lunes, 7 de enero de 2013

RMA 4-3 RSO: Sin corazón



La Real Sociedad volvió a salir derrotada del Santiago Bernabéu. Perdió por un único tanto de diferencia, marcó tres goles en el coliseo blanco...pero la sensación no puede ser buena.

El mensaje de Philippe Montanier de que era casi imposible ganar caló hondo en una plantilla que nunca ha pecado de ambiciosa sino de lo contrario, y que rara vez se encontrará en una situación más favorable para vencer en Chamartín.

El técnico normando apostó por el mismo once que goleó en Mestalla con la única novedad de Estrada que ocupó el sitio del lesionado Carlos Martínez. Al lateral de la Real le tocaba bailar con la más fea y precisamente la más fea fue la que le costó la expulsión ya que Estrada vio una amarilla por cada falta que le hizo, algo sorprendente en otro campo pero que suele pasar en el Bernabéu y en el Camp Nou.
La tarde era propicia para la gesta. Una defensa de circunstancias para el Real Madrid, Adán bajo palos y una sonora pitada a José Mourinho cuando se anunció su nombre por megafonía. El cóctel perfecto para hacer arder el Bernabéu, pero faltó el ingrediente mágico: la ambición. 

Pardo y Zurutuza llevaron las riendas del equipo con el consabido riesgo que es conllevaba. Mientras que el de Rincón no se amilanó en ningún momento, el pelirrojo realista completó uno de sus peores partidos desde el principio del mismo. Antes del primer gol, que llegó en los dos primeros minutos, Zurutuza cometió un error de bulto al no pegar un pelotazo en las inmediaciones del área realista para despejar. La jugada siguió y Benzema anotó el primero de la tarde.

Claro que para error de bulto el de Alberto De la Bella. En infantiles suelen enseñar a tirar el fuera de juego pero al lateral catalán se le olvidó la máxima de no estés detrás de los centrales en dos ocasiones al comienzo del partido. La primera habilitó a Benzemá, la segunda a Callejón que duró en el campo lo que Adán, cinco minutos. 

Porque una gran presión de Ifrán hizo que Adán pasara mal a Carvalho y la continuada presión conllevó el error del central luso. Vela encaró a Adán siendo objeto de un claro penalti y una justa expulsión. Si bien es cierto que Xabi Alonso estaba detrás del meta y no era por lo tanto último hombre, Vela estaba pisando casi área pequeña por lo que la expulsión no admite dudas. 

Xabi Prieto volvió a tirar un penalti dos años después y el resultado fue el de casi siempre: puchero. El capitán realista actuó de todocampista y cuajó una gran actuación en su estadio fetiche...en el que ya ha anotado seis goles.

Poco después el extremo donostiarra estuvo a punto de marcar aprovechándose de un error de Casillas pero su disparo se marchó desviado ante la oposición de su amigo Xabi Alonso. 

La Real mimó la pelota pero sin profundidad y el Madrid esperó su oportunidad agazapado, a la espera de esa contra que debía ser letal. No fue una contra, fue un córner el que le ayudó. Un balón perdido por Ifrán, uno de tantos, acabó en córner donde Zurutuza se olvidó de sus lecciones de infantiles como De la Bella en el primero. Cuando un jugador coge el palo o a un atacante cerca del palo en un córner debe salir rápido, para dejarle fuera de juego si hay segundas jugadas. Pues no, Zurutuza salió lento, a su ritmo de siempre y habilitó a Khedira para que marcara de tacón. 

A los cinco minutos, un nuevo balón en el área madridista lo aprovechó Xabi Prieto, el más listo de la clase hoy, para igualar la contienda y sumar su segundo gol de la tarde. Un mal disparo de Vela le quedó franco a un Prieto habilitado por un error de Essien. Es el peligro que tiene jugar con un pivote en el lateral.

Se llegó al vestuario con 2-2 aunque bien pudo ser un 3-2 o un 2-3. Carvalho estuvo perfecto en un balón que colgó Griezmann y que Vela esperaba con la caña. Lo único destacable del galo lo desbarató el central luso. Poco después, Benzema pudo marcar en una contra aunque estrelló su disparo contra el palo. Parece un error de bulto dejar dos jugadores al cierre en un corte sabiendo cómo sale el Madrid a la contra, pero es lo que pasó. 

No sabemos qué pasó en el vestuario, pero de ahí no salió nadie de txuriurdin creyendo en la victoria. Tampoco ayudó en exceso el árbitro Iglesias Villanueva que sin ser determinante en el transcurso del partido, sí perjudicó a la Real en el reparto de tarjetas. Con el mismo número de faltas cometidas, 11, los realistas se marcharon con siete tarjetas amarillas mientras que en el Madrid vieron dos y una roja. Una de las mismas fue a Xabi Alonso por protestar. Se dejó en el tintero las de Varane, por una patada por detrás a Ifrán y las de Arbeloa, ya que pudo amonestarle en más de una ocasión.

El equipo realista manejó el balón hasta borrarle el escudo pero el Madrid volvió a tener la pegada. Los visitantes no tuvieron ninguna ocasión clara mientras los locales lanzaron varias veces a la portería de Claudio Bravo que salvó con una mano antológica un disparo lejano de Cristiano. 

Un mal pase de Pardo dio lugar al 3-2. Entre que el pase del de Rincón era rebuscado y las pocas ganas que tenía Zurutuza de llegar al mismo, el balón acabó en dominio madridista. Benzema asistió a Cristiano y el luso no perdonó. Zurutuza podría haber abortado la ocasión haciendo una falta en la medular pero estaba con tarjeta amarilla por una falta en la que ni siquiera toca a Essien.

Sin tiempo para digerir el 3-2, Cristiano hizo el cuarto. Una falta en el pico del área lo lanzó fuerte, centrado y a la altura del larguero. No sabemos qué penso Bravo, pero recordó a cuando Westerveld dejó ir un balón que se coló por la escuadra...lo que pasó es que el chileno pensó que se iría por arriba...y se le coló por encima de las manos.

Con el equipo fundido, con Zurutuza sobrepasado, Montanier no dio entrada a un mediocentro hasta tres minutos después del 4-2. Reapareció Elustondo que sin tener culpa de nada, no se entiende su entrada. Él mismo confirmó a Noticias de Gipuzkoa que no estaba al cien por cien. Entre Illarra lesionado y Elustondo lesionado todos habríamos apostado por Ros...o por Illarra lesionado. Pero salió Elus que, era obvio, también se llevó una amarilla por una inexistente mano

Prieto culminó su noche mágica batiendo a Casillas en el 76. El Chory dejó su único destello en la asistencia a un Prieto al que le tembló el pulso delante de Casillas. Batió al meta madridista con un tiro perfecto que dio en la base del poste. 

La Real dejó escapar la mejor oportunidad en años para puntuar o ganar en un campo maldito. Vale que es el Bernabéu, pero jugando desde el 5' hasta el 78' con un hombre más no puede ser que el resultado fuera 4-3 a la expulsión de Estrada. El equipo volvió a pecar de falta de ambición y ahí no tiene culpa Montanier. Pero sí la tiene al no leer correctamente el partido y también al lanzar un mensaje perdedor entre semana diciendo que era casi imposible ganar. Ya lo sabíamos, pero ese mensaje sobraba. No se entiende que se caigan Agirretxe y Carlos Martínez de una lista y entren Elustondo y Ros, no hay por dónde cogerlo. Al equipo le faltan uno o dos puntos en lo físico y eso también es culpa suya. 

0 comentarios:

Publicar un comentario