martes, 27 de marzo de 2012

Porque la noche le confunde


Era el futuro de la Real, parecía que se iba a comer el Mundo y muchos le comparaban con Xabi Alonso, de hecho heredó el '4' que lució el Campeón de Europa y del Mundo en sus últimos partidos como txuri urdin.

Debutó el año 2007 y, a pesar del descenso, su rendimiento fue aceptable e hizo que la gente se ilusionara, pero nada más lejos de la realidad. 

En la temporada 2007-08 a pesar de marcar en más de una ocasión tuvo un rendimiento bajo y al año siguiente mostró su mejor cara hasta que cayó lesionado. Se perdió prácticamente toda la liga y volvió en la jornada 42 con un gol en Elche.

El año del ascenso jugó más, mucho más de lo que merecía a tenor de su rendimiento y empezó a ser sonada su vida privada, su gusto por el Molly Malone y la discoteca Bataplán oscurecieron aún más una temporada en la que su nivel dejó descontentos a muchos. A pesar de todo, siguió siendo tratado como el niño bonito que era y las puntuaciones de sus partidos se inflaban más que la burbuja inmobiliaria.

Con el equipo en la Liga BBVA siguieron sus noches en Bataplán, en el Molly...mientras su rendimiento seguía distando mucho de lo que un día prometió. Poco importaba que entrenara a las 9 de la mañana en plena Semana Grande donostiarra, él, acompañado de Griezmann, su fiel escudero, lo dio todo hasta las 4 de la mañana cuando salió de Bataplán asintiendo con la cabeza al preguntársele si al día siguiente tenía entrenamiento. 

Por si había duda, al día siguiente ambos tuvieron sesión de gimnasio, nada de físico. Las escasas tres-cuatro horas de sueño no les permitieron demostrar de lo que eran capaces con un balón en los pies.

Ese mismo año cuando todo iba bien, la Real luchaba por Europa y llegaba el derby contra el Athletic, al señor de la noche no se le ocurrió nada mejor que irse de fiesta a Éibar con Nestor y Markel Susaeta, Markel Bergara y Xabi Castillo. Fue una jugada maestra de Elustondo el juntarse con sus amigos del Athletic la semana previa al Derby.

El denominado 'Caso Castillo' no terminó de salpicar al '4' donostiarra que seguía siendo el niño bonito de la prensa donostiarra. Xabi Castillo fue pillado conduciendo el coche de Gorka Elustondo con más alcohol del permitido en sangre. ¡¡Cómo debían ir los otros para que Castillo condujera!! Esa semana se hizo célebre la canción: "Llévame a casa, Castillo llévame a casa". 

Su amistad con Xabi Castillo ha perdurado a pesar de la distancia. El lateral de Durango sigue saliendo por Donosti con sus compañeros bilbaínos y con Gorka Elustondo como ya pasó el pasado verano en más de una ocasión.

Este año ha colmado la paciencia de todos. Con sólo tres partidos buenos firmó su renovación y seguro que la celebró donde siempre, a la orilla de La Concha, pero no es eso lo que importa o molesta. 

Sus dos expulsiones por no saber controlar balones sencillos duelen pero ni la mitad que el Caso Gabana.
El pasado sábado, estando sancionado viajó a Madrid con la excusa de visitar a su prima y se dejó ver en la popular discoteca madrileña. El jueves no entrenó ante la proximidad del viaje a Madrid, se rumorea que no había hecho la maleta. ¡¡Tuvo que viajar por su cuenta el pobre!! Pero tranquilos, viajó en avión, nada de coches, por si acaso.

Tras la vergonzosa derrota en el Bernabéu, once jugadores realistas pasaron noche en Madrid y uno de ellos fue el mejor mediocentro de los últimos años, don Gorka Elustondo.
No jugó, no le importaría el resultado ni mucho menos el miedo que pasaron algunos aficionados en los alrededores del estadio madridista y se fue de fiesta a Gabana con sus amigos.

Hoy se ha sabido que ha vuelto después de tres días locos en Madrid. No sólo estuvo en Gabana el sábado, el domingo por la tarde - noche se le vio saliendo de un bar en la zona de La Latina bien acompañado por Alberto De la Bella.

Se desconoce si el rendimiento en la pista de baile fue tan triste como el que acostumbra a dar en Anoeta, seguiremos informando.








0 comentarios:

Publicar un comentario