lunes, 23 de julio de 2012

TDF: Wiggins wins


Bradley Wiggins se convirtió ayer en el primer ganador del Tour de la Gran Bretaña.

El ciclista inglés del Team Sky llegó de amarillo a los Campos Elíseos donde ganó, gracias en parte al buen trabajo de Wiggo, su compañero Mark Cavendish. El sprinter de la Isla de Man se impuso, no sin problemas, por cuarto año consecutivo en la línea de meta más mítica del panorama ciclista internacional.

Antes todo habían sido reconocimiento para Bradley ¨Marc Wiggins nacido en Gante en 1980. El todoterreno que alcanzó la gloria como pistard y ahora como ciclista de carretera, algo poco habitual.

Muchos defenderán la idea de que si Froome hubiera corrido suelto y no coartado por la táctica del Sky le habría ganado en la general pero Wiggins es un justo vencedor. Tenía el enemigo en casa pero ese enemigo quedó a más de tres minutos del líder por la caída de la primera semana y por la insultante superioridad de Wiggins contra el crono.

Bradley Wiggins no responde al prototipo de ciclista abierto ni extrovertido, es todo lo contrario. Su vida no fue fácil ya que sus padres se separaron. El padre de Brad fue ciclista y su madre no aceptó de buen grado que su hijo se dedicara también al mundo de la bicicleta.

Tras conseguir grandes resultados en Atenas, fue en Pekín donde acabó de despuntar como pistard consiguiendo cuatro otros en la pista. A la vuelta de unas exitosos Juegos Olímpicos, el británico vivió la parte cruel al no recibir ningún reconocimiento por sus éxitos y cayó en los brazos del alcohol.

Bradley Wiggins volvió desde lo más bajo de su vida personal para llegar a lo más alto. Dicen que en cuatro años ha cambiado su cuerpo, que ha perdido entre 12 y 15 kilos aunque es un dato que nadie del Sky ha querido revelar. Nadie conoce tampoco hasta dónde llega su potencia en la montaña pero si alguien hemos visto subir sin rozar el límite ese ha sido Wiggins. Se quedó en un ataque de Froome pero ni mucho menos mostró su límite, se reguló perfectamente, algo que hacen como nadie los especialistas contra el crono.

Wiggins entra por la puerta grande en la historia del Tour. Estuvo a punto de entrar en el podio en 2008 cuando corría con Garmin y nadie daba un duro por él pero un tal Lance Armstrong le arrebató el tercer cajón de París. El año pasado se fue al suelo y no pudo acabar la grande boucle pero este año nadie ha podido con él. Su próximo objetivo está en casa, en los JJOO de Londres donde quiere conseguir otra medalla, esta vez en carretera.

Larga vida a esas patillas Wiggo, muy larga.

0 comentarios:

Publicar un comentario