martes, 6 de marzo de 2012

ATH 2-0 RSO: Mateu nos robó el derby vasco



Se venía hablando toda la semana de que el villarato estaba presente en el derby y quienes no querían taza, se llevaron taza y media.

Asier Illarramendi no pudo jugar el derby tras una sanción inexplicable. El año pasado se le regaló la cautelar a Iker Muniain y este año el rubio de Mutriku no tuvo la misma suerte.
Claro que él, no defiende los mismos colores que Villar y eso, quieras que no, pesa mucho en la Liga BBVA.

Montanier se equivocó con el once, el equipo falló en la actitud en la primera parte y que se llegara con partido al descanso fue gracias a las intervenciones de Claudio Bravo.

En el once de Bielsa no faltaban Muniain y Llorente que fueron duda a pocas horas del derby. Ambos pasaron desapercibidos y es que el ataque del Athletic sólo funcionó a ratos y la defensa de la Real, inferior al ataque de los leones en teoría, se impuso en casi todos los lances del partido.
Comenzó el partido con el Athletic mejor pero sólo fue un espejismo y es que a los cuatro minutos el dominio ya fue totalmente de los visitantes.

Pudo hacer el Athletic el primero nada más salir en una jugada calcada al 1-0 pero que Mikel González cortó y despejó.
Poco después pudo Susaeta marcar el primero de la tarde. El medio gipuzkoano se quedó delante de Bravo gracias a unpase de Muniain tras una pérdida de Bergara en la medular.
El derby sirvió para demostrar que el centrocampista de Elgoibar sigue sin estar para jugar en este equipo y es que cada día que juega es un partido regalado, jugado con diez.

La siguiente ocasión clara fue un lanzamiento de falta de Xabi Prieto que se fue por poco después de tocar en la barrera. Parte de la afición cantó gol.
Entonces llegó la jugada clave de la primera parte con el gol de Susaeta al rematar en el área pequeña un balón desde la derecha.

Para culminar su partido, Zurutuza se quedó mirando desde lejos lo que pasaba dentro del área.

Griezmann tuvo otra pero fue el Athletic el que pudo anotar hasta el descanso.
Entonces salió la estrella de Bravo que evitó el segundo en tres ocasiones al final.
Tras el paso por los vestuarios cambió la actitud de la Real Sociedad hasta el punto de merecer y conseguir el empate.
Fue Vela quien introdujo el balón dentro de la portería tras un penalti de Javi Martínez por tocarla con la mano.

Mateu Lahoz se erigió en el salvador del Athletic al no pitar ni el penalti ni dar validez al gol realista mientras los casi mil realistas se tiraban de los pelos.
Envalentonado por el inicio, el equipo de Montanier fue para adelante y en una contra Susaeta pidió penalti aunque Bergara cortó con el pecho un centro del eibartarra.
Montanier comenzó a quemar las naves con la entrada de Agirretxe en lugar de Aranburu y el equipo realista volvió a batir a Iraizoz aunque esta vez fue el asistente de Mateu, el que no vio que el tiro de Vela entró claramente en la portería, el que invalidó el gol de Cadamuro.
El lateral argelino remachó en boca de gol un disparo de Aranburu que dio en Javi Martínez lo que posibilitaba el gol de Liassine.
No contento con robarle dos goles al equipo visitante, Mateu decidió no expulsar a Amorebieta tras darle el venezolano un manotazo a Xabi Prieto sin estar el balón en disputa.
El amigo de Mourinho instó al capitán realista a levantarse tras recibir el manotazo y poco después pitó una evidente falta de Mikel González a Muniain con la que terminó de matar el partido Susaeta con un golazo.

En los minutos finales con Llorente, Griezmann, Prieto y Agirretxe en el centro del campo la Real llegó y llegó y lo único que hizo fue recibir patadas.

Toquero salió revolucionado, como siempre y debió irse a la caseta antes de tiempo pero Mateu no vio necesario expulsar al vitoriano a pesar de realizar tres entradas peligrosas a ras de suelo. Sobre todo peligrosa fue una que le hizo a Iñigo Martínez cuando el central realista salió de la cueva con dos croquetas y una exhibición de toque.

Se habló toda la semana de que el villarato jugaba el derby, pero no se sabía que hasta en el verde iba a estar animando al Athletic.
Dos goles anulados, uno con dudas,  el otro un gol clarísimo, una expulsión que no vio y dio pie a que el Athletic marcará después, ¿Qué más?

No hay nevera lo suficientemente grande para que Mateu se tire toda la temporada dentro.

0 comentarios:

Publicar un comentario