jueves, 12 de julio de 2012

Pankothinaikos


Cuando Panko llegó al Gipuzkoa Basket nadie dudaba de su calidad, de su clase y de que sería el líder que guiaría al GBC a la Liga ACB. Cuando Panko abandona el equipo, somos quintos en la Liga Endesa y estamos clasificados para jugar la Eurocup. Además, él es el MVP de la Liga, el mejor jugador...y en el San Sebastián Arena el más querido.

Se va un pedazo importante del corazón de la afición txuri urdin, se va nuestro gladiador más preciado, con el que más nos identificamos todos, un trabajador como la copa de un pino y además un tipo agradable y cercano en el trato con los aficionados.

Subimos a la ACB y mucha gente pensó que para dar un paso adelante en lo clasificatorio, necesitábamos un americano top y que Panko no cumplía ese requisito pero todos claudicaron ante él, ante el mejor jugador de la corta historia del Donostiako Gipuzkoa Basket 2001 Ske.

Un MVP, un hombre capaz de hacerle 31 puntos al Real Madrid y firmar 42 de valoración, un tipo capaz de hacer 45 puntos de valoración en su segundo partido con nuestra camiseta...y decidir ese mismo partido con un triple casi desde su Harrisbourg natal y sobre la bocina. Ese es Andy Panko.

Es nuestro Andy Handia, nuestro gran Andy y no se le puede reprochar absolutamente nada. Lo ha dado todo cada día por nuestro equipo, por el Lagun Aro, antes por el Bruesa y siempre, siempre, por el GBC. Ha jugado con la nariz rota, lesionado de un dedo, infiltrado...la pena que nos queda es que no pudiera despedirse desde la pista en Valencia o incluso más aún, que no haya podido despedirse en Illumbe, porque nunca volverá a pisar esa cancha que le ha dado todo y a la que ha regalado tantos y tan buenos minutos.

El Panathinaikos cuenta con una estrella más en su firmamento. Los Diamantidis, Jasikevicius, Schorchianitis, Batiste o Calathes pueden estar tranquilos, han fichado un seguro de vida, un hombre que brillará más o menos en lo estadístico pero que siempre será importante y trabajador.

El Lagun Aro seguirá adelante pero dentro de muchos años, todos nosotros podremos decir que vimos jugar a Andy Panko en nuestro equipo, podremos estar orgullosos de que le relacionen con nosotros y a modo de homenaje, habría que retirar el 7, su 7. Para que nadie más lleve el número de todo un MVP de la Liga, porque nadie va a estar a la altura de ese mítico número ya para el GBC.

De Panko me quedo con el recuerdo de Fuenlabrada. Este año he tenido la suerte de ir a ver al GBC con su camiseta puesta las pocas veces que le he visto en directo y cuando él se percató de que llevo su número y su nombre sonrió y me dijo: "Ey, muy bueno, la camiseta, muy bueno" en su característico castellano.

Mila esker Andy, beti izango gaituzu zurekin. 

0 comentarios:

Publicar un comentario