Fútbol Internacional

UEFA Champions League, UEFA Europa League, UEFA Euro Cup y FIFA World Cup.

Ciclismo

Euskaltel Euskadi, Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia

NBA

Where amazing happens

Publicaciones

Guía de la Liga, de la Champions, de la Premier League

http://2.bp.blogspot.com/-k51HyyPEC94/UI0KWwLAr2I/AAAAAAAAE8o/QosLavkIT_o/s1600/2+copia+copia.jpg

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Gora gu ta gutarrak #RealSociedad



Cuando era pequeño veía las Tortugas Ninja en euskera como muchos de vosotros y su frase más repetida era la del titular, gora gu ta gutarrak.

Como me consta que cada vez hay más realistas fueran de las mugas de Euskal Herria traduciré la frase que viene a significar algo así como viva nosotros y los nuestros. Suena mejor en euskera, sí.

El pasado domingo Antoine Griezmann volvió a Anoeta por primera vez y tuvo que vivir un incidente más que desagradable. Tras saludar a los trabajadores del campo de manera afectuosa -incluyendo a los de seguridad- Antoine fue suplente y la expulsión de Siqueira que tan bien forzó su buen amigo Vela le dejó con un papel muy secundario en el choque.

Pero lo peor para él no fue jugar diez minutos ni la pitada al salir, ni siquiera la derrota. Lo peor fue cuando los cuatro de siempre gritaron un deleznable y censurable 'Griezmann muérete'. Los mismos que apelan al orgullo y a los colores contra los grandes fueron los que comenzaron el cántico contra un canterano que ha vivido el realismo desde los catorce hasta los veinticuatro años. Diez años ha sido Griezmann uno de los nuestros, Grizzy, Griez o incluso Antxon. Y ahora este show.

...


Nunca me meteré con una afición como la nuestra. Somos el mejor valor del equipo pues nos aguantamos carros y carretas en la última década y rara vez se levantó la voz. Se levantó contra Aperribay sí pero no contra él por ser él, fue por cómo entró en el club aquella noche del velódromo riéndose del pequeño accionista. Por eso y ya está. La situación era insostenible y aquella noche se estalló pero nunca ha habido movidas serias. No se ha esperado en Anoeta con piedras a los jugadores, no se les ha increpado el día que bajan ni tampoco el día del Córdoba en 2008 cuando se consumó el fracaso que comenzaron una semana antes en Vitoria. Porque somos así.

Savio salió llorando y todos le apoyaron. Lotina nos bajó y pedíamos que siguiera. Y el día del Córdoba todos los futbolistas salieron a la vez del vestuario...como si fuera a pasar algo. Los que estaban allí esperando animaron en lugar de reprochar. Porque somos así.

No escribí antes del partido porque no sabía cómo hacerlo. Era evidente que a Griezmann se le iba a pitar y no puedo pedir a la gente que no lo haga. Es un rival y me parece que es el tratamiento que merece. Pero a su vez es uno de los nuestros. Uno di noi. Por eso le aplaudí cuando salió, porque para mí Antoine siempre será de los nuestros.

De pequeño era del Olympique de Lyon y demostro más amor por la Real que algún canterano que siempre fue txuri urdin. Nos dio mucho en el campo y en los despachos 30 millones ¿qué más queremos? No me digáis que se reservó desde febrero porque ya lo sé. Le critiqué por ello pero el culpable era Arrasate. Si tienes a un jugador que no está motivado y cuyo sustituto es muy bueno ¿por qué juega siempre el que se reserva? No me imagino a Antoine haciendo lo mismo con el Cholo Simeone, por ejemplo. Pero es otro tema.

Para mí un orgullo es traer un chaval francés de 14 años a Zubieta que llegue al primer equipo, juegue la Champions con nosotros y que también juegue un Mundial

Total que volvemos a lo del orgullo. ¿Dónde estuvieron los que le desearon la muerte a Griezmann cuando Amrabat hizo el 0-1 el pasado sábado? Pidiendo la cabeza de Arrasate desde luego que no y era lo que el momento requería pero nunca sabremos por qué no lo hicieron. O sí.

Para mí un orgullo es traer un chaval francés de 14 años a Zubieta que llegue al primer equipo, juegue la Champions con nosotros -marcando el primer gol de la 12/13 y el 0-1 de Lyon- y que también juegue un Mundial. La Real tuvo cuatro mundialistas en Brasil y eso, evidentemente, fue un orgullo, pero Antoine fue el único canterano en jugarlo. Koloreak eta harrotasuna que decimos.

Griezmann se marchó en verano a un club que actualmente es superior. Nunca olvidaremos lo que pasó con Aitor Zabaleta porque fue él igual que fue cualquiera y el Atlético es repudiado en Donosti desde entonces. Pero no podemos engañarnos. Si pasar de Arrasate a Simeone y de disfrutar la Champions a competirla no es un paso adelante que venga don Esteban Granero a explicármelo, por favor. Claro que prefiero al de Pozuelo al clásico "no son de nuestra liga" de Markel pero las cosas son como son.

Antoine se fue al Atlético justo después del Mundial y no pisó Zubieta hasta pasar el reconocimiento médico con los del Manzanares. Lo pasó por la mañana, cogió un avión a Donosti y se despidió de la afición con una carta que a mi personalmente me llegó. Y al día siguiente se encontraba trabajando con el Atlético de Madrid en el Cerro del Espino. Qué fácil habría sido quedarse en Madrid y decir que no tuvo tiempo de despedirse.

Carta de Antoine Griezmann a la afición realista el día de su marcha.

Familia txuri-urdinari:
Llegue cuando aún no había cumplido los 13 años y vosotros me abristeis las puertas de vuestra casa. Fuisteis los primeros y únicos que confiasteis en mi. Mis inicios en la real no fueron fáciles. Después de varios años en las categorías inferiores, gracias a mucho trabajo y sacrificio llegue al primer equipo, con el único objetivo de jugar en la máxima categoría del futbol, y una vez más, gracias a vuestro incondicional apoyo lo logré.

Hoy solo puedo daros las gracias por todo, por obligarme a madurar, por enseñarme todo lo que se y por hacer que cumpliese mi sueño, vivir de lo que me apasiona, el futbol. Me gustaría nombraros a todos, pero no acabaría jamás, por ello solo puedo decir; gracias a los místeres en cuyas manos he estado, por confiar y exigirme cuando lo han creído oportuno, gracias a toda la directiva por estar encima, tanto en las buenas como en las malas, gracias al cuerpo técnico y médicos sin los cuales nada hubiese sido lo mismo, gracias a los periodistas por vuestros comentarios, por la experiencia que me habéis dado, a mis compañeros y ex compañeros, por hacerme creer en un verdadero proyecto tanto dentro como fuera del campo y por no haberme puesto las cosas fáciles, y por supuesto a vosotros, los aficionados, por el apoyo incondicional día tras día. Gracias Donosti, gracias Guipuzcoa.

Después de hacer realidad el sueño de todo canterano, ascender a primera división y jugar la Champion League con su equipo, necesitaba nuevos retos, nuevas dificultades y este verano el Atlético de Madrid me ha brindado esa oportunidad. Una oportunidad, a la que no he querido decir “no”. Este año, como todos los demás volveré a trabajar por dar lo máximo de mí. 

Aunque no vista la camiseta txuri-urdin, aunque no viva en Donosti, jamás podre olvidar nada de esto. 

Eskerrikasko bihotzez emandako animo bakoitzarengatik.



lunes, 10 de noviembre de 2014

El Ave Félix #RealSociedad



La leyenda dice que el Ave Fénix es aquel que renace de sus propias cenizas. El ave fénix moría para renacer con más fuerzas. La Real Sociedad fue ayer como el ave fénix, murió el lunes pasado y renació anoche con más fuerza que antes y con más ganas para imponerse al campeón de Liga y subcampeón de Europa. 

El Ave Fénix de la Real es Félix y no Fénix. Nació en Pozuelo de Alarcón en 1987 y ayer esta semana se ha metido a toda la afición en el bolsillo. A muchos se los ganó por el recado que le dejó a Griezmann en sala de prensa diciendo que ir al Atlético no lo consideraba un paso adelante en la carrera de nadie. A otros se los ganó con su despliegue de anoche.

Esteban Félix Granero fue ayer titular en el debut de Asier Santana en el banquillo de la Real Sociedad. Tocó fondo siendo suplente y, en alguna ocasión, cayéndose de la convocatoria con Arrasate pero ayer demostró que tiene sitio en el equipo y que es el mejor de la Real en el otro fútbol. Porque el nefasto Álvarez Izquierdo no iba a expulsar a Siqueira tras su flagrante falta a Vela, pero ahí fue Granero con unos galones que se ganó vistiendo de blanco y con él, todos sus compañeros. 

El árbitro que no quiso ver dos penaltis -pudo haber un tercero pero hasta que no sepamos el criterio de las manos en el área lo de Ansaldi se mantiene en punto muerto- no iba a expulsar al brasileño del Atlético igual que antes no le sacó la primera amarilla a Gabi por una zancadilla por detrás a Vela en la primera mitad. Pero los realistas se mostraron vivos y rodearon al árbitro que ya nos costó un punto en Ipurua al tragarse un claro penalti a Canales en el tramo final y él reaccionó expulsando justamente al lateral del Atlético.

Granero llegó este verano tras pasarse toda la campaña pasada lesionado. Hubo, había, hay y habrá expectativas con él pues un jugador que, aunque fuera a rachas, fue titular en el Real Madrid de Mourinho tiene que tener algo. Algo que le haga ser titular en San Sebastián y también triunfar. Porque ayer Granero dio un clínic. Bajó a recibir y generó fútbol como no había hecho hasta ahora en el maldito rombo de Jagoba. Y es que empezó de titular pero empezó de titular fuera de sitio por lo que estaba más que perdido. Pero ayer encontró los caminos en la creación y el equipo carburó y luchó contra los elementos y un arbitraje nefasto para imponerse al subcampeón de Europa.

Y gran parte de culpa la tuvo Granero. Sí. Demostró todo lo que se esperaba de él y ya se ve con otros ojos el futuro del equipo. Simplemente con actitud, la Real Sociedad podía estar más arriba y el cambio de ésta en apenas cinco días evidencia que la marcha de Arrasate se tenía que haber producido antes. Mucho antes.

Hemos perdido tiempo pero no excesivo, todavía queda margen para la reacción pero tendrá que ser más que importante si queremos ver a los nuestros por Europa el año que viene. Y no, no me refiero a la intertoto como este año. Yo quiero Europa League de verdad.

Y la regeneración pasa, además de por Vela -menudo partido ayer- por futbolistas como Granero. Un tipo vivo que protesta sabiendo que a él no le van a sacar amarillas por eso, un perro viejo en el campo. Y también son vitales Carlos Martínez y Mikel González. Lo fueron para entrar en Champions y Jagoba se los cargó de mala manera

sábado, 1 de noviembre de 2014

Según Jagoba no soy de la #RealSociedad



Nací en 1990 y soy socio desde 2001. Pero no, no soy de la Real. Y no lo soy porque el peor entrenador que he visto sentado en el banquillo local de mi estadio me lo dice. Y se queda tan tranquilo. Sé que aquella tarde que debuté en Anoeta como socio y en la que Jankauskas adelantó a la Real y Alberto propició el empate del Zaragoza tragándose un tiro de Acuña me fui cabreado a casa. Igual tú no, Jagoba. Igual estabas viendo a un equipo rojiblanco.

Si coges un equipo de Champions con un nivel de regional -no lo digo yo, era su trayectoria- lo mínimo que tienes que mostrar es respeto y humildad. Respeto por la herencia recibida y humildad porque el puesto puede quedarte grande, muy grande, enorme o más allá como es el caso.

Pero Arrasate no tiene ni una cosa ni la otra. No tiene respeto porque ha destrozado la obra de Philippe Montanier que estará en Rennes tirándose de los pelos viendo cómo su segundo ayudante - ni siquiera el primero- está destrozando una obra que le costó elaborar. Más aún tirándose de los pelos pensando que a él que nos dejó cuartos no le ofrecieron dos años y a este señor sí. Tremendo lo tuyo, Jokin. Y no tiene humildad porque a la mínima se pone gallito.

Volviendo a la lapidaria frase...hay que tener poca vergüenza. Jagoba Arrasate salió ayer a rueda de prensa con la arrogancia que tiene últimamente. Su primera frase que me chocó fue la de "se ha hablado muy poco del partido y mañana la que juega es la Real". Ahora sí, Jagoba demuestra que tenemos escudo. Y se lo pone en la cara para que no le ataquemos.

Claro que luego viene a decirte un señor que posa sonriente con una camiseta del Athletic de Bilbao que tú no eres de la Real si mañana vas a Anoeta y le pitas porque es lo que se merece y porque no aguantas más. Después del monólogo de Cornellá, de salir a la carrera el día del Getafe y del empate inmerecido -porque Xisco no falló a portería vacía minutos antes de empatar, no- en Córdoba, tú no puedes pitarle.

Porque tú, amigo realista estás mestallizado. El primer paso es reconocerlo y no pasa nada. Yo también lo estoy. Me va a estallar algo ya con el tema de Jagoba Arrasate. Ese punto en el que el Espanyol te hace dos goles e innumerables ocasiones sin tener buen equipo y te da igual, en el que el Getafe te empata y te remonta en tres minutos de añadido y te da igual ha pasado. Empató Xisco el sábado pasado y solo me salió pensar que ojalá sirviera par algo. Visto está que no. Porque esta semana no se ha hablado del partido.

En eso tienes razón, Jagoba. Podemos hablar de que lo haces tan bien que hasta la Ertzaintza se acerca a Zubieta a felicitarte por tu trabajo, podemos hablar de que no sabes de fútbol y de que te ríes de la gente con tus lecturas, de que llevas 22 puntos en 22 partidos en una plantilla con Carlos Vela, Iñigo Martínez, Rubén Pardo, Canales o Granero...o es más, podríamos hablar de que la Real no juega a nada. De que este año sí, como amenazaste, se nota tu sello.

Podemos hablar de que lo haces tan bien que hasta la Ertzaintza se acerca a Zubieta a felicitarte por tu trabajo o de que llevas 22 puntos en 22 partidos

Y no hemos hablado del partido con razón. A mi que venga el Málaga a Anoeta me da igual. Lo que verdaderamente me preocupa es qué ha hecho este señor para entrenar a la Real Sociedad durante tanto tiempo y, especialmente, durante los últimos dos meses. Estamos ya en noviembre y la Real no ha dejado la puerta a cero en ningún partido. Igual tiene que ver que se ha cargado a los laterales y al central titular o que ha puesto ahí, en el puesto de Mikel al enchufado de turno, al trepa que hay en todas las empresas y que en esta plantilla ya sabemos todos cómo se llama y que lleva el cuatro en la espalda. El que nos costó media final de Copa, sí.

Y sí, sigo sin hablar del Málaga porque es un rival propicio y me da miedo. Vienen en racha y pueden hacerte un roto importante. Y no te creas que son mejores que tú porque no lo son. Aunque bueno, puedo no ver el partido y luego escuchar la rueda de prensa de Jagoba y montarme así mi pequeño mundo paralelo en el que la Real mereció más contra el Espanyol a pesar de no tirar a puerta. 

Si hoy fuera a Anoeta te pitaría a rabiar porque estoy harto de verte arrastrar por el fango ese escudo que quiero

En fin Jagoba que me podrán dar lecciones de realismo gente de la edad de mi aita que vio a la Real en Segunda antes de sumar cuarenta campañas ininterrumpidas en Primera División. Pero tú que tienes una foto con la camiseta del Athletic puesta pues como que no. Porque no la acepto y porque tú no me representas. Y si hoy fuera a Anoeta -la distancia no me lo permite no es por falta de ganas- te pitaría a rabiar porque estoy harto de verte arrastrar por el fango ese escudo que quiero y que tú señalaste que teníamos.

Para acabar. Jagoba, majo, cierra la puerta al salir.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

¿Qué hacer cuando ya no hay ilusión? #RealSociedad



La Real visita esta noche al Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Hace dos años conseguimos allí una victoria agónica -de las que cuestan infartos si uno tiene ya una edad- en la jornada 36 de la temporada de Montanier. Pero ya nada es igual.

Jokin Aperribay y Loren se gastaron 25 millones este verano en traer a Finbogasson y en que Vela y Granero continuaran en la plantilla realista. Pero no hay, ni siquiera, ilusión. Porque visitamos Sevilla y la sensación es que no va a pasar nada bueno. Igual que el año pasado cuando fuimos a Sevilla ocho días después de ganar al Barça pero sabiendo que el batacazo que se venía iba a ser importante. Y se vino.

Porque Jagoba I, el que prefiere un aquapark a París le planteó al Sevilla un partido como le planteó al Barça. El día que Elustondo partió de volante y acabó falso nueve, la Real solo tiró una vez a portería por medio de Canales. Y todo eso una semana después de pasar por encima del Barcelona. ¡Del Barcelona! 

Uno recuerdo el baño táctico de Emery a Arrasate ese día y,de repente, le apetece ponerse a doblar calcetines a eso de las 22:00 horas. Porque la Real ha destruido la ilusión de un gran año en poco más de dos meses. Primero fue el Aberdeen, después el Eibar y el Krasnodar y finalmente la Unión Deportiva Almería. 
Uno recuerdo el baño táctico de Emery a Arrasate ese día y,de repente, le apetece ponerse a doblar calcetines a eso de las 22:00 horas.
Que se puede hablar de mala suerte el domingo, que no todos los días vamos a tirar tres veces a los palos pero el concepto va más allá. La Real tenía que ganar al Almería por lo civil o por lo criminal, porque era, es y será mejor, porque ha gastado mucho y porque jugaba en Anoeta. Y no salió nada. La gente se quedó atónita y ni siquiera pitó. 

La ilusión en el fútbol es un castillo de naipes. Extremadamente complicado de levantar pero fácil de destrozar. Porque somos la Real. Porque ahora con 0-2 en contra vemos que se puede levantar pero no hace tanto tiempo -quizás nunca me abandone esa sensación- cuando la Real se ponía con dos goles por delante veía el peligro ahí al lado. Porque una tarde de abril de 2003 cuando Portillo batió a Westerveld Anoeta seguía celebrando el 4-2 pero a algunos se nos aparecieron fantasmas. Años después la Real desperdició tres o cuatro veces una renta de dos goles llegando al punto de marcarse un gol en propia puerta en el tiempo extra en Santander para tirar por la borda un 0-2. Según mi recuerdo -borroso- aquella tarde Mikel Alonso se hizo un Elustondo y despejó al cuerpo de Riesgo para el 2-2. Algo así.

Por eso lo del castillo de naipes. Fui muy escéptico con Montanier pero sus resultados quedaron ahí. Los buenos y los malos. Que conste. Que el galo nos dejó cuartos pero nos privó de ver a Pardo acompañando al de Mutriku porque se empeñaba en poner a Bergara a su lado. Pero la cosa es que ahora Montanier es añorado en Donosti.

Añorado porque lo que tardó año largo en construir Jagoba lo ha destruido rápidamente. Porque a algunos les valía con ser séptimos cuando el equipo podía ser cuarto. Más aún viendo quién era el rival y el morbo que tendría ir en la jornada 37 allí con algo en juego. Pero dio igual. Se escudaron en el cansancio por las tres competiciones cuando la segunda la dejaron de lado en noviembre y desde que se ganó al Barça la lista es terrible. 20 puntos en 17 partidos un equipo que ha contado con Bravo, Iñigo Martínez, Pardo, Canales, Granero, Prieto, Vela, Griezmann, Agirretxe y Chory Castro. 20 en 17. 
El año pasado jugamos Champions y parece que ha llovido muchísimo.

Solo ellos podrán generar una mínima parte de esperanza semejante a la de hace no tanto. El año pasado jugamos Champions y parece que ha llovido muchísimo. Ya se avisó en verano de las carencias del plantel realista pero, como tantas veces, se tachó de talibanes a quienes no veíamos apropiada la plantilla confeccionada por Loren. Una vez más, y creedme cuando os digo que me apena, tuvimos razón. 

PD: Se cree Arrasate que ayuda a Zubikarai ratificándole tanto pero cuando el meta falla sistemáticamente en todos los partidos, no hace ninguna gracia que lo haga como en su momento tampoco gustó su: "Van a jugar Zubikarai y diez más". Y es la fórmula para mañana. Así que...vayan buscando calcetines que doblar. 

La Champions, un sueño Real from Eneko Picavea on Vimeo.

lunes, 22 de septiembre de 2014

@ChoryOfficial mató a Kennedy #RealSociedad




No lo sabéis, pero Gonzalo Castro Irizabal, Uruguay 1984, fue el responsable del asesinato de Kennedy, es el culpable del hambre en el mundo y además, tiene en su casa refugiado a Elvis Presley que huye de su tortuosa vida como estrella. Por eso es suplente en la Real Sociedad.

Desde que Montanier implantara un sistema que funcionaba -y enamoraba-, nadie discutía que Antoine Griezmann tenía que ser el que jugara en el flanco izquierdo de la línea de tres medios ofensivos por detrás del punta. No ya por nombre o proyección, sino por sus características. Hombre de banda, vertical y con gol, el de Macon se hizo amo y señor del carril izquierdo de la Real, un carril que no tenía un dueño fijo desde que otro ilustre canterano como Javi De Pedro demostrara domingo sí y domingo también la mejor zurda de la historia de la Real Sociedad.

Con Griezmann ganando cosas en el Atlético de Madrid -un título, jugar Champions de nuevo, un entrenador y un club exigentes-, la lógica dictaba que Chory Castro debía ser titular. Claro que llegó Jagoba Arrasate a cambiar el sistema que funcionaba para que no le dijeran que sus méritos eran por la herencia recibida. Quiso poner su granito de arena y acabó enterrando al equipo bajo una duna y eliminado por un Krasnodar que en la Liga Española no se distanciaría mucho del tren inferior de la tabla.

Chory Castro llegó a la Real Sociedad en el verano de 2012 y todos, digo más, TODOS, coincidimos en que su fichaje era un grito de esperanza. Una muestra de que en los despachos de Anoeta se quería aspirar a más. Precisamente que el charrúa fuera el jugador número doce era la mejor noticia de la Real de Montanier. No porque fuera suplente sino por lo que significaba que un hombre de su nivel fuera suplente. La Real aspiraba a lo más alto. Y lo hacía de verdad.

Ya con Jagoba, Castro fue cayendo y la manía persecutoria que le debe tener él no sabemos debido a qué, le dejó sin Mundial de Brasil. Porque jugando Champions en un equipo con aspiraciones -que algún día las tuvimos a pesar de Arrasate- el charrúa habría defendido la celeste en Brasil. Pero bueno, ya no se puede hacer nada al respecto.

Pero ahora sí. En el rombo Chory Castro empezó de titular porque Vela estuvo lesionado. Pero empezó titular de nueve y la gente comenzó a decir que no rendía, que se desinflaba y que aparecía poco. Tenían razón. Pero Chory también tenía una razón. En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson. Un puesto que el charrúa no ocupaba desde que le entrenara un tal Martín Lasarte y más aún, desde que compartía línea de ataque con un tal Luis Alberto Suárez. Uno que ha costado 80 millones este verano.

En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson


Chory Castro se hizo un nombre en el Mallorca jugando en la banda. Pegado a la cal, centrando y marcando goles a balón parado. Que Chory Castro sea suplente a día de hoy en el 4-2-3-1 de la Real es como si -salvando las distancias- De Pedro hubiera sido suplente en la Real de Denoueix para que Aranburu jugara en banda. Que Aranburu jugó en banda con Amorrortu y no lo hizo mal...pero porque no había otro.

Es lo que pasa con Canales. Sergio Canales puede actuar de pivote adelantado y, de manera muy puntual, e banda pero su puesto es el de enganche. Ahí es donde se encuentra cómodo y donde su calidad aparece para marcar las diferencias. Y si tiene que sentar a una institución como Prieto se le sienta y no pasa nada. Lo que está claro es que Aranburu no podía sentar a De Pedro igual que sucede ahora con el cántabro y Chory Castro. Aunque muy bueno en lo suyo -tiene un talento fuera de toda duda- Canales se ahoga en la banda. Igual que Pardo en el ya innombrable rombo de Arrasate, por cierto.

Lo peor de los pocos minutos del Chory Castro no es que sean pocos. Es que pase lo que pase, lo haga bien o mal, llueva, nieve o haga sol, el charrúa es habitual suplente. Fue el mejor en Vigo en la segunda mitad y salió desde el banquillo ayer. Cuando repitió siendo el mejor. Casualidades o no, para otros es más fácil ser titulares. Agirretxe vio puerta en Vigo y apareció en el once ayer contra el Almería. Que jugó muy bien, pero que si él merece ser titular el Chory tanto o más. 

lunes, 1 de septiembre de 2014

RSO 4-2 RMA: El uno por uno #RealSociedad



Zubikarai 3: Dejó dos grandes paradas a Kroos y a James pero sigue sin aportar seguridad a la línea defensiva. No se entiende en qué momento tuvo la brillante idea de salir de espaldas a un balón dividido. Demostró, de nuevo, que bajo palos es un buen portero.

Zaldua 5: Es un titán. Bale habrá costado 100 millones y será rapidísimo pero él le quitó el 1-3 en una carrera que no pasó desapercibida. El puesto es suyo y solo suyo. Puso varios centros de nivel y amargó la tarde al atacante que pasara por su zona.

Elustondo 2: No recuerdo un central tan humillado como él en el 0-2 en mucho tiempo. Comete errores de bulto propios de un pivote que juega de central pero no es de recibo que se meriende un balón en el medio campo por no saber medir el salto.

Iñigo Martínez 4: Serio atrás y marcando el gol, poco más se le puede pedir. No está a su nivel a la hora de sacar el balón jugado. Su garra es contagiosa.

De la Bella 3: Uno no sabe si De la Bella es el pésimo lateral del jueves o el buen jugador de ayer. Hizo un poco de todo pero lo más grave -y fue muy grave- fue su asistencia guión putada a Zubikarai estando completamente solo y que pudo costar caro. En ataque seleccionó las subidas y puso dos centros -sobre todo el primero- sensacionales.

Markel Bergara 3: Correcto en todas sus acciones dejando innumerables muestras de su garra. Se atrevió con el balón en largo con diferentes resultados.

Granero 3: Fue de menos a más. Le costó entrar, estuvo a punto de poner el 1-2 y después se soltó la melena y estuvo en muchos sitios. Creó peligro a balón parado.

Zurutuza 5: Empezó con una dejada a Granero que fue medio gol, metió el 2-2, el 3-2 y estuvo inmenso en todos lados. Acabó fundido cortando balones y saliendo a la contra. El Zurutuza que todos queremos ver.

Xabi Prieto 4: De nuevo dejó destellos de esa clase que atesora y se fue con dos asistencias que pudieron ser tres si Casillas no saca de milagro el testarazo de Agirretxe. Muy asociativo y con muchas ganas.

Chory Castro 3: Sigue jugando fuera de sitio pero cae a banda muy bien por tendencia natural. El día que vuelva a partir de ahí será feliz y todos veremos al mejor Chory Castro.

Agirretxe 2: Trabajó mucho pero no mete goles y es el nueve del equipo. Hay que exigirle mucho más.

Carlos Vela 4: El conquistador está de vuelta. Marcó y volvió loca a la defensa merengue con una internada que pudo acabar en penalti. Con el balón en los pies es imparable.

Canales 4: Que sea suplente es difícil de explicar incluso en noches como la de ayer. Da sentido al fútbol de Real y lo borda casi siempre. Se ofrece, se asocia y aparece por todos lados. Un futbolista especial.

Mikel -: Sin tiempo. Dio gusto verle de central en Anoeta.

Arrasate 3: La Real jugó al caos y le salió de maravilla pero no se puede permitir el 0-1 ni tampoco la jugada en la que Zubikarai salva de milagro el 0-3 a Kroos. La defensa en zona deja muchísimo que desear y es solo culpa suya. Hay que entrenar y entrenar. Fue valiente con los cambios.

RSO 4-2 RMA: Éxtasis #RealSociedad



Cuando Bale humilló a Elustondo me salió un aplauso seguido de un : "Vamos, no me jodas".

Como realista en Madrid veía venir las coñas tras lo que, apuntaba a ser, una goleada histórica. Y vaya que sí lo fue. Pero al revés. Gloriosa remontada realista que vio cómo jugar al caos le salió a las mil maravillas.

Jagoba Arrasate fue silbado al bajar del autobús y también al ser anunciado por megafonía. El técnico de Berriatua tendrá que ganarse a la gente y no lo va a tener nada sencillo. Alineó un once con sorpresas en la medular al sentar a Pardo y Canales para dar entrada a Granero y Chory Castro. Sorprendió que Zurutuza fuera titular pero viendo que ayer jugó a un grandísimo nivel ¿qué vamos a decir? Lo cierto es que había ganas de ver al colorado.

Zurutuza es un jugador diferente. Lento pero con una inmensa calidad al que, no sabemos por qué, nos cuesta verle muchas veces. Con Jagoba no juega en su sitio, en el que despuntó con Lasarte, y claro, así le cuesta todavía más. Ayer partió de la banda pero explotó llegando. Por el centro. Como tenía que ser.
Dolió ver a Canales suplente pues el cántabro fue el que más dio la cara en Eibar, Krasnodar y twitter tras una dura semana. Fue el único que tuvo la decencia de pedir perdón tras el batacazo ruso del jueves.

Explicar cómo salió la Real Sociedad al campo es difícil. Sin enterarse de nada, Zubikarai sacaba el segundo balón de sus mallas y Ramos había estrellado una falta en el larguero. El propio central de Camas -al que el título de mejor central del mundo le viene tan grande como a un servidor un premio Ondas- hizo el 0-1 y Bale, tras un cañito a Elustondo, el 0-2.

Entonces el equipo hizo click. Pasó de rombos y de sistemas y comenzaron a moverse todos por todos lados. Granero llegaba, Zurutuza también y Prieto, evidentemente también. El torrente atacante realista pudo acortar distancias pronto si un disparo de Granero no hubiera sido tapado por Ramos o si Martínez Munuera -menudo show el suyo- hubiera pitado un clarísimo penalti de Carvajal a David Zurutuza. 

No hizo falta porque a los pocos minutos un centro de Chory lo peinó Prieto e Iñigo Martínez lo empujó a placer mientras Sergio Ramos se comía la primera de la noche. Sin tiempo para digerir que los realistas estaban ahí, Zurutuza empató el choque tras una maravillosa asistencia de Alberto De la Bella. Además de anotar el gol, el colorado se llevó un buen golpe de Marcelo que no tuvo mejor idea que tratar de tapar con el cuerpo un cabezazo con el consiguiente golpe. Debió ser amarilla para él, claro.

Al descanso se llegó con la sensación de que lo peor había pasado. Y así fue. Pensar que Carlos Vela, Sergio Canales y Rubén Pardo esperaban en el banquillo e íbamos 2-2 era el mejor escenario posible. Imanol Agirretxe, que volvió a tener una noche difícil- estuvo a punto de darle la vuelta al marcador pero una parada sensacional de Casillas evitó el gol. Gol que marcaría Zurutuza poco después.

Habían entrado Vela y Canales por Chory y Agirretxe y una jugada entre Prieto y Canales acabó con el capitán asistiendo a Zurutuza para que hiciera el 3-2 en el área pequeña adelantándose a Carvajal en el primer palo. 

Con la Real bailando al campeón de Europa faltaba la guinda. Llegó, de nuevo, tras un córner. Fue Carlos Vela quien inauguró su casillero este curso tras controlar un balón en el área pequeña y fusilar a Iker Casillas. Con el 4-2, Khedira, Benzema y James pudieron recortar la diferencia pero se toparon con el palo o Zubikarai.

La victoria da alas a la Real pero deja un sabor un tanto agridulce. Tras diez años sin hacerlo sabe a gloria imponerse al Real Madrid y más remontándole pero después de hacer precisamente esto, ¿por qué lo del jueves? Uno siente rabia pensando hasta dónde podía llegar la Real en Europa League y viendo dónde se ha quedado finalmente. Si tenemos jugadores y tenemos ambición...¿dónde está nuestro techo? Muy muy arriba.

lunes, 25 de agosto de 2014

EIB 1-0 RSO: El uno por uno



Zubikarai 0: No hay por dónde coger el partido del meta de Ondarroa. Falló en el primer disparo peligroso de Lara, se tragó el segundo y un error suyo estuvo a punto de provocar un autogol de Agirretxe. Estuvo desacertado con el balón en los pies y precipitado con los saques. No es de recibo que saque en corto a Markel con un jugador encima.

Carlos Martínez 0: Lo mismo que Zubikarai. Su peor partido en mucho tiempo. Falló un gol cantado que puede fallar porque es lateral derecho pero es una jugada que debe ir a portería sí o sí. Atrás no estuvo acertado en ninguna ocasión. Provocó la falta del gol por saltar con el codo despegado del cuerpo. No se debió señalar pero no debe dar pie nunca a que lo piten. Acabó sustituido.

Elustondo 1: Aseado con el balón en los pies con varios balones largos acertados que generaron peligro. Claro que dejó su sello intentando regatear a Manu del Moral siendo el último defensa con la consiguiente ocasión de peligro para los locales.

Iñigo Martínez 0: No estuvo bien. Ni siquiera contundente. Se echó de menos su agresividad en un partido más de carácter que de fútbol.

Yuri 0: No tuvo culpa en el resultado. Tampoco incidencia. Dejó para el recuerdo de su debut una entrada a Eneko Boveda en banda. Poco acertado con el balón.

Markel 0: Un choque intenso debía ser el escenario ideal para él y no lo fue. Perdido como pivote, sin imponerse y sin juego que destruir ante lo básico del ataque local.

Canales 2: El mejor jugador de la Real de largo. Se ofreció constantemente, lanzó el balón parado y tuvo una gran ocasión que perdió por su zurda cerrada. Acabó fundido bajando hasta la zona de los centrales para tratar de generar algo de peligro.

Xabi Prieto 0: No apareció en ningún momento. Tras un buen partido el jueves decepcionó totalmente el domingo.

Granero 0: Nula aportación del madrileño. Llegó bien pero sin generar peligro.

Zurutuza 0: Lo contrario a Markel. Un partido intenso desaconsejaba su alineación pero salió de titular y, evidentemente, la velocidad del partido le atropelló. Juega perdido en la banda. El sistema de Jagoba no le favorece en absoluto.

Agirretxe 0: El jueves no tuvo ocasiones pero ayer tuvo una clarísima y la falló con estrépito. ¿Dónde quedó Imagol?

Vela 0: Se le ve fuera de forma pero falló un gol que no puede ni debe perdonar.

Chory Castro -: nada

Zaldua 2: Salió y puso el primer buen centro del partido. Muy activo, no dejó de ofrecerse.

Arrasate 0: Ante la lesión de Finnbogason opta por no llevar un nueve suplente y jugársela a que su ángel Vela le salve la jornada. Y no tocó. Alineó a Zubikarai y él falló por lo que el error es compartido con el entrenador. Hace un mes que todos vemos que el sistema no vale para la Liga BBVA y sigue empeñado. Pardo no jugó un solo minuto y es quien debe dar sentido al fútbol de la Real. Incomprensible. 

EIB 1-0 RSO: Zubikarai decide el derby



La Real Sociedad comenzó la Liga BBVA con una caída con estrépito en Ipurua ante una SD Eibar ultramotivada pero incapaz de crear peligro por sí sola. Los errores de los realistas fueron los que crearon el peligro de los armeros y en especial la del eslabón más importante de la defensa: el portero.

Eñaut Zubikarai completó su partido más nefasto como portero de la Real Sociedad en la competición doméstica. Su esperpéntica actuación de Mallorca donde falló en seis goles será difícil de superar pero la de Eibar tampoco será sencilla para él.

Zubikarai volvía a un campo en el que jugó como local años atrás un partido en una temporada que acabó con el Eibar en Segunda B. El meta de Ondarroa completó una mala actuación con dos errores graves y un tercero que pudo quedar en un tétrico gol de no ser por un buen movimiento. Claro que también es justo decir que realizó una gran parada a un testarazo de Mikel Arruabarrena. Un testarazo que venía de un gravísimo error suyo, sí.

El meta realista fue el centro de las iras de una afición que no comprende que sea titular tras la salida de Claudio Bravo. ¿Para qué llegó Rulli, con 22 años, si iba a jugar el meta vizcaíno, qué sentido tiene?

Su primer error llegó tras un remate lejano de Javi Lara que despejó de manera poco ortodoxa al duda entre agarrar -lo que tenía que hacer- o despejar de puños, algo que le gusta y no hizo. Tras ese error, que pudo costar caro, llegó su momento con la buena parada al capitán local y al filo del descanso llegó su segundo y más grave error.

Entre tantas, Canales falló una clara ocasión, Carlos Martínez una más clara todavía y una Real indolente deambulaba por el campo ante un Eibar intenso pero que creaba peligro a balón parado. Porque claro, la defensa en zona de Arrasate hizo aguas por todos lados en cada una de las acciones. Albentosa, central de 1,93 metros y especialista a balón parado entraba solo desde la frontal esperando que un jugador despejara en un salto vertical. Lo nunca visto, de nuevo.

Lo cierto es que la Real hizo aguas por todos lados y solo podemos salvar a Canales -como siempre- y a los tres hombres de refresco que poco más podían hacer ante tan dantesca situación. La Real volvió a perder un partido con Elustondo y Markel de titulares y sigue siendo el Barcelona el único que ha caído ante esa dupla en todos los que han jugado juntos en Primera División.

Toca pensar en Rusia con el Real Madrid en el horizonte. Es pronto para sacar conclusiones pero visto de dónde viene la Real con los últimos meses del pasado curso, da miedo ver dónde puede acabar un equipo con esta capacidad pero también con esta actitud. Con el Krasnodar el jueves y el Real Madrid el domingo, Jagoba Arrasate se juega mucho más que dos partidos porque el domingo a las 23:00 horas puede resonar Anoeta en su contra. Sería la jornada 2 y no sería de extrañar. 

viernes, 8 de agosto de 2014

ABE 2-3 RSO: Ya estamos de infartos



Siete de agosto y la Real Sociedad hizo recordar a su afición las razones de ser de esta centenaria institución: el sufrimiento desde el principio.

Contra un equipo que dudo que se mantuviera en la Liga Adelante, en un campo decente que no era, ni mucho menos, un patatal y con todo a favor tras el 2-0 de la ida y la superioridad mostrada en Anoeta, más aún tras el gol de Xabi Prieto, la Real volvió a su camino, al de las realadas.

Es cierto que el Aberdeen, intenso y enchufado pero nada más, no volvió a tirar con peligro con el 2-1 pero cuando Zubikarai cantó por bulería y los locales hicieron el segundo tanto en el minuto 56 a muchos entre los que me incluyo, se nos aparecieron los fantasmas. No ayuda nada, por cierto, que enfoquen al banquillo y Jagoba esté con cara de triste y las manos en los bolsillos sin demostrar carácter ni acordarse de ningún familiar de su familia. Para eso está Lumbreras al que sí se le vio moverse.

Lo cierto es que la Real salió al Pittodrie Stadium, un campo que respiraba atmósfera futbolística británica a simple vista, con una marcha menos. Era el primer síntoma de realada en el ambiente. Era lógico que los escoceses apelaran a su campo, su juego directo y demás pero lo único que había que exigirle a la Real era que, ante un rival tan inferior, controlara el balón e hiciera que el Aberdeen bailara al son de nuestros peloteros. Con un 40% de posesión es imposible y si ni siquiera contra los escoceses la Real se impone, miedo me da en qué va a degenerar nuestro fútbol. ¿Volveremos a sacrificar a todo el equipo para que brillen los de arriba como el año pasado? Me refiero a que, con Montanier, Vela, Griezmann, Prieto y Agirretxe marcaron 50 goles entre los cuatro, el año pasado solo los dos primeros destacaron sus guarismos anotadores por encima del resto del equipo de manera notable.

Claro que intentar quitarle el balón a un equipo intenso con Zurutuza de titular es lo más complicado que se me ocurre ahora mismo. Igual sacando a Canales o Granero -qué locura jugar con los dos de inicio- la Real habría jugado a otra cosa. O habría jugado a algo, directamente.

Porque Xabi Prieto mandó para dentro la primera ocasión de la Real tras un gran saque de córner de Rubén Pardo. Antes, la Real ya había sumado otro síntoma de realada cuando los escoceses batieron a Zubikarai a la salida de un córner. A falta de una repetición clara, da la sensación de que Gorka Elustondo rompía el fuera de juego de quien acababa finalizando la jugada. El partido del de Beasain fue, de nuevo, malo. Nos dijeron que tenía buena salida de balón y ayer demostró que eso, al menos por ahora, es una mentira enorme. Se limitó a lanzar balones en largo y, cómo no, pedir fueras de juego que él mismo rompía algo que hizo en dos ocasiones. Además, a Prieto le pitaron una falta peligrosa en el minuto tres cuando Hayes dejó en evidencia la lentitud de Elustondo. En fin, que si va a ser central titular todo el año, vamos sirviéndonos algo cargado, que va a ser más llevadero.

Finnbogason falló al intentar sentenciar el partido y llegó la nueva realada con el gol del Aberdeen en el minuto 44. El llamado gol psicológico que solo suele funcionar cuando estamos nosotros por ahora vaya usted a saber por qué. Y fue psicológico sí. Porque la Real se fue al descanso con un empate cuando pudo irse 0-1 o incluso 0-2 y al salir del vestuario se puso rápidamente 2-1. Llegó en una jugada que desnuda el sistema de Jagoba Arrasate.

De la Bella con dos atacantes, el lateral Logan que se le va al catalán con una facilidad pasmosa y, el mal menor, fue ceder un córner. Un córner mal lanzado que acaba en el segundo palo con otro balón colgado y Reynolds cabeceando ante la plástica e inútil estirada de Eñaut Zubikarai. El 6 del Aberdeen, para más inri, lesionó a Finnbogason que puede estar más de un mes de baja por un choque en un partido que no debió jugar si allá por mayo, sus ahora compañeros hubieran sido algo más profesionales.

Salió Agirretxe y demostró que aquella época en la que empezaba la temporada como un tiro quedó atrás. Tendrá tiempo de demostrar que sigue empezando -al menos la Liga- con chispa porque ayer falló dos ocasiones de las que no puede perdonar un nueve. Y menos contra un equipo de la Scottish Premier League. Nada más salir, Xabi Prieto le dejó solo delante de Langfield y falló. En el tramo final tuvo otra y volvió a fallar.

Entre tantas salió Canales. Cambió el rumbo del partido. El cántabro entró tras el 2-1 por el Chory Castro que ya me dirán qué hace jugando de segundo punta un hombre de banda como él. Antes del descanso, Granero entró por un lesionado Zurutuza. Cabe matizar que el pelirrojo se lesionó por errar un control que nunca debió escapársele pero que acabó con una dura entrada. Canales está hecho de otra pasta. Se asocia, aparece, juega a un toque y además llega arriba. Lo único bueno del rombo -para él- es que ya no le vemos bajando a su propia área a subir el balón y es más decisivo apareciendo donde debe aparecer. Y que sea suplente...pues una jagobada más.

Xabi Prieto fue el salvador de la noche con el segundo tanto de penalti. Un penalti que no le hicieron a él pero casi. Cuando el '10' realista telegrafió un pase medido a De la Bella, Logan se dio la vuelta y dio la espalda al balón por lo que el '24' realista ganó el carril y llegó al área donde fue objeto de un claro penalti. Prieto lo materializó a lo Panenka y, la guinda, fue un cabezazo de Markel tras un caramelo, cómo no, de Sergio Canales.

La Real espera rival hoy a las 13:00 horas y no será mucho mejor que el Aberdeen en principio pero, visto lo visto, ¿quién está seguro de llegar a la fase de grupos?

jueves, 31 de julio de 2014

RSO - ABE: Sin excusas



La Real Sociedad abre esta noche la temporada oficial -europea además- frente al tercer clasificado de la pasada Premier League de Escocia, el Aberdeen.

Los de Jagoba Arrasate inician la temporada tras quedarle para julio la asignatura europea a causa de un mal final de temporada en la Liga BBVA y tendrán que medirse a un rival más rodado pero que, de ninguna manera -lógica-, debería eliminar a la Real. Y digo lógica porque tampoco era lógico que el Mallorca metiera cuatro goles en ocho minutos. Y los metió.

Anoeta acogerá el primer choque europeo del curso con la presencia de 1000 escoceses que animarán a los suyos y con una afición -la local- que merece más ilusiones de las que el equipo le dio el año pasado. Mal empezamos si Jagoba Arrasate deja fuera de la convocatoria por decisión técnica a Ansotegi -mejor o peor pero central puro- para dar entrada a Gorka Elustondo que tras no triunfar de pivote, de medio centro, de volante ni de delantero, probará ahora como defensa. 

Sin Rulli por falta de entrenamientos, Vela por lesión y con Chory Castro entre algodones, la película se complica para la Real Sociedad pero muy mal debería darse para que mañana a eso de las 22:20 los de Arrasate no hayan encarrilado la eliminatoria. 

No podemos obviar que el Aberdeen es solo el tercer equipo de una liga escocesa que hace un par de años que gana el Celtic sin la más mínima oposición. Tras caer a las cavernas futbolísticas el Rangers por problemas económicos -igual que pasa en España-, el Celtic ha liderado la Scottish Premier League con mano de hierro por lo que ser tercero ya no es lo que era hace un par de años cuando al menos los dos primeros tenían nivel europeo. A día de hoy, la Real Sociedad podría ganar perfectamente la Scottish PL por lo que el tercero no debería ser rival pero claro, somos la Real.

Jagoba Arrasate dijo ayer que estarán más rodados pero que no es excusa. Algo así como soltar la excusa y decir que no lo es. Tendrán más físico pero la Real tiene que tener mucho más fútbol sí o sí. Sin Griezmann y sin Bravo que han dejado un hueco difícil de rellenar en el corazón realista -más el canterano galo que el chileno que no supo irse- pero con Chory Castro, Pardo y Finnbogason que deberían valer de sobra para pasar.


lunes, 28 de julio de 2014

¿Quién es el 27?



José Antonio Camacho caerá mejor o peor, lo hará mejor o peor de comentarista pero que todos recordamos su momento con el gol de Iniesta es innegable. Incluso los que vimos la final por Canal Plus y ni por Telecinco.

Si fuéramos como el entrenador murciano, habríamos podido decir Griezmann de mi vida en varias ocasiones en los últimos años. La historia de Griezmann la sabe todo el mundo; Eric Olhats lo firmó para la Real cuando los equipos franceses, entre ellos el Lyon del que Antoine era aficionado, lo descartaron por bajito. Llegó al primer equipo con Lasarte porque se lesionaron los que tenían que entrenar con los mayores. Y el niño de 18 años aprovechó la oportunidad. Se le mimó como a todo buen canterano y se consiguió que, paso a paso, llegara a Brasil, al Mundial de este año.

Pudimos decir el primer Griezmann de mi vida en la temporada 2010-11. La Real vivía sumergida en el caos futbolístico que le acabó costando el puesto a Martín Lasarte y llegaba el Sporting a Anoeta. Griezmann hizo dos goles y rompió una mala racha que amenazaba con mandar al equipo a Segunda de nuevo. Aquella tarde que celebró el gol con un hombre de seguridad, sí.

Decir Antoine Griezmann es decir Riazor y Gerland. Metió el último gol oficial de la temporada 2012-13 con un disparo en semifallo que nos cortó la respiración durante unos segundos mientras Aranzubia y Ze Castro trataban de taparlo. Pero es que decir Antoine Griezmann es decir Gerland, Lyon, chilena y éxtasis.

Ahí sí que fue ¡¡Griezmann de mi vida!! El gol de Riazor valió mucho pero en el momento en que lo marcó el Valencia vencía 0-1 en el Pizjuán con una maravilla de Banega por lo que lo celebramos pero estábamos con un ojo en el sur. Cuando hizo lo de Lyon sencillamente explotamos. Explotamos porque el balón de Vela no iba a ninguna parte. Explotamos porque el Lyon pasó de él y nos permitió disfrutar del mejor canterano que podremos ver en la Real Sociedad en mucho tiempo. Porque además de ser muy bueno, Griezmann ha estado tiempo en la Real. Xabi Alonso era muy bueno pero estuvo menos tiempo y el equipo fue bueno un año más la Champions del otro. Griezmann ha sido un estandarte.

Cuando otros no aparecían él sí. ¿Lo malo? No lo vamos a negar, está ahí. Griezmann fue convocado por Deschamps para orgullo de todos y ahí se acabó. El periplo de Antoine Griezmann en la Real acaba el 28 de julio de 2014, pero su rendimiento acabó a primeros de marzo cuando fue titular en Saint Dennis con les bleus contra Holanda. Porque Griezmann no volvió de aquella concentración y por mucho que metiera un gol en Vigo, se le vio desenchufado, pasota y excesivamente individualista.

El mayor lunar de su etapa en la Real es que los últimos tres meses en el primer equipo han sido, de largo, los peores de su estancia en San Sebastián. No puedo y no voy a intentar convencer a nadie de que tenía que irse y que se va al Campeón de Liga y subcampeón de Europa. Es el Atlético de Madrid y eso en San Sebastián es decir mucho y muy doloroso.

Antoine puedes ir preparando los tapones porque cuando aparezcas en Anoeta con la rojiblanca se te va a pitar. Por Aitor Zabaleta, por el 'puto vasco el que no bote' y porque querían pinchar 'al guarro de la Real'.

martes, 6 de mayo de 2014

Una peli que ya he visto...y no me gusta



¿Os imagináis ir todas las semanas al cine a ver una película que sabéis cómo acabará y que, para más inri, sabéis que no os gusta?

Es la sensación que tengo con los partidos de la Real. Desde que se ganara al FC Barcelona no disfruto con mi equipo. Llamarme exigente, estilista o cómo queráis pero además de ganar, al equipo le exijo más. Porque desde que ganó al Barcelona no ha dado alegría alguna.

Corría febrero y la Real arrolló al Barcelona en una tarde histórica para Anoeta, la Real y los que allí estuvimos. El 3-1 fue una obra de arte durante los noventa minutos y pudo ser mayor. Ocho días después llegó el primer cabreo con el equipo tras tirar -que no caer- el partido del Sánchez Pizjuán. Arrasate demostró su infinita inteligencia táctica jugándole al Sevilla igual que al Barcelona pero Emery, que sí sabe de fútbol, le dio una lección. Esperemos que, por lo menos, Arrasate tomara nota.

El cabreo más importante llegó en dos de los siguientes tres partidos. No sé qué me cabreó más si perder contra el Rayo o contra el Almería. Contra el Rayo te remontan un partido que de ninguna manera debían remontarte y les escuchas a los jugadores decir que han aprendido. No les crees porque la experiencia te dice que no han aprendido nada pero bueno, crees que al menos por este año se acabaron este tipo de cagadas. Cagadas sí, cagadas. Como la de dos semanas después en Almería. Entre tantas se gana al Valencia porque Cote sabe centrar y Agirretxe mete un gol propio de Kovacevic. Ah y porque Bravo hace una parada en el tramo final digna del gran portero que es. 

En Almería la primera parte nos hace ser optimistas. Un meneo en toda regla a un equipo flojo a más no poder que acaba con un empate a 1 tras un penaltito que marca Vela y un fallo de Bravo que acaba con el primer gol del año de Óscar Díaz. Tras el descanso Agirretxe marca un soberbio golazo de vaselina y llega el despropósito de Ayza Gámez al señalar dos penaltis que eran fuera del área. Verza adelanta al Almería y Markel iguala de cabeza. Markel que, hasta entonces, todos pensábamos que qué hacía subiendo a rematar. Claro que llega el despropósito con el 4-3 de un goleador cuyo nombre no recuerdo.

La visita del Valladolid fue otra decepción. Magia de Pardo y gol de Vela. Nada más. Ante un equipo malo a más no poder que ya te remontó un 0-2 en la primera vuelta por esas cosas que solo pasan con la Real.

Lo de Pamplona fue el partido de todos los años. Chory adelantó a la Real y cuando estaba siendo el mejor, Arrasate va y le cambia. Digno de un gran entrenador como él mismo es. Osasuna empata con gol de Oriol Riera -que llevaba meses sin marcar- porque Mikel González decide que no va a saltar a un balón aéreo a metros de la línea de gol. ¿Para qué?

He de reconocer que el partido del Real Madrid me dejó tocado. Aquella derrota se veía venir desde que Elustondo -él tenía que ser- trató de regatear a Isco y perdió un balón que acabó con gol del guisante en la portería de Bravo. El karma se descojonaba de todos nosotros con esa sonrisa pilla del que prefería el dinero al respeto de su gente. 

Después de los goles de Bale, Pepe y Morata hubo que volver a Madrid y la Real pasó a no decepcionarme. Me esperaba lo peor y lo peor ha llegado. Lo peor es que el Athletic vaya a ir a Champions con una plantilla igual de limitada que la del primer año de Montanier, lo peor es que seremos sextos en el mejor de los casos, lo peor es que Arrasate estará dos años más en Anoeta y lo peor es que, cómo no, Vela y Griezmann se van a ir. Normal que se vayan.

Empatar ante un Celta con diez, el partido del Espanyol, acabar pidiendo la hora contra el colista al que ganas 0-1 de penalti y el clásico granadazo del tiempo añadido. Queda San Mamés y me da miedo. Ya son cuartos pero si pueden humillarnos, lo harán y el baño táctico de Valverde a Arrasate lo veo venir desde el 2-0 de Pardo en el partido de ida.

He de decir que el gol de Vela al Espanyol fue una alegría sí. La única que he tenido en mucho tiempo y fue un espejismo. Porque la Real había jugado un partido malísimo sin la mínima intensidad exigible a un equipo que se jugaba algo y porque volvió a dejar claro que Vela está a un nivel que la Real no aspirará a repetir el año que viene.

Sin Vela, Griezmann, Cote, Granero, Estrada y Ros a los que se pueden sumar Seferovic, Ifrán y Cadamuro, ¿qué vamos a hacer?

Encomendarnos a Don Gorka Elustondo el pivote tácticamente inteligente que juega porque alguien de arriba está loca y estúpidamente enamorado de él. Elustondo tiene el mismo nivel que Estrada pero al de Zarautz le vamos a echar. Ha salido Zaldua, dirán. Como si Rivas, Dani García, Errasti o, sobre todo, Gaztañaga, no fueran mejor que el ínclito pivote de Beasain. El del Aston Martin. No lo soporto más, no. 

sábado, 5 de abril de 2014

Roma traditoribus non praemiat



Hace ya cinco años leí un artículo de uno de los periodistas que más admiro desde hace tiempo. En él, Mikel Recalde hablaba sobre la AS Roma, sus canteranos...y los nuestros.

Con ese estilo tan directo suyo que siempre he admirado, Recalde atizaba a Díaz de Cerio por su no renovación y aplaudía a Mikel González quien siempre dijo querer quedarse en la Real y así lo hizo. Hoy en día uno ha jugado la Champions y el otro puso dinero para no jugar en 2ªB. El karma, supongo.

Para los que no sepan latín, como es mi caso por cierto, arriba pone que Roma no paga traidores. El Imperio Romano fue el primero en prescindir de los mercenarios que hacían dinero a cambio de poner sus armas al servicio de quien más pagara. La razón era sencilla: no sentían apego por lo que defendían, solo les movía el dinero. Igual que a algunos.

Ayer leí que los amigos de Illarramendi creen que Anoeta pitará a su colega al volver al saltar a la que fuera su casa, ¿qué esperaban? Han corrido ríos de tinta y he sido de los más críticos con un chaval que me encandiló con 17 años e hizo lo que hizo el verano pasado. Con el paso del tiempo se ha comentado que algunos jugadores ya sabían, antes del Europeo sub 21, que el chaval se iba a ir al Madrid. Pues mira, muy bien, pero que no hubiera jugado con la gente de la Real, la misma que le admiraba y le cantaba. Por ahí no.

No compro los argumentos de tú harías lo mismo si una empresa te ofrece más dinero porque Illarramendi no trabaja en una empresa, no está ocho horas puteado en un trabajo mal pagado. Él jugaba en un equipo de fútbol que, según dice la leyenda, era el que defendió desde que era pequeñito, como yo, como tú. A mi con la empresa que me contrate no me unirán los lazos que unían al Batman de Mutriku con la Real por la simple razón de que yo no soy de un periódico desde pequeñito o de una empresa desde pequeñito.

A Illarra se le va a pitar porque se merecerá todos los pitos, desde los primeros hasta los últimos. No comparto la visión de quienes le aplaudirán, pero lo respeto porque sé que la Real del año pasado fue lo que fue en gran parte por el que llevaba la batuta y el 8 a la espalda. Y ese era él. El nuevo Aranburu...
Estuvo en la Real desde los 12 años y creo que la institución y la afición se merecían algo más que unas lágrimas de cocodrilo y que se deje ver por aquí cuando tiene días libres. A mi no me vale.

El caso de su profesor es diferente. Xabi Alonso supo salir de la Real, todos asumimos que tenía que irse, que el equipo se le quedaba pequeño y que lo que él había vivido, ser subcampeones y jugar la Champions, no se iba a volver a repetir. De hecho, mientras él ha ganado todo lo ganable, nosotros hemos jugado en Segunda y luchado por no descender.

Lo que molesta de Xabi son sus palabras que, sin querer, menosprecian a la Real. Eso de decir que si en dos años se ve competitivo seguirá en el Madrid y que si no fuera competitivo no le cerraría la puerta a la Real me parece despreciable. Xabi Alonso le debe al Antiguoko y a la Real lo que es a día de hoy y si no va a estar para jugar en el Madrid, por mi que no juegue en la Real, que firme con el Antiguoko de su vida. Es como decir: "ya que en el Madrid no me van a dejar, me arrastro en Donosti y quedo bien".

Molesta que durante años haya tenido gestos con el equipo y después, a la hora de la verdad, haya preferido seguir dos años más en el Real Madrid, en su casa. Pues si esa va a ser tu casa hasta los 35, quédate a vivir hasta los 50. Xabi Alonso lleva dos años de decadencia futbolística. Cualquiera que le vea jugar lo nota. No es el que era y dentro de dos años, no va a estar para el Real Madrid ni tampoco el club merengue para que él sea titular indiscutible. Entonces, ¿qué? Pretende venir a la Real con 35 castañas a jugar como si siempre hubiéramos sido su equipo. Ya no cuela. Xabi tenía hasta el 1 de julio de este año para ser jugador de la Real y retirarse con todos los honores pero perdió la oportunidad, el tren y el autobús. Tendrá mucho dinero y será imagen de Emidio Tucci muchos años pero ni esa marca en Gipuzkoa ni la tienda que hay cerca del Buen Pastor va a vender mucho por su imagen.

Mañana pisarán Anoeta dos de los mejores canteranos de la historia reciente de la Real. Xabi Alonso es, sin lugar a duda, el mejor de largo. Por trayectoria, por palmarés y por todo. Es más, hay que estarle agradecido porque fue vital en aquel equipo subcampeón pero creo que no soy el único que cree que su ciclo aquí terminó en 2004, aquel empate a 1 frente al Málaga en el que se despidió de malas maneras a un ídolo como Javi De Pedro fue también su despedida.

A Illarra le queda mucho camino por recorrer y no lo tendrá fácil. Costó un dinero que no valía y con el tipo de futbolista que es, que rara vez se equivoca, pero que tampoco hace cosas fabulosas de cara a la galería, le va a costar ganarse a la grada visto su coste. Tampoco debería ayudarle salir toreando una vaquilla en el Carnaval pero bueno, eso es otro tema. 

Y hasta aquí llega la reflexión. Porque prefiero un Xabi Prieto o un Mikel Aranburu que tres Illarras. Sinceramente. La Real ni se compra ni se vende, se siente. 

viernes, 28 de marzo de 2014

Espasmos de genialidad



Desde que se ganó al Barcelona en Anoeta dominando el partido desde el minuto 1 al 90, la Real ha entrado en trance y solo aparece por momentos. Estamos a 7 de la Champions y lo estamos, gracias a los espasmos de genialidad.

En Sevilla no aparecieron los espasmos, entre otras cosas, porque había un medio campo en el que era imposible que sucedieran. Con un Zurutuza que desde Gerland solo ha jugado bien contra el Barcelona y un Elustondo cuya temporada no quiero o no debo adjetivar, Canales acabó haciendo de box to box y tuvo la única ocasión de peligro realista.

Ya antes del fiasco del Pizjuán, la Real había ganado con la ley del mínimo esfuerzo en Málaga. Allí, por lo menos, el gol llegó tras una brillante jugada colectiva. Algo es algo. Tras ese 0-1 de Vela la Real se atrincheró ante un equipo claramente inferior y acabó pidiendo la hora por no querer matar el partido. Después del Pizjuán llegó la gran machada: perder frente a un equipo en puestos de descenso tras ir dos veces por delante.

Dicen que los equipos de la zona baja suelen ser frágiles mentalmente pero nada comparable a la Real. Se puso 1-0 al minuto de juego frente al Rayo gracias a una peinada de Iñigo tras una gran falta de Rubén Pardo. Tras el penaltito de Cote y el empate de Larrivey, el Rayo fue claramente superior a un equipo que esperaba sus espasmos mágicos. Apareció Pardo para, de rebote, marcar el 2-1 al filo del descanso. Eso habría matado a cualquier equipo en la zona baja, pero no al Rayo.

Los de Jémez salieron a seguir dominando y antes de que muchos se sentaran en Anoeta, un error de Zubikarai había puesto el 2-2 en el marcador. Con una medular formada por Elustondo, Pardo y Prieto parecía complicado imponerse a ningún equipo en mediocampo. Esa lucha fue detrás del balón lo que era imposible para esos tres jugadores. Tras el 2-3 de Rochina ante la atenta mirada de un Elustondo que ni intentó evitar el tanto, la Real no tiró a portería. En Anoeta. Contra un equipo de descenso.

Se ganó al Valencia con otro espasmo de genialidad. Un magnífico centro de José Ángel lo hizo aún mejor un delantero de Usurbil que bien podía ser aquel mito de Kovin que todos recordamos. Además de eso, nada más. Una parada de Bravo para el recuerdo y un error de Griezmann difícil de explicar con todo a favor para hacer el 2-0.

Lo del pasado lunes en Almería es aún más difícil de explicar. El equipo fue mejor que el club almeriense en la primera mitad y tuvo varios espasmos pero dejó el choque abierto. Una jugada aislada la hizo buena Bravo saliendo a por fresas y el equipo almeriense empató a través de Óscar Díaz. Se estrenó como goleador. Contra la Real. Como otros tantos.

Ese espasmo de genialidad llegó cuando Bravo sacó rápido el gol mal anulado a Verza. Agirretxe metió un golazo como la copa de un pino y después Carlos Martínez y Mikel fueron quienes sufrieron los ataques de Ayza Gámez. El gol de Markel no sirvió de nada, el partido estaba perdido y un error de De la Bella le dio a la Real lo que merecía ateniéndose a una bochornosa actitud frente a otro rival inferior.

Ayer volvimos a ver el espasmo. Pardo elevó de cuchara un pase mágico por encima de toda la defensa del Valladolid y Vela marcó uno de los mejores goles de lo que va de curso. La Real pudo marcar cinco goles porque tuvo cinco espasmos pero acabó pidiendo la hora frente al penúltimo. No mereció ganar con solvencia un equipo que sigue sin dar señales convincentes de vida. Hace un año teníamos un equipo que enamoraba cuya bandera era el toque y su alternativa una contra al nivel de los mejores de Europa. Ahora mismo la Real genera peligro a la contra como única arma. Rara vez llega al área rival a base de toques, desarbolando al rival. Es por eso que los equipos que se encierran se le dan tan mal a la Real como por ejemplo un Levante que se llevó un 0-0 de Anoeta ante una Real sin ocasiones.

El domingo toca El Sadar y allí habrá que luchar de principio a fin. No valdrán los espasmos porque Osasuna puede cortarlos de raíz. 

RSO 1-0 VLL: El uno por uno



Bravo 3: Realizó una gran parada que al final valió los tres puntos pero el error de la cesión es difícil de explicar y pudo costar muy caro.

Zaldua 3: Sigue siendo la mejor noticia de la Real y volvió a completar un gran partido. En defensa no sufrió nada y en ataque le regaló medio gol a Seferovic en la primera parte y dejó una bonita jugada individual en la segunda.

Ansotegi 2: No tuvo apenas trabajo ante la falta de eficacia del Valladolid a partir de los tres cuartos de campo.

Iñigo Martínez 2: Igual que Ansotegi. Dejó un par de cambios de juego marca de la casa.

Cote 3: Bien arriba y sin sufrir atrás. Estuvo metido en la jugada de la cesión.

Markel Bergara 3: Se le vio con ganas y llegando a todos los balones divididos. Le pitaron una falta al final que no debió ser señalada. Es vital en esta Real.

Pardo 3: La asistencia de gol es un escándalo absoluto. Vio la amarilla por corta una contra y se jugó la segunda yendo al suelo en medio campo para intentar tapar la subida de un rival por la banda.

Canales 2: Demasiado individualista en la zona decisiva del campo. Lo intentó tres veces y solo en la falta generó peligro. Tiene un guante en el pie.

Griezmann 1: Desde que se fue con Francia no ha vuelto, parece desconectado del equipo. Aún y todo sufrió una durísima entrada de Víctor Pérez que debió ser castigada con la roja directa.

Vela 3: Marcó el gol y tuvo el 2-0 en una acción que no puede fallar. Hay que exigirle mucho más.

Seferovic 3: No marcó porque se encontró con la inspiración de Jaime. Le sacó el gol cantado tras la jugada de Zaldua y sus dos disparos fueron buenas acciones. En la última que tuvo fue agarrado claramente pero quiso seguir jugando. Tuvo actitud.

Prieto -: Se llevó un duro golpe que le dejó cojo para el tramo final.

Agirretxe -: Sin tiempo

Elustondo -: Sigo sin entender qué hace subiendo a lo loco cuando sale para amarrar el mediocampo. 

martes, 25 de marzo de 2014

ALM 4-3 RSO: El uno por uno



Bravo 0: Ninguna parada y una bonita salida a por uvas en el 1-1. ¿A dónde iba?

Carlos Martínez 0: No es el mejor lateral de Primera por sus aptitudes pero si encima le falta actitud ya es preocupante. Por no tener no tuvo ni ganas de quejarse ante el atropello que supuso su penalti, claramente fuera del área.

Mikel González 0: Hizo un penalti de sobrado. Sabía que era fuera del área y aún y todo dejó a Ayza tan tranquilo.

Iñigo Martínez 0: Hicham le dejó en ridículo. A él, que es internacional.

De la Bella 0: Error de bulto en el definitivo gol. ¿Cómo despeja hacia el rival, no vio la que lió su amigo Elustondo en el Camp Nou por hacer lo mismo? Inexplicable su agresión a Vidal pocos minutos antes.

Markel 2: No tuvo mucho que destruir porque el Almería le puso muchas ganas pero su fútbol fue muy malo. Marcó un gran gol de cabeza.

Canales 2: El mejor de la primera parte pero el primer cambio. Que me lo expliquen.

Zurutuza 0: Sigue sentando a Pardo y no sé la razón. Luego el riojano se irá porque no juega y nos quedaremos con un Zurutuza que, cuando no está bien físicamente como ahora, saca de quicios hasta a su más fiel seguidor.

Vela 0: El gol de penalti y nada más. Contra todo un Almería que él debió desarmar se tomó el día libre y ya van unos cuantos seguidos.

Griezmann 0: La tontería del día la hizo De la Bella en el 91 pero su chilena estando solo con Esteban está cerca de la otra. Falló esa y otra clara ocasión. De esas que no puede fallar.

Agirretxe 2: Metió un soberbio golazo en una jugada que se fabricó solo y dejó solo a Griezmann tras una buena jugada individual. Esperemos que haya vuelto.

Pardo 0: Falla en el 4-3 por no cortar la contra.

Chory Castro 2: La asistencia del 3-3 fue un caramelo. Debe jugar más.

Xabi Prieto 0: En partidos intensos -o locos como ayer- su pausa no surte el efecto deseado. No se encontró.

Arrasate 0: ¿Por dónde empezar? No acertó con la convocatoria, con el once, con las sustituciones...ni tampoco con unas declaraciones de perdedor, de entrenador de equipo pequeño. Se le acabó el crédito. 

Jagoba no puede seguir



Hace poco más de un mes todo eran  loas para el técnico vizcaíno de la Real Sociedad pero a día de hoy la situación amenaza con explotarle y lo que está claro, visto lo visto, es que el técnico de Berriatua no debe seguir al frente de la nave.

Nos dijeron que había que darle tiempo y se lo dimos. La Real empezó muy bien y el primer mes de competición se vio un equipo compacto y parecido al del curso pasado. Espejismo.

Jagoba Arrasate ha heredado de Montanier y Lasarte la clásica actuación vergonzosa en campo grande. En todos los campos de los  grandes, salvo las contadas excepciones de Mestalla, Rosaleda y Calderón, la Real ha hecho el ridículo y eso es inaceptable sabiendo que tenemos la cuarta mejor plantilla de la Liga y dando por sentado que pasarán muchos años, igual décadas, hasta que la Real vuelva a tener este potencial de nuevo.

Cuando se publicaron las diez razones por las que Arrasate debía renovar por la Real algunos dieron por sentado que todo iba a seguir igual pero tras demasiados ridículos, el técnico vizcaíno está en el alambre y lo está, también, por una actitud perdedora que es inaceptable. ¿Cómo va a motivar a los jugadores un técnico que da por bueno un punto en campo del penúltimo?

No voy a entrar en que, al final, ha sido el técnico que más oportunidades le ha dado al peor jugador de la plantilla cuyo apellido, como ya sabéis, empieza por Elus y acaba por ondo porque eso es una cosa sin más, voy a entrar en los ridículos técnicos que ha hecho Arrasate, en que fue incapaz de matar el partido en Almería dándole empaque al equipo y en que, en cuanto ha podido, ha sentado a Pardo el único jugador capaz de crear fútbol desde el mediocampo viendo la temporada de Zurutuza. 

A Jagoba la Champions se lo comió y creímos que había aprendido algo pero claro, un técnico que se pone a hacer pruebas llegando a la jornada 30 frente a todo un Sevilla y en el Sánchez Pizjuán es que no ha aprendido nada. Pero nada de nada. Estaba claro que el sistema del Barça valía para el Barça que te iba a quitar el balón pero ese cuadrado mágico con Zurutuza y Elustondo. ¿a qué te llevaba en Sevilla? A una derrota con un disparo a puerta en todo el partido.

Después le llegó el repaso táctico de Paco Jémez. En defensa de Jagoba debo decir que fue inesperado, ni que en Vallecas hubiera quedado quién tenía nivel y quién no, ¿verdad? Ah sí, que allí hizo dos cambios en el 89' tras el penalti de Bravo que marcó Jonathan Viera.

En el Bernabéu optó por Markel de perro mordedor y Elustondo de ladrador. Parecía que había visto su error pues sentó al de Beasain en el descanso pero no, estaba otra vez tocado. No sé qué le podía doler después de una primera parte en la que tocó tres balones. A mí me dolía el alma de verle defender mi escudo.

El esperpento del Camp Nou lo doy, por repetido, como algo perdido. Siempre haremos el ridículo en Liga allí. En Copa fue otra cosa. Jagoba sacó el segundo planteamiento más rácano que improvisó y solo un impresentable como González González hizo que saliera mal. Zubikarai se cansó de despejar balones pero el equipo, si no llega a ser por Elustondo, habría llegado muy vivo a la vuelta donde ya sí, Jagoba tiró la eliminatoria. Tiró la remontada no convocando a Agirretxe ni a Chory Castro. La tiró dándole la titularidad a Zubikarai y la tiró alineando a Seferovic. En las primeras semifinales de Copa en veinte años no pueden estar, con todos los respetos, Eñaut y Haris. A la vista está que Bravo es mil veces mejor y que Agirretxe, solo por actitud, habría aportado mucho más que el suizo. Pero claro, hablamos de aquel que dijo que el partido contra el Leverkusen era un premio para los que no habían jugado antes. Un premio después de conseguir un punto de quince.

Para explicar lo de Villarreal no sé si llamar a su puerta o a la de los jugadores pero lo cierto es que lo que pasó aquel lunes no se puede admitir. Menos aún tras ganar al Athletic ocho días antes en Anoeta y situarte a un punto en la clasificación.

En definitiva, Arrasate no puede seguir en la Real porque ha demostrado que el equipo le viene grande. No pone a los mejores, creo recordar que solo dos victorias se han conseguido sin Pardo como titular y ha conseguido que el equipo parezca vulgar. La semana pasada decía Guardiola que era complicado motivar a los que habían ganado todo pero qué menos que exigirle a Jagoba que motive a los que no lo han hecho. El equipo se rompe con demasiada facilidad desde hace tiempo y él no lo remedia desde el banquillo. Muchas veces prefiere que el caos gobierne un partido en vez de calmarlo con cambios y frescura.

Hemos vivido demasiadas veces eso de "ya puede salir bien porque como perdamos Jagoba..." y demasiadas veces ha sonado la flauta pero ya no, ha agotado la paciencia de una afición que ha sufrido lo indecible viendo a Stevanovic, Jhonatan, Songo'o, Demidov, Urangas y demás como para que ahora que tiene ante sí la cuarta mejor plantilla se duerman en los laureles yendo quintos a seis puntos. No se puede admitir. Jagoba, de repente, sienta a Pardo por norma general. Sienta al mejor medio del equipo con demasiada facilidad. Ha infrautilizado a Chory Castro hasta límites insospechados. Ayer salió y dio una asistencia con ese guante que tiene en la zurda y ha conseguido que una zaga que hacía que Bravo trabajara poco el año pasado, se convierta en una que trae de cabeza al meta chileno.

Salvo por encararse con Busquets, ¿por qué será recordado Jagoba este año?

Todo esto viene de arriba, claro. No puede ser que quedes cuarto, Montanier se vaya y en julio estés esperando a que un Newell's - Boca Juniors que se decide tras treinta penaltis te diga si tienes entrenador o no. Pero claro, estamos en manos de Loren y no se puede esperar nada bueno de él. Nada de nada, como ya ha demostrado en innumerables ocasiones. Se renovará a Jagoba, seguro además. Pero por la simple razón de que Loren no tiene ni tendrá alternativa al vizcaíno. Total, ni que sea un auténtico lastre para la mejor plantilla que tenemos en muchos años.

lunes, 17 de marzo de 2014

RSO 1-0 VAL: El uno por uno



Bravo 4: Salvó la victoria con una mano providencial a un cabezazo de Jonas en una falta lanzada por Parejo. Volvió a la titularidad y la sensación de que con él el lunes no se habría perdido aumentó después del partido.

Zaldua 3: Una vez más gran partido del lateral, notable actuación del lateral donostiarra que no sufrió ni con Piatti ni con Fede ni tampoco con Bernat.

Mikel González 2: No estuvo del todo fina el centro de la zaga realista en un partido sin casi trabajo. Jonas remató con el pie un córner en el punto de penalti y también remató la falta que salvó Bravo.

Iñigo Martínez 3: Igual que Mikel pero con más salida de balón. Providencial yendo al suelo en un tiro de Jonas en el tramo final.

José Ángel 4: En defensa no sufrió con Feghouli y en ataque dejó una asistencia sensacional para el gol de Agirretxe.

Markel 3: Cómo se nota cada vez que está. Igual que pasa con Bravo, la sensación era que el lunes con él no se habría perdido. En el remate de Jonas en el córner trata de evitar su lanzamiento de espaldas. Muy intenso en la presión en tres cuartos por momentos.

Canales 3: En la primera parte dio más al equipo con toque e intensidad en el robo. Fue a menos con el paso de los minutos.

Zurutuza 2: Clama al cielo que siente a Pardo.

Vela 1: Hay que exigirle más, mucho más. Debió lanzar una contra con 1-0 pero fue tan lento que acabó solo con tarjeta para Bernat.

Griezmann 2: Falló una clarísima ocasión por excederse en los controles previos al disparo y lo intentó también en la primera parte.

Agirretxe 4: Marcó un golazo de cabeza que habría firmado Darko y además dejó solo a Griezmann con un gran pase al área. Todo el peligro vino de él.

Imanol Agirretxevic



Como todo realista nacido a finales de los ochenta o principios de los noventa, crecí viendo a Darko Kovacevic rematar de cabeza cada balón que pasaba por su lado. El delantero de Kovin es, inevitablemente, uno de los ídolos de mi infancia y se ganó ese honor de cabeza, con vaselinas que se veían venir pero siempre entraban y goles de todos los colores imaginables.

Ayer cuando vi a Agirretxe rematar el medido centro de Cote, por un instante, vi a Kovacevic entrando a rematar como una bestia. Igual que con sus goles, crecí también con su slogan, con el "Si Darko gol, no problem" y eso es algo que Agirretxe también ha heredado del mejor delantero de la Real que yo he visto.

El delantero de Usurbil sumó ayer su sexto gol en Liga tras firmar sendos dobletes frente a Betis y Getafe y marcar el gol de la deshonra en la manita de El Madrigal. Salvo este último gol, otro brillante testarazo por cierto, todos los goles de Agirretxe le han valido puntos a la Real este año: si Imanol gol, no problem.

Agirretxe siempre ha empezado bien las temporadas, ha tenido una sequía y ha terminado bien. Salvo este año que una inoportuna lesión le apartó del equipo antes del playoff de la UEFA Champions League. El año pasado marcó dos goles, le anularon (mal) otro y remató al palo de cabeza en la jornada 2 de Liga frente al Celta en Anoeta. Hace dos años, en el primer año de Montanier, inició el curso en El Molinón tirado a la izquierda y respondió con dos goles. Seis días después le hizo a Víctor Valdés el 1-2 y forzó el 2-2 en esos cinco - diez minutos mágicos de la Real frente al Pep Team que le sirvieron para remontar un 0-2 adverso.

Todos estos goles también valieron puntos. El año pasado, tras el espectacular partido frente al Celta, no volvió a marcar hasta la manita de Mestalla. Allí marcó el 2-4 cuando el Valencia empezaba a apretar y tras sentar a Diego Alves aprovechándose de un rechace en una maravillosa jugada de la Real al primer toque.

Después le tocó ponerle el cascabel al gato el día de San Sebastián. Agirretxe anotó su cuarto gol de la temporada en enero metiendo la planta del pie a un grandísimo centro de Carlos Martínez para ganar al Barça, en el 90' y remontando otro 0-2. La historia de siempre, vamos.

Su siguiente víctima fue el Real Zaragoza. Aquella tarde que la Real volvió a vencer fuera de casa en la segunda vuelta por primera vez desde Cádiz 2010, Agirretxe anotó un gol de bandera que supuso el 0-2 para aquella naranja mecánica que fue el equipo realista en la primera mitad. 

Claro que su gol más especial llegó en el campo que más ganas le tiene. Ese campo que no le perdona que abandonara su cantera para volver a la del equipo de su corazón. Ese campo que se muestra orgullosa de su cantera y no hace más que robar jugadores de las canteras vecinas. Allí, en San Mamés, anotó Agirretxe su primer y único gol en La Catedral aprovechando un error garrafal de Raúl. Un gol de suerte sí, pero de esa suerte que hay que buscar. 

Ya con una Real en racha, Agirretxe volvió a marcar frente al Valladolid con otro soberbio
derechazo, muy parecido al de La Romareda pero colando el esférico por la escuadra de la meta vallisoletana. En Vallecas Agirretxe estuvo superlativo. Sus dos primeros balones acabaron dentro y el partido acabó 0-2, el mismo resultado que mostraba el luminoso para el minuto quince cuando el delantero de Usurbil ya había hecho de las suyas.

La Real recibió al Valencia el año pasado en un choque clave para lograr la cuarta plaza y Agirretxe estuvo sencillamente imperial. Dio la asistencia del 2-1 a Chory Castro tras una jugada de fantasía y su partido era de matrícula de honor hasta el minuto 85' pero es que en los últimos ocho - nueve minutos de juego anotó dos goles, uno a pase de Prieto y el otro con una vaselina maravillosa que es, sin duda, su mejor gol en Primera División. Tras dejar al Valencia a cinco puntos la Real quiso darle emoción a la lucha y tras perder en Getafe se dejó empatar en casa contra el Granada el día que Montanier innovó poniendo a Estrada de extremo izquierdo por Vela con el equipo nazarí volcado. Antes de eso, Agirretxe había hecho el 1-0 peinando una gran falta de Chory Castro y después, al filo del descanso el 2-1 con un remate de pecho, con el corazón que fue imparable.

Su último gol del año fue en Sevilla donde Agirretxe hizo el 1-2 tras un centro de Carlos Martínez rematado en postura acrobática. Frente al Real Madrid Diego López le sacó con una de las paradas del campeonato un derechazo suyo y frente al Deportivo en la 38 él generó la jugada del gol que acabaría marcando Griezmann y llevando a la Real a la Champions.

Agirretxe fue el primer canterano de la Real en marcar diez goles en el siglo XXI, es obviamente también el primero en repetir doble cifra de goles tras hacerlo también el año pasado. Ayer Agirretxe volvió a marcar y volvió a cumplir esa máxima que casi nunca falla, que si él marca se suman puntos. Para algo es el 9 del equipo.