domingo, 25 de marzo de 2012

RM 5-1 RSO: Para echarse a llorar


No era el mejor escenario ni el mejor momento para levantarse como al final fue, pero la afición realista merecía una derrota más digna, por el escudo, por los colores, por la historia.

Pero llegó Montanier con su planteamiento. No contento con avergonzar a la entidad en el partido de ida para aguantar el 0-0 durante nueve maravillosos minutos, el galo plantó su autobús delante de Bravo una vez más y esta vez sólo tardó cinco minutos en sacar el chileno un balón de su portería. Otra vez Higuaín. 

Con ochenta y cinco minutos por delante, el planteamiento de Montanier se antojaba insuficiente para el partido como así fue y el Madrid fue haciendo sangre poco a poco. Primero fue Ronaldo el que marcó. Pudo hacerlo antes el luso tras una buena jugada individual en la que humilló a los tres centrales realistas. Pudo hacerlo de falta antes tras una acción en la que Iñigo Martínez vio la amarilla por culpa de uno de los innumerables balones que perdió Aranburu.

Tras el gol del luso, que mucho tardó en llegar, llegó la obra de arte de Benzema que hizo el 3-0 con una brillante vaselina por encima de Bravo. Parece mentira que con cinco defensas hayan sido los desajustes defensivos los que han permitido los tres primeros goles del equipo de Mourinho véase el balón en la frontal que remata Higuaín antes de que los centrales le cierren el disparo, el pase al hueco a Ronaldo en el que Iñigo rompe el fuera de juego o el tercer gol en el que Benzema estaría en fuera de juego si Cadamuro no hubiera decidido seguirle a pesar de estar adelantado.

Cuando todavía se estaba celebrando el gol de Benzema llegó el derechazo de Prieto que despejó Ramos con la cabeza y entró por la escuadra izquierda de la portería de Iker Casillas. Era el 3-1 que daba algo de aire al equipo de Montanier. Mikel González se lesionó y tuvo que entrar Zurutuza, algo de cordura y adiós a la defensa de cinco según parecía. Aunque con cuatro se defendió igual de mal.
A poco del descanso tuvo una buena oportunidad Illlarramendi a balón parado de recortar aún más la distancia. Una dura falta de Xabi Alonso, por la que vio la amarilla el ex realista, le permitió al de Mutriku lanzar el libre directo pero la barrera despejó el esférico.

Tras el descanso y nada más empezar, para no impacientar al público, llegó un nuevo error que aprovechó Benzema para aumentar la distancia. Un error de Demidov al intentar despejar le llegó a Xabi Alonso que conectó con Khedira que asistió a Benzema. En el quinto gol es de nuevo el noruego-letón de origen ruso el que falla estrepitosamente al olvidarse de Ronaldo que remata a placer en la línea de gol.

Con el 5-1 y con 35 minutos por delante muchos temieron una goleada de escándalo que no llegó aunque quizás habría sido bueno que llegara. Montanier introdujo a Rubén Pardo y por fin se pudo ver el medio campo que la afición pide desde septiembre, el que forman el propio Pardo, Zurutuza e Illarramendi. Con ellos estaba Aranburu que completó una nefasta actuación. Mal con el balón en los pies y lento en ataque el capitán realista. 

La última media hora resultó sonrojante para la Real Sociedad. Un Madrid sin hambre, apenas creaba peligro en las inmediaciones de Bravo y la Real, jugando a dos por hora, apenas puso en aprietos a Casillas a pesar de la debilidad defensiva que mostró el conjunto blanco en cada ataque realista. Vela y Griezmann pudieron marcar pero su pasotismo desquició a los aficionados realistas.

Pasó desapercibido por el resultado pero también se gustó en exceso Turienzo Álvarez. El colegiado vizcaíno del colegio castellano-leonés dejó de pitar dos posibles penaltis a favor de la Real. Especialmente hiriente el primero, sobre Agirretxe, ya que se llevó el silbato a la boca pero se arrepintió y dejó seguir. 
No quiso expulsar a Xabi Alonso que jugó revolucionado y pudo ver tres amarillas por tres entradas fuertes a ras de suelo. Sólo vio una, que si expulsas a Xabi Alonso después de los 'robos' de esta semana, el madridismo se enfada.


0 comentarios:

Publicar un comentario