domingo, 27 de enero de 2013

La Real no quiere soñar



Una pobre Real se dejó dos puntos en su visita a Balaídos pese a jugar ante un Celta en inferioridad numérica y sin Iago Aspas durante más de cuarenta minutos.

Philippe Montanier, que ya sorprendió al no convocar más que a un central- Iñigo Martínez- decidió sorprender aún más poniendo a Markel, el que supuestamente podría jugar de central si hiciera falta, de inicio y todavía más cuando, ante un Celta encerrado y con una Real que monopolizaba la posesión, dio entrada a Rubén Pardo por Illarramendi en lugar de quitar a Elustondo o Markel. Pero claro, como él mismo afirmó en sala de prensa "el punto me valía antes de llegar a Vigo". Pues así nos va amigo Philippe, así nos va.

Después de vencer al Barcelona no pocos veían que el salto de calidad llegaría en Vigo. Otros muchos vieron que la Real se la pegaría, que no es capaz de dar dos alegrías consecutivas a su sufrida afición como así sucedió sobre el verde.

Ifrán y Elustondo fueron las novedades de un once del que se cayeron Mikel González, por lesión y Griezmann por su bajo rendimiento en los últimos dos meses. El ariete uruguayo evidenció una falta de gol alarmante al marrar la ocasión más clara del equipo txuri urdin en la primera parte. Elustondo volvió a actuar de central y a pesar de marcar el gol del equipo con un buen cabezazo, no estuvo a buen nivel ya que perdió todos y cada uno de los balones aéreos frente a los delanteros locales.

La primera parte fueron cuarenta y cinco minutos de estéril dominio realista. Los hombres de Philippe Montanier a penas permitieron dos ocasiones de gol al equipo de Paco Herrera pero tampoco les hizo falta mucho más. En una jugada que ya les sirvió para adelantarse en Anoeta, Krohn Dehli batió a Bravo al filo del descanso. Fue alarmante la permisividad de la defensa realista en esa jugada. Poco después, un lanzamiento lejano del propio Krohn Dehli lo tuvo que enviar Bravo a saque de esquina.

Con el 1-0 se llegó al descanso y nada más salir al césped el partido dio un giro de 180º con la evitable expulsión de Augusto Fernández que cortó con la mano un pase de Illarramendi. A partir de entonces el Celta se encerró. Debutó Pranjic, salió Álex López y también Natxo Insa en lugar de Aspas, Park y Mario Bermejo, lo que fue toda una declaración de intenciones de un Celta que veía como bueno el empate.

Porque el empate llegó. Fue en un córner, una de esas jugadas de las que la Real no suele sacar partido cuando Elustondo, libre de marca, cruzó con la testa un buen servicio de Chory Castro. Por si no se hubiera equivocado con la lista o con el once, Montanier volvió a evidenciar que no sabe leer los partidos y tiró por la borda una nueva ocasión inmejorable para ganar fuera de casa. Dio entrada a Griezmann que no hizo nada, por Chory que estaba siendo de los más destacados y al final dio entrada a Pardo por Illarramendi en un cambio que si lo hace en Anoeta le cae de todo. El cambio de Agirretxe por Ifrán fue lógico dada la poca puntería del charrúa que, sin embargo, forzó el córner del empate con un derechazo. 

La Real tocó y tocó sin descanso y sin profundidad. Los últimos treinta minutos carecieron de fútbol y la ocasión más reseñable fue un zurdazo de Markel Bergara al poste. Pardo tuvo el gol en un lanzamiento de falta que despejó con muchos problemas Javi Varas y nada más. La Real movió en tres cuartos de campo pero le faltó el remate. Para eso ayudaría tener laterales que tuvieran un mejor porcentaje de centros acertados al área, pero no es el caso de la Real que cuenta con De la Bella y Carlos Martínez cuyos centros o no encontraron rematador o fueron demasiado flojos como para crear peligro.

El lateral catalán vio la quinta amarilla al igual que Markel y no estará frente al Mallorca. Debería jugar José Ángel pero con Montanier uno ya se imagina a Mikel González de lateral y a Elustondo de central. Más aún después del intento de fuga del lateral asturiano. ¿Por Markel? Debería entrar Pardo pero igual hasta juega Fuchs, ¿por qué no?

0 comentarios:

Publicar un comentario