lunes, 23 de julio de 2012

TDF: Thomas pasa del amarillo a los puntos rojos


Thomas Voeckler llegó al Tour de Francia sumergido en un mar de dudas debido a una temporada nada fácil en cuanto a las lesiones.

La primera semana no sirvió para devolverle a Voeckler, cuarto el pasado Tour, la confianza con la que acabó en París en 2011 ya que se vio afectado por una de las múltiples caídas de los primeros días y dijo adiós a la general.

El líder del Europcar que cumplió 33 años justo antes de empezar el Tour, se vio obligado a buscarse la gloria en el Tour de la manera en la que se ha ganado un nombre en el pelotón, es decir, en las escapadas.

Si bien es cierto que Voeckler no es de los ciclistas más queridos por el público, excluyendo obviamente al público francés que enloquece con él, los resultados están ahí y este año se ha hecho con dos etapas, la segunda de forma épica y un tercer puesto en otra etapa.

Se le metió entre ceja y ceja el maillot de mejor escalador y lo consiguió en una bonita disputa que mantuvo con Fredrik Kessiakoff. El ciclista galo, como él mismo dijo, tuvo que tirar de calculadora para saber si había podido con el sueco en la etapa de Peyragudes en la que, al saberse ganador, se dejó llevar en la ascensión al Peyresourde.

No fue el líder del Europcar en la clasificación general donde Pierre Rolland le ha tomado ya el relevo generacional y que fue octavo en París, detrás de Cadel Evans.

Voeckler no enamora a muchos pero es innegable su calidad. El año pasado una escapada le vistió de amarillo durante gran parte del Tour y demostró que puede optar por la clasificación general si quisiera pero él prefiere la gloria de un día a quedar sexto, séptimo u octavo.

0 comentarios:

Publicar un comentario