

Se le quitan los dos subcampeonatos de España, en línea y en categoría contra el crono que van a para, curiosamente, a otros dos naranjas, ex naranjas mejor dicho como son Castroviejo y Koldo Fernández de Larrea.

Alberto Contador ha vivido con la sombra de la sospecha desde que se desatara la Operación Puerto y él fuera ciclista del Liberty Seguros. Siempre se le ha buscado, sobre todo en Francia, un país donde ha sido pitado, donde ha tenido que escuchar el himno danés estando en el podio celebrando su victoria, un país que le ha sentenciado.

Lo decía ayer Óscar Pereiro, puesto en el ojo del huracán por muchos por sus maneras de defender a Alberto, ¿qué habría pasado si Contador se cae el pasado Giro por una cuneta y se rompe algo que le imposibilita seguir corriendo? ¿Qué habría hecho el TAS?

Se le impone la máxima pena posible por una sencilla razón. El próximo Tour que corra Contador, con Saxo Bank, con Movistar, o como si quiere correrlo de naranja, lo va a ganar. Las ganas que va a tener de arrasar, de disparar en lo alto de las grandes cimas...van  a hacer del de Pinto una locomotora. Es el mejor ciclista del Mundo, ha vencido en seis grandes por mucho que le hayan quitado dos, y va a ganar la séptima este año en Madrid, con su gente, con los que le adoramos. Además, por su torpeza y su tardanza, una sanción de un año habría conllevado que Alberto Contador habría podido correr desde ya y podría correr el próximo Tour también.

No puedo ser objetivo, lo he intentado pero no he podido. Alberto Contador es una persona que te reconcilia con la bicicleta. De esos que te hacen estar horas pegado al sofá en esas tardes de julio para empujarle, de esos que te hace sudar desde tu propio sofá, de esas personas que se admiran y que serán eternas, porque la triple corona, ni se la quitan, ni la empaña lo más mínimo.

No podremos evitar que en cuanto gane, que ganará, todos piensen que ha comido filete y que cuando pierda, si es que vuelve a perder, se ha olvidado de almorzar su carne, esto es así. Han hecho un daño irreparable, como el sufrido por Alejandro Valverde que no dio positivo y se tragó año y medio lejos de su deporte.

Peor es el caso de Ezequiel Mosquera. Se le acusó de dar positivo por EPO, dio negativo y se ha tenido que retirar sin poder vestir los colores del Vacansoleil, el equipo que le fichó por mucho dinero, cuando el gallego fue segundo en la Vuelta a España.

Ayer fue un día triste, muy triste, de esos de amargarte hasta puntos insospechados pero hoy, después de desafiar al frío de Pinto, y aunque me ha decepcionado su escapada del hotel, Alberto me ha hecho ilusionarme de nuevo. Sé que volverá, sé que volverá...a ganar. Es el mejor, no hay duda.

2 comentarios: