Fútbol Internacional

UEFA Champions League, UEFA Europa League, UEFA Euro Cup y FIFA World Cup.

Ciclismo

Euskaltel Euskadi, Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia

NBA

Where amazing happens

Publicaciones

Guía de la Liga, de la Champions, de la Premier League

http://2.bp.blogspot.com/-k51HyyPEC94/UI0KWwLAr2I/AAAAAAAAE8o/QosLavkIT_o/s1600/2+copia+copia.jpg

domingo, 23 de febrero de 2014

RSO 3-1 FCB: El uno por uno



Bravo 4: Hizo una parada espectacular, sensacional y todos los adjetivos que se nos ocuran con el 2-1. Su mano valió mantener la renta y ganar el partido. Desvió a córner por si acaso un cabezazo de Zaldua que, como poco, iba al palo.

Zaldua 5: Sensacional partido del donostiarra no amilanándose ante Neymar y sus cien millones. Subió bien y en defensa fue un muro sacando faltas y protegiendo balones que se perdían por la línea de fondo. Complicado sentarle ahora mismo.

Mikel González 4: Salvó con el culo un más que probable 3-2 de Messi en su vuelta a la titularidad. Cumplió con nota pues el Barça apenas inquietó a Bravo.

Iñigo Martínez 4: Demostró una vez más el gran central que es cuando está centrado. Bien al corte, en la anticipación y con el balón en los pies.

José Ángel 4: Menos acertado de lo habitual en ataque pero mucho mejor en defensa sin concesiones a Pedro en ningún momento. Contribuyó a que el Barça no inquietara más allá de tres cuartos de campo.

Bergara 4: Decir que Markel se multiplicó, en su caso, es mucho. Y es lo que hizo. Estuvo en todos lados y en todos bien. Su actitud volvió a ser encomiable y no permitió circulaciones fáciles al Barça que hasta el 3-1 no tuvo el balón mucho más que la Real.

Elustondo 4: No sé si decir que se merecía este partido o que somos nosotros los que nos merecíamos que lo tuviera. Se descolgó, como siempre, con acierto y rondó el gol en varias ocasiones provocando el auto gol de Song. Se marchó ovacionado.

Canales 5: Cuando un jugador de su clase está con ganas se nota y tras la experiencia valenciana, Canales tiene hambre. Picado tras el partido de Copa tuvo sus mejores minutos como realista ayer siendo el canalizador de todo el fútbol realista. Participó mucho y siempre bien. Asistió a Song para el 1-0. Un toque de calidad.

Zurutuza 4: Estaba lento, perdía balones constantemente y hasta se resbalaba de repente. Era Zurutuza este 2014 hasta ayer. Ayer fue el colorado de siempre. Activo, a su ritmo y además con gol. Se asoció con todo el que pasó por su lado y siempre, siempre, lo hizo bien.

Griezmann 4: No hizo un gran partido pero la que tuvo fue para dentro y sigue siendo el tercero en la carrera por el pichichi. Me gustó el hecho de que se tocara el escudo con su gol. Carácter y orgullo realista.

Vela 4: Igual que Griezmann pero diferente. Estuvo en todas las jugadas de ataque y falló dos ocasiones que no suele fallar. Un auténtico dolor de cabeza para la defensa culé en todo momento. Está a un nivel que no envidia en nada futbolístico al 10 del rival de ayer.

Prieto -: salió para controlar el partido y se plantó solo delante de Valdés pero dio un pase inexplicable a Vela con la calidad que atesora.

Ansotegi -: Sin tiempo

Pardo: - para matar el partido

Arrasate 5: Cuando vi la alineación pensé lo mismo que todos: que se había vuelto loco incidiendo en el Markel - Elustondo pero le salió bien así que no se le puede decir nada. Un punto más a favor de una renovación que se ha ganado a pulso desde hace tiempo.


Lecciones de humildat, seny y valors



La Real pasó por encima del Barcelona de principio a fin. Desde el minuto 1 hasta el 93 y demostró las carencias de un Barcelona que lleva mucho tiempo sin estar bien. Los realistas tiraron de orgullo y apoyado por 30.000 fieles en esa caldera con pistas de atletismo que es Anoeta, borraron del mapa y bajaron de la parra a los creídos y consentidos jugadores del Barça que hace diez días se reían de Jagoba Arrasate en la Copa.

Ayer no hubo risas. Ayer Valdés no se reía, tampoco Xavi cuya cara viendo el meneo realista la guardaremos como oro en paño y mucho menos Alves quien repitió en el banquillo y no jugó ningún minuto. Se ha escrito mucho y muy malo de lo de ayer, porque parece que el partido lo pierde el Barça por rotar -resulta que Song y Bartra no merecen jugar porque Xavi está en el mejor momento de su carrera, claro- pero nadie dice que la Real tampoco salió con su mejor once, con su once de gala y es que ayer se ganó el segundo partido desde hace cuatro años en el que Elustondo y Markel jugaron juntos. El Barça pasó a la historia como el primer equipo que sucumbió en Anoeta al doble pivote formado por nuestros Zipi y Zape defensivos. 

Jagoba Arrasate se la jugó con ellos y debió tener un paraguas por si no salía bien, porque le iba a caer de todo, pero salió a la perfección. El equipo local le disputó la posesión al Barcelona y de la mano de un Canales espectacular, un Vela incisivo, un Griezmann tocado por los dioses y un chaval donostiarra de 21 años que secó a un brasileño que aspira al Mundial y que todavía no sabemos cuánto costó, se llevó una victoria que amplía a cinco la racha de partidos sin ganar de los culés en Anoeta. Guardiola no ganó, Tito tampoco y el Tata Martino, que se fue expulsado por insultar o empujar a Lumbreras tampoco.

Porque ayer el mejor ejemplo del partido fue Joseba Zaldua. Con el 31 a la espalda, Neymar debió imaginarse haciéndole todo al canterano pero ese chaval no se amilanó y se ganó a una grada que coreó su nombre por momentos. No se amilanó porque lejos de quedarse en su puesto defendiendo, Zaldua subió y provocó la amarilla de Piqué en el tramo final. Canterano y de la Real, Zaldua ha aprovechado a las mil maravillas cada minuto que ha tenido y ayer volvió a no quedarse atrás contra todo un Barcelona, contra Neymar ni más ni menos. No es que Neymar estuviera mal, es que Zaldua le secó. Supongo que Lopetegui estará siguiendo de cerca sus evoluciones y pronto llamará al lateral realista con la sub 21. No hacerlo sería extraño.

La Real fue tan sobrada que las dos piezas que más nos hacían dudar a todos antes del partido -Elustondo y Zurutuza- fueron dos de los más destacados. Así, sin más. Elustondo provocó el gol en propia de Song, lo celebró como propio pero me jugaría algo a que no toca el balón. Pero bueno que da igual, entró, le aplaudimos y, por primera vez desde agosto contra el Getafe, Elustondo demostró algo parecido a lo que prometió durante años. Contra el Getafe estuvo más suelto con balón, ayer supo sufrir y le tocó la labor oscura aunque él subió como siempre. Estuvo cerca de remachar un zurdazo de Vela desde la derecha y participó en la jugada del tercero descolgándose. 

Zurutuza empezó la temporada como un tiro y fue clave en el pase a la Champions que se certificó ya desde Lyon. Dio el inicio de la jugada del 0-1 en Gerland con un toque sutil y de crack y el inicio de curso fue de los mejores. Luego empezó su carrusel de lesiones y el talento del colorado se diluyó en un mar de dudas, estaba (más) lento y no terminaba de entrar pero ayer se salió. Lo bordó. Y acabó marcando. Acabó marcando por fe, por garra y por creer más en el pase al hueco que la propia defensa culé. Fue objeto de un claro penalti de Valdés pero dio igual, el balón estaba dentro, Zurutuza en el suelo riéndose de haber sido atropellado y la afición gritando y agitando bufandas.

Porque Anoeta ayer sí fue una caldera. Dieron igual las pistas, dio igual que viniera Borbalán con quien solo hemos ganado tres partidos y que fue decisivo para que solo empatáramos en Getafe, dio igual el gol de Messi en el primer tiro del Barcelona entre los tres palos y dio igual todo, absolutamente todo. Estaba escrito que se iba a ganar y se hizo, sin un gol en el 93 para que ellos dijeran que hubo suerte, sin jugadas polémicas para que se quejen los que nos robaron la final de Copa. Porque leo que el tercer gol es en fuera de juego y me descojono. Además del ser del Barça no tienen ni idea de fútbol. Qué pena.

La Real ganó y no quiso reirse de nadie, porque no vendemos valores pero los tenemos, no vendemos humildamos pero somos humildes y no vendemos ser más que un club pero ayer se donó un euro por cada uno de los 30.000 que estuvimos en Anoeta a las víctimas del incendio de Trintxerpe. Nosotros sí somos un club especial. Y pagamos impuestos. 

lunes, 17 de febrero de 2014

MGA - RSO: Donde todo comenzó



La Real vuelve a La Rosaleda, un estadio en el que no ha perdido en sus cuatro últimas visitas y donde comenzó a gestarse la impresionante remontada que le aupó al cuarto puesto de la clasificación el año pasado. La temporada pasada el equipo de Philippe Montanier llegó al campo malagueño tras perder frente Atlético y Espanyol en casa y rascar un empate en Zorrilla y al jugarse el sábado a las 22:00 horas, en el momento en el que comenzó el choque los realistas estaban en puestos de descenso con los partidos ya jugados.

Pero eso duró un minuto. Lo que tardaron Chory, Ifrán y Vela en trenzar una magnífica jugada que el mexicano empujó a la red. Precisamente Ifrán es la novedad en una lista de la que se cae Agirretxe por lesión y Carlos Martínez -aparentemente por decisión técnica aunque el lateral de Lodosa hace tiempo que arrastra molestias-. Zaldua ocupará su lugar una vez más. El hueco de Agirretxe pueden ocuparlo Seferovic que no parece que vaya a hacerlo, Chory Castro o incluso Sergio Canales que ayer cumplió 23 años. El cántabro apunta a titular pero la duda es si lo hará por Xabi Prieto o por Agirretxe.

Tras caer en las semifinales de Copa con los escandalosos arbitrajes y a una semana vista de recibir en Anoeta a todos los culés que se rieron -laSexta les cazó in fraganti- tanto de la Real como de Jagoba Arrasate, los realistas quieren redondear una jornada que les ha salido de perlas con las derrotas de Villarreal y Athletic para acercarse a cuatro puntos de la zona de la Champions que ocupan los vecinos. 

En Málaga comenzó todo y hoy, también en Málaga, comienza la lucha contra el crono por llegar a la cuarta plaza que por plantel este equipo merece. Ya sin Copa ni ningún otro tipo de distracción, la Real tiene que centrarse al 100% en conseguir repetir la cuarta plaza del año pasado y volver a vivir otro playoff en verano y otra Champions el año que viene. 

jueves, 13 de febrero de 2014

El orgullo de una provincia



Hubo un tiempo en el que ver al Barça en Anoeta iba acompañado de un circo de camisetas culés por Donosti. Cientos de camisetas de donostiarras cosmopolitas que eran del Barça porque claro, ganaba trofeos y la Real no. Eso ha cambiado y ayer quedó claro que el equipo de la ciudad condal juega en territorio comanche cada vez que salta al césped de Anoeta.

A poca gente, por no decir ninguna, le hicieron gracia ciertas actitudes visitantes como las constantes pérdidas de tiempo o parones del juego, las quejas por las dos amarillas que sacaron -que la de Fábregas era de roja directa pero claro, juega en el Barcelona- y eso que Jagoba dijo que sintió como faltas de respeto. Pues sí, yo también las sentí. Tacones, rondos y demás tonterías se las pueden ahorrar los culés para la semana que viene en la que, ojalá, el Manchester City les pase por encima.

La afición apoyó a la Real desde el primer momento y Anoeta era lo más caldera que puede ser un estadio de atletismo. Igual dentro de tres años sin pistas es otra cosa. Hasta entonces seguiremos jugando allí, con pistas, con nuestro escudo y nuestro orgullo.

El orgullo queda intacto porque ni siquiera ayer el Barça fue capaz de ganar a la Real que ni mucho menos hizo un gran partido. El equipo fue intenso a ratos pero en ningún momento asedió al Barcelona y en la primera parte salvo un centro de Zaldua -vaya centro por cierto- que Vela no atinó a pinchar bien no hubo peligro. ¿A qué vino el empujón del 22 del Barcelona al mexicano después de esa jugada? ¿Dónde estaba mirando Bakero el comentarista que luego dijo que Alves ya no provocaba y ya no hacía gestos?

La jugada clave para el ímpetu realista pudo llegar en el minuto ocho. Sin casi tiempo para jugar por el monopolio culé del esférico, la Real hiló una buena jugada en la que Xabi Prieto dejó solo delante de Pinto a Seferovic con Griezmann llegando por el otro lado para empujar el balón y dejar por delante 82 minutos de batalla. Pero el linier de Teixeira se equivocó. A favor del de siempre, claro. El Barcelona, equipo llorón como el Madrid en los últimos tiempos, lleva cuatro partidos sumando errores arbitrales a su favor mientras la Real fue ultrajada en el Camp Nou y ayer, simplemente, no le dejaron ni acercarse a la remontada.

Claro que luego el equipo se vio superado sí. Pero esa jugada cambiaba todo. Igual que cambiaría la historia que Mascherano -qué casualidad que sea él- hubiera visto la amarilla en la primera jugada del partido en la que se llevó puesto a Vela. Aunque claro si tampoco vio la amarilla Piqué por un claro agarrón al mexicano tratando de cortar una contra que siguió Griezmann y la escalofriante entrada de Cesc a Canales fue solo amarilla...¿cómo iba a sacarle amarilla al argentino solo por eso?

A ratos el equipo pareció superado por la situación, eran conos en el rondo del rival pero el orgullo llevó a que la conexión de tres zurdos como Canales, Chory Castro y Griezmann acabara con un golazo, uno más y ya van 19 este año, del galo de la Real.

No sé qué decir de la pitada ElustondoSe la merece desde hace tiempo. A pesar de no ser el culpable de la campaña que genera aversión sobre su persona, su actitud dentro y fuera del campo le hacían merecedor de esto. Tuvo poco ojo Jagoba dándole entrada a él porque sabían hasta los chinos -los de Badiola- que le iban a pitar. La eliminatoria estaba perdida y en lugar de dar entrada a Pardo e ir a cuchillo dio entrada al culpable de que la eliminatoria estuviera tan cuesta arriba desde la semana pasada. Pues pasa lo que pasa.

Me gustó que Jagoba apelara al orgullo. El orgullo no se vende y está por encima de muchas cosas. De que bajemos a Segunda, de que un canterano se atreva a mancillar el buen nombre de Aranburu comparándose a él para, poco después, apuñalar a la afición por la espalda. El orgullo de Zubieta se quedó a las puertas de una final 26 años después. El año que viene, se vaya quien se vaya, volveremos a intentarlo y con un poco de suerte en el sorteo -porque sí, no es sorteo puro- podremos evitar a Madrid y Barcelona hasta la final. Entonces será otra cosa.

RSO 1-1 FCB: El uno por uno



Zubikarai 5: Sin saber si puede hacer más en el gol -creo que sí- su parada a Fábregas tras despejar otro disparo es antológica. Sale reforzadísimo de la Copa del Rey tras firmar dos partidazos frente al Barcelona tanto en la ida como ayer.

Zaldua 4: Iniesta fue uno de los mejores pero tuvo que apartarse de su zona natural para crear porque delante estaba Zaldua y no podía con él. Otro gran partido del lateral donostiarra que crece a pasos agigantados.

Mikel 3:Ningún error reseñable, el Barça desnudó a la defensa en ocasiones pero ni mucho menos fue su culpa. Mejor que otros partidos de esta temporada.

Ansotegi 3: Igual que Mikel. Bien por arriba y sin complicarse con el balón.

José Ángel 0: El gol que mata la eliminatoria viene por un mal pase suyo, un mal pase que no puede dar nunca, hacia el centro y con el equipo replegando tras un ataque a favor.

Gaztañaga 5: Otro partidazo del de Andoain. Le da igual quién se ponga por delante, quién le presione, juega con la misma tranquilidad siempre. Da sentido a cada balón que pasa por sus botas. Hay futbolista para muchos años en él.

Zurutuza 3: Se le vio sobrepasado por el control del rival y no terminó de morder en la medular. Se le nota falto de ritmo.

Prieto 3: Dejó solo a Seferovic en la jugada que pudo devolvernos a la eliminatoria. Tan intermitente como siempre y dejando detalles, también como siempre.

Griezmann 3: Marcó un gran gol pero estuvo mal en la anterior ocasión que tuvo y en la que debió servirle el gol en bandeja a Seferovic. Vuelve a ser más gris en los partidos grandes.

Seferovic 0: Desespera su actitud. Deambula por el campo y no es ni la mitad de generoso que Agirretxe en el esfuerzo. Tiene un talento fuera de toda duda pero su actitud dista mucho de la necesaria.

Vela 4: Objeto de constantes faltas y capaz de aguantar el balón ante tres rivales que le agarran. Talento puro. Si llega a entrar su gol se cae Anoeta y la Real habría creído. Una pena que diera en el palo. No debe ser fácil jugar el partido de ayer siendo consciente del robo perpetrado contra tu equipo en tu persona una semana antes pero él se sobrepuso. Como los mejores.

Chory Castro 3: Una asistencia que es una muestra más de su indiscutible calidad. Debe jugar más.

Elustondo -: ni mal ni bien. Elustondo. Se llevó la pitada para la que llevaba opositando años.

Canales 3: Detallazo en el origen del 1-1 y salvó el pie por saltar en la entrada de Fábregas.

Arrasate 3: Eché de menos a Agirretxe por Seferovic, eché de menos la aptitud del '9' realista por arriba donde sufre el Barça, eché de menos a Pardo para el balón parado donde, también, sufre el Barcelona. Me gustó su orgullo pero le faltó tacto, no debió poner a Elustondo y sí a Ros o a Pardo. Tuvo con Zubikarai el respeto que no tuvo con Ros, por ejemplo. 

miércoles, 12 de febrero de 2014

No faltéis, todos a Anoeta


 Escribo esto a 21 horas de la histórica cita que mi equipo jugará esta noche. Y lo escribo a más de 400 kilómetros de mi asiento, de mi casa, de Anoeta.

Igual que Griezmann, yo tampoco había nacido la última vez que la Real jugó una semifinal de Copa y cuando era pequeño escuchaba a esa gente que se quejaba porque la Real quedaba octava. Solo octava, decían. Se echó a Irureta por ser triste...justo antes de ponerse a los mandos del Superdepor.

Los recuerdos más bonitos que tengo de la Real se dividen en cuatro temporadas diferenciadas por diez años. Casi nada. El 1 de junio de 2003, el día que Jauregi se metió aquel gol en propia frente al Valencia me repetí mil veces que para saber ganar había que saber perder y que la Real volvería a luchar un año después por la Liga y se alzaría con el título...como pasó el año anterior del gol de Zamora. Un gol que, obviamente no viví, pero que me pone los pelos de punta cada vez que lo veo.

Tras aquella fatídica noche de Vigo en la que cumplí 13 años cinco minutos antes de que se acabara aquel 3-2 que nos dejó sin Liga, la Real no volvió a luchar un título pero vino la Champions y, al menos, pude ver a la Juventus de Turín en Anoeta. Cuatro años después y con Bakero, Lotina y todos los innombrables de Denon Erreala en las oficinas y banquillo de Anoeta, viví con emoción y casi ansiedad las horas previas al partido del Racing. ¿Cómo íbamos a bajar? Pues de aquella manera, de la más cruel que nunca se pudo imaginar. Porque aunque bajamos en Valencia, para mi la Real bajó en Anoeta cuando Savio falló ese penalti, cuando salimos llorando.
Solo he visto un título de la Real desde que nací y es el único que nunca quería que mi equipo ganara: La Segunda División. Fue, una vez más, el día de mi cumple cuando contra el Celta, pero en Anoeta, se ganó y se subió.

El año pasado viví la histórica temporada de la Real desde lejos, desde muy lejos. Vi en Anoeta las victorias frente a Celta y Zaragoza. Y nada más. Absolutamente nada más. Ah bueno, estuve en Getafe el día que perdimos el único partido de toda la segunda vuelta. Por eso karma te escribo a ti. Me lo debes.

La Real necesita un 2-0 y la prórroga, un 3-0, un 4-1, un 5-1...y lo merecemos. Porque hemos sufrido muchísimo en los últimos diez años. Y a ti, realista que piensas que son las 22.00 horas de la noche, que hará un frío del carajo y todas las excusas tan giputxis que se te pueden ocurrir. Vete al campo. Hazlo por ti, por la Real y por mi. Y por los miles de realistas que viven fuera de la provincia y que tendrá que conformarse con escuchar a Bakero comentar el partido entre su Barça y mi Real. Nuestra Real.

Aprovecha que el partido es las 22.00 horas para ir a recibir al equipo. Merece la pena, de verdad que lo merece, no te vas a arrepentir de estar ahí los cinco minutos que dura ese mágico momento. Vete y anima y aunque haga frío aplaude y grita. Anoeta tiene que ser una caldera. 

Estamos a un paso de una final y con la difícil tesitura de un verano en el que va a volar más talento del que va a aterrizar en Zubieta. Esta generación merece una final y yo también. Aunque no esté, estaré, sufriendo, animando, mordiéndome las uñas. Vamos Real, un pasito más, entre todos podemos.

Para acabar y por si no lo has visto, el vídeo de la Real. Emociona como pocas cosas. Casi tanto como los recuerdos que tengo de Manchester. Emoción a flor de piel. Dos colores y un sentimiento. Txuri urdin. #NoFaltes



jueves, 6 de febrero de 2014

González Bis, Iñigo y Elus, siempre Elus



Que González González puede decantar la balanza en contra de la Real es algo que cualquier persona asumía ayer a las 21:59 horas de la noche. Le conocemos y sabemos lo malo que es. Tantos fallos hacia el mismo lado no parecen casualidades, claro. El Camp Nou, igual que el Bernabéu y el Calderón, e incluso San Mamés, es de ese tipo de campos en los que pasan cosas raras. Goles en fuera de juego, penaltis inventados en contra y no señalados a favor...pues eso. 

Que a Iñigo se le puede ir la cabeza y mandar a tomar por culo al árbitro, algo tan evitable como comprensible en el momento, también se podía dar y por último lo más factible: que Elustondo la liara era factible, muy factible. 

Lo que no podíamos imaginarnos era que esas tres cosas se iban a dar de golpe y que todo pasaría en un minuto. González González, mezquino y rastrero como pocos, no quiso expulsar a Busquets por mandarle a tomar por culo, tampoco quiso expulsar a Mascherano como consecuencia del claro penalti que el argentino cometió sobre Carlos Vela y más adelante, en la segunda parte, tampoco quiso sacarle la segunda amarilla a Busquets, ni siquiera pitó la falta, cuando el pivote del Barcelona llegó más tarde que Vela a un balón dividido y le dio una patada sin balón al mexicano en el tronco superior. Lo dicho, este sujeto, que fue de los pocos que no vio en Anoeta falta cuando Zigor Goikuria le rompió la tibia y el peroné a Iñigo Díaz de Cerio, la volvió a liar. Tampoco vio falta cuando Gregory Arnolin le rompió la nariz a Zurutuza en el 5-1 al Sporting. Obviamente el central francés no fue a hacer daño al colorado pero que la falta era como un piano lo vieron todos. Bueno, él no.

Ayer dio una lección de cómo dirigir un partido. Dirigir que no arbitrar. Le faltó pitar un penalti en contra para culminar su canallada que llegó a sacarle una tarjeta a Eñaut Zubikarai por perder tiempo. Lo que faltaba. Fue raro que no pitara el penalti de Carlos Martínez cuando un centro le dio en el brazo en el tramo final. Era su guinda.

No menos desacertado estuvo Elustondo. Cuando supimos que iba convocado muchos temimos por la eliminatoria porque el gran Gorka I de Beasain no va convocado porque sí, va para jugar. Y jugó. En el 1-0 pudo hacer más pero era mejor quejarse por un fuera de juego que él mismo rompía en vez de tirarse al suelo con todo para tapar el tiro de Busquets. Ni que esto fuera una semifinal de Copa del Rey.

Claro que lo peor estaba por llegar. Hasta hoy cuando preguntaban por qué no querían a Elustondo, además de sus lesiones, muchos hablaban de su vida nocturna, de su afición por Bataplán, del Gabbanazo de hace dos años y del Castillazo, cuando Xabi Castillo fue detenido borracho la semana previa del derby...conduciendo el coche del Lampard de Beasain. Deportivamente había y hay motivos. Elustondo es poco intenso, juega de pivote y pierde su posición porque siempre quiere meter su golito, llega más de lo que contiene y destruye el fútbol de su equipo más que el del rival. Lo dicho, una joyita.

Ayer dio una lección más. El gol de Zubikarai es mala suerte, no podemos obviarlo pero claro, la mala suerte, igual que la buena, hay que buscarla y Elustondo llama a sus puertas a golpes. ¿Qué clase de jugador puede despejar ese balón hacia el centro de donde viene la jugada? Fue Zubikarai pero perfectamente pudo ser Alexis el objeto del rebote que llevara el balón a la red. Él y solo él podía hacerlo. Cuando parecía complicado fallar más, Elustondo nos sorprendió a todos. 

Lo de Iñigo es difícil de analizar. Es difícil porque soy consciente de que yo habría hecho lo mismo. Un minuto antes ves un penalti claro que además era roja y te molesta. Te meten un gol y se te calienta la boca. Tienes que evitarlo y es un gran fallo sí, pero lo entiendo. Tiene sangre. Es de los pocos que la tiene.

Iñigo es internacional pero se le olvidó el pequeño detalle de que ayer representaba a la Real y que con ese escudo sobre el corazón no se le permite mandarle al árbitro a donde tenía que irse. Otra cosa es que lo haga Busquets que lo hizo pero no pasó nada. El pivote culé lo hizo, además, protestando una amarilla tan clara como la falta que cometió sobre Zurutuza. Lo dicho, mucho fútbol y más cara.

Xavi e Iniesta protestan la clara expulsión de Piqué en Anoeta
Hoy escribe Mikel Recalde y tiene razón, que la imagen macarra del Madrid de Mourinho, Coentrao o Pepe le ha venido de cine a un Barcelona que a cada falta, rodea al trencilla con tres o cuatro jugadores pidiendo su justicia. La mala fama la cargan en Madrid no sin razón, pero el Barcelona maneja el otro fútbol tan bien como Pepe o Ramos.

Para acabar no me voy a callar lo que pienso del Camp Nou. Ayer estuve a punto de dormir vestido del Manchester City y deseo mucho más que antes del partido que los citizens eliminen a los culés en la Champions. Hablan de los valors del Camp Nou y no puedo hacer más que reírme de un público poco entendido como ese. El campo del Barcelona está lleno de asiáticos que van al campo con prismáticos y con cámara de fotos y ayer los pocos culés de verdad, que alguno habrá, pitaron a Vela al ser sustituido y más con Canales cuando debutó con la camiseta realista. No olvido que dedicaron cánticos de 'Tamudo muérete' al delantero catalán cuando jugó allí con la Real y diré lo mismo que ayer, tanto que hablan de seny, pit i collons...pues eso.

Atraco en el Camp Nou



La Real Sociedad cae 2-0 tras un gol de Busquets y un autogol de Eñaut Zubikarai que Elustondo difícilmente explicará en su vida. El '4' realista volvió a desquiciar a todos los aficionados que siguen sin ver en él un jugador apto para la plantilla del equipo.

Jagoba Arrasate salió a defender y el planteamiento, aunque cuestionable en cuanto a intención, salió perfectamente hasta el minuto 43. Hasta el momento en que Sergio Busquets empuja a la red ante la pasividad de Elustondo, el Barça había tenido ocasiones aisladas y la Real una muy clara en las botas de Griezmann nada más empezar y otra de Vela en la que fue objeto de un claro penalti que González González no quiso pitar.

Además de obviar la pena máxima, se penalizó a Vela por ser honrado y no tirarse a pesar del agarrón, el innombrable trencilla que no pitó falta cuando Zigor Goikuria le rompió la pierna a Iñigo Díaz de Cerio, no quiso sacarle la segunda amarilla al argentino que había visto antes una por otra fea entrada a Vela. Tampoco admitió que hubiera cometido la infracción. Faltaría más.

El partido se rompió cuando después del gol de Busquets, el árbitro tuvo con Iñigo Martínez los bemoles que no tuvo con Mascherano y expulsó al central vizcaíno por protestarle un penalti que hasta el propio cental realista debió ver claro a pesar de la distancia. Con 1-0 en contra y con Iñigo Martínez de camino al vestuario el escenario se antojaba complicado pero Zubikarai aguantó al equipo con sus paradas hasta que ese señor llamado Gorka Elustondo y que juega por decreto en la Real Sociedad le regaló el 2-0 al rival.

Un tiro al palo le dejó el balón franco al Lampard de Beasain que no quiso meter el gol directamente pero sí despejó hacia el centro -error gravísimo que se aprende cuando jugamos todos en La Concha en quinto y sexto de primaria- con la mala suerte que va unida a su figura, de dar en Zubikarai y ser el segundo.

El meta ondarrutarra cuajó un partido sobresaliente, el mejor desde aquella noche de Mallorca y no se merecía que en la hemeroteca quede que estuvo ahí en el gol en propia puerta más surrealista de la historia. Bastante tenía con el gol del Chory Castro.

Entre el error de Elustondo y el asqueroso doble rasero de González - González a la Real solo le queda la épica en Anoeta y queda un sabor amargo de lo que pudo ser y el árbitro no quiso que fuera. Con un penalti a favor y un jugador más, el partido se ponía totalmente de cara, con un jugador menos y un 1-0 en contra en el Camp Nou solo faltaba que Elustondo hiciera de las suyas..y lo hizo. Ya solo me faltaba escuchar a Dani Alves diciendo tonterías en la Cope. Me callo lo que pienso de él. Me callo. 

miércoles, 5 de febrero de 2014

Zaldua, Gazta y la hora de las estrellas



Los grandes partidos suelen estar destinados a los mejores jugadores, pero muchas veces son los actores secundarios los que te dan ese plus para ganar o para estar ahí. Esta noche es la hora de Griezmann y Vela pues ellos son las estrellas del equipo, de Xabi Prieto porque porta el brazalete desde hace un par de años y de Joseba Zaldua y Jon Gaztañaga.

No hay que cargar la responsabilidad sobre ellos, lo sé pero no puedo evitar ver en Gaztañaga detalles que me encantan. Lo mismo me pasa con Zaldua. De Gaztañaga se venía hablando desde hace tiempo y una lesión retrasó su progreso natural que no era otro que llegar al primer equipo. Zaldua fue quemando etapas callando y sin hacer ruido y cuando más falta hacía un lateral aparece uno que no es un parche, que cumple a las mil maravillas como ha demostrado en cada oportunidad que ha tenido.

El pivote de Andoain será vital en el choque frente al Barcelona. Sin Markel Bergara por lesión, y esperemos que sin Elustondo por motivos obvios, el canterano de la Real tendrá que ahogar la zona de creación del Barcelona algo que hizo excelentemente en Villarreal y de manera notable hasta que el equipo se deshizo, el pasado domingo en el Calderón.

A Zaldua le tocará bailar con las más feas porque cuando el equipo rival llegue a su zona ahí estarán Alexis, Messi, Pedro o Tello pero saldrá del paso con atrevimiento y sin cortarse un pelo, como ha venido haciendo en los partidos que ha jugado.

El fútbol ha querido que la mejor generación de la Real de los últimos años esté a las puertas de una final y siguiendo el esquema habitual, el gol que nos diera al pase debería ser marcado por Griezmann, pero nunca se sabe quién puede darnos más, ese puntito de suerte que hace falta en los partidos importantes. Ese puntito que Griezmann dio en Riazor y en Gerland...y también el día del ascenso cuando fue objeto de un claro penalti que supuso el 1-0 para la Real.

Zubikarai estará bajo palos y si bien, como la mayoría, prefiero a Bravo, el meta ondarrutarra ha cuajado notables actuaciones en la Copa del Rey por lo que se adivinaba su participación desde el pasado miércoles que se eliminó al Racing. No es menos cierto que Claudio Bravo merece jugar un partido tan importante, claro. El chileno llegó al equipo siendo suplente y se hizo con la titularidad. A pesar de ser claramente superior a Riesgo llevó la suplencia en Segunda sin levantar la voz y después de ese año en blanco ha sido de los mejores año sí y año también hasta convertirse en uno de los mejores porteros de la Liga BBVA. 

Tanto Griezmann como Vela serán vitales, Prieto tendrá que lanzar las contras pero Gaztañaga tiene que ser quien ahogue a los cerebros culés y estoy convencido de que puede hacerlo. En esa labor tan poco agradecida, estará ayudado por Javi Ros y si algo es seguro es que ambos son los mejores del equipo, no estando Markel claro, para ahogar al rival. Zaldua sufrirá pero seguro que dará ese plus en ataque que no está pudiendo dar Carlos Martínez en los últimos partidos.

Ha llegado la hora que todos queríamos, la hora en la que la Real vuelve a jugarse títulos. Ha llegado nuestra hora, nuestro momentum, hay que aprovecharlo. Esta generación lo merece.