viernes, 27 de julio de 2012

JJOO; ESP 0-1 JAP: España se hace el harakiri



España se hace el harakiri, no se puede titular de otra manera. Un equipo plano, sin cambio de velocidad, sin nada, sucumbió ayer ante el oficio nipón en el primer partido de la competición futbolística de Londres 2012.

Luis Milla sorprendió con el once al incluir a Koke por delante de Ander Herrera o de Oriol Romeu y también colocando a Rodrigo en la banda izquierda ante la baja de Muniain. 'La Rojita' no carburó casi en ningún momento y se notaron demasiado las bajas de Muniain que ayer estaba en el banquillo y de Thiago, ausente en Londres por lesión.

El seleccionador español dispuso de un once con De Gea bajo palos, Montoya, Domínguez, Iñigo Martínez y Jordi Alba en defensa. Javi Martínez y Koke en el doble pivote, Rodrigo, Isco y Mata adelantados y Adrián como único punta.

Uno a uno se podría decir que el mejor fue David De Gea sin duda. Aunque se le puede achacar el no salir en el gol japonés, pero dos paradas suyas evitaron un resultado sonrojante a favor de Japón que bien pudo meterle cinco goles a la olímpica española.

El equipo nipón empezó mejor el partido gracias a su superioridad física y la defensa española pronto comenzó a sufrir. Sólo Iñigo Martínez estuvo a la altura en los primeros minutos.

Martín Montoya falló en el gol, Jordi Alba sólo tuvo una acción importante y Domínguez...su partido fue simplemente calamitoso. El ex central suplente del Atlético de Madrid le mandó un melón envenenado a Iñigo Martínez en la jugada que provocó la expulsión del realista, cedió un balón hacia De Gea dejando solo a un contrario contra el meta del United y en la segunda parte se le vio superado en todo momento.

Si el resultado no fue más amplio, además de por De Gea, fue por la nula efectividad de Japón que marcó el gol en un semifallo de Otsu en el remate.

Más adelante, Javi Martínez pasó desapercibido en la creación y Koke jugó más minutos de los que merece un suplente del Atlético de Madrid. Oriol Romeu dio algo más al equipo en cuanto salió si bien es cierto que cometió un par de errores que pudieron costar caros.

La entrada de Ander, que en el pasado europeo sub 21 se destapó como un perfecto llegador, no sirvió para mucho y es que sus compañeros ni estaban ni se les esperaba. Mata bajaba demasiado para encontrarse con el balón, Isco no aparecía y Rodrigo no estaba en su sitio y por si fuera poco, Adrián no olió el balón.

El delantero asturiano fue sustituido incomprensiblemente con el 0-1 y es que ayer los cambios de Milla también tuvieron culpa del resultado. El once no gustó pero los cambios distaron mucho de ser los acertados.
Oriol y Ander eran necesarios desde el principio y que entrara Tello se antojaba imprescindible desde el descanso. Que Koke saliera del campo era necesario, que Isco fuera sustituido se entiende ya que el medio del Málaga no estuvo pero quitar a Adrián...es complicado de entender.

Evidentemente el delantero del Atlético no estaba completando un buen partido pero Rodrigo tampoco lo estaba haciendo bien y además acabó con calambres.

El partido estuvo marcado por el gol en un cúmulo de errores y también por la expulsión de Iñigo Martínez, pero España empezó a perder desde que Milla dio el once. La expulsión de Iñigo, a todas luces excesiva, hizo que Javi Martínez, nefasto en la creación tuviera que retrasar su posición hacia el central donde ha maravillado este año en el Athletic. Pero ayer no era su día.

España se complica el primer puesto de grupo que ahora tiene Japón. El empate entre Marruecos y Honduras deja a España más fácil la clasificación y se presenta como una final el partido contra los hondureños del domingo para el que Milla tendrá que darle una vuelta al once. Retrasar a Javi Martínez o situar a Botía en el eje de la zaga son las dudas. Si por un servidor fuera, haría las dos.

Javi de central con Botía y Domínguez al banquillo. Por supuesto, Ander y Oriol deberían tener un hueco en la medular detrás de Mata, Muniain e Isco.

0 comentarios:

Publicar un comentario