Fútbol Internacional

UEFA Champions League, UEFA Europa League, UEFA Euro Cup y FIFA World Cup.

Ciclismo

Euskaltel Euskadi, Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia

NBA

Where amazing happens

Publicaciones

Guía de la Liga, de la Champions, de la Premier League

http://2.bp.blogspot.com/-k51HyyPEC94/UI0KWwLAr2I/AAAAAAAAE8o/QosLavkIT_o/s1600/2+copia+copia.jpg

miércoles, 24 de septiembre de 2014

¿Qué hacer cuando ya no hay ilusión? #RealSociedad



La Real visita esta noche al Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Hace dos años conseguimos allí una victoria agónica -de las que cuestan infartos si uno tiene ya una edad- en la jornada 36 de la temporada de Montanier. Pero ya nada es igual.

Jokin Aperribay y Loren se gastaron 25 millones este verano en traer a Finbogasson y en que Vela y Granero continuaran en la plantilla realista. Pero no hay, ni siquiera, ilusión. Porque visitamos Sevilla y la sensación es que no va a pasar nada bueno. Igual que el año pasado cuando fuimos a Sevilla ocho días después de ganar al Barça pero sabiendo que el batacazo que se venía iba a ser importante. Y se vino.

Porque Jagoba I, el que prefiere un aquapark a París le planteó al Sevilla un partido como le planteó al Barça. El día que Elustondo partió de volante y acabó falso nueve, la Real solo tiró una vez a portería por medio de Canales. Y todo eso una semana después de pasar por encima del Barcelona. ¡Del Barcelona! 

Uno recuerdo el baño táctico de Emery a Arrasate ese día y,de repente, le apetece ponerse a doblar calcetines a eso de las 22:00 horas. Porque la Real ha destruido la ilusión de un gran año en poco más de dos meses. Primero fue el Aberdeen, después el Eibar y el Krasnodar y finalmente la Unión Deportiva Almería. 
Uno recuerdo el baño táctico de Emery a Arrasate ese día y,de repente, le apetece ponerse a doblar calcetines a eso de las 22:00 horas.
Que se puede hablar de mala suerte el domingo, que no todos los días vamos a tirar tres veces a los palos pero el concepto va más allá. La Real tenía que ganar al Almería por lo civil o por lo criminal, porque era, es y será mejor, porque ha gastado mucho y porque jugaba en Anoeta. Y no salió nada. La gente se quedó atónita y ni siquiera pitó. 

La ilusión en el fútbol es un castillo de naipes. Extremadamente complicado de levantar pero fácil de destrozar. Porque somos la Real. Porque ahora con 0-2 en contra vemos que se puede levantar pero no hace tanto tiempo -quizás nunca me abandone esa sensación- cuando la Real se ponía con dos goles por delante veía el peligro ahí al lado. Porque una tarde de abril de 2003 cuando Portillo batió a Westerveld Anoeta seguía celebrando el 4-2 pero a algunos se nos aparecieron fantasmas. Años después la Real desperdició tres o cuatro veces una renta de dos goles llegando al punto de marcarse un gol en propia puerta en el tiempo extra en Santander para tirar por la borda un 0-2. Según mi recuerdo -borroso- aquella tarde Mikel Alonso se hizo un Elustondo y despejó al cuerpo de Riesgo para el 2-2. Algo así.

Por eso lo del castillo de naipes. Fui muy escéptico con Montanier pero sus resultados quedaron ahí. Los buenos y los malos. Que conste. Que el galo nos dejó cuartos pero nos privó de ver a Pardo acompañando al de Mutriku porque se empeñaba en poner a Bergara a su lado. Pero la cosa es que ahora Montanier es añorado en Donosti.

Añorado porque lo que tardó año largo en construir Jagoba lo ha destruido rápidamente. Porque a algunos les valía con ser séptimos cuando el equipo podía ser cuarto. Más aún viendo quién era el rival y el morbo que tendría ir en la jornada 37 allí con algo en juego. Pero dio igual. Se escudaron en el cansancio por las tres competiciones cuando la segunda la dejaron de lado en noviembre y desde que se ganó al Barça la lista es terrible. 20 puntos en 17 partidos un equipo que ha contado con Bravo, Iñigo Martínez, Pardo, Canales, Granero, Prieto, Vela, Griezmann, Agirretxe y Chory Castro. 20 en 17. 
El año pasado jugamos Champions y parece que ha llovido muchísimo.

Solo ellos podrán generar una mínima parte de esperanza semejante a la de hace no tanto. El año pasado jugamos Champions y parece que ha llovido muchísimo. Ya se avisó en verano de las carencias del plantel realista pero, como tantas veces, se tachó de talibanes a quienes no veíamos apropiada la plantilla confeccionada por Loren. Una vez más, y creedme cuando os digo que me apena, tuvimos razón. 

PD: Se cree Arrasate que ayuda a Zubikarai ratificándole tanto pero cuando el meta falla sistemáticamente en todos los partidos, no hace ninguna gracia que lo haga como en su momento tampoco gustó su: "Van a jugar Zubikarai y diez más". Y es la fórmula para mañana. Así que...vayan buscando calcetines que doblar. 

La Champions, un sueño Real from Eneko Picavea on Vimeo.

lunes, 22 de septiembre de 2014

@ChoryOfficial mató a Kennedy #RealSociedad




No lo sabéis, pero Gonzalo Castro Irizabal, Uruguay 1984, fue el responsable del asesinato de Kennedy, es el culpable del hambre en el mundo y además, tiene en su casa refugiado a Elvis Presley que huye de su tortuosa vida como estrella. Por eso es suplente en la Real Sociedad.

Desde que Montanier implantara un sistema que funcionaba -y enamoraba-, nadie discutía que Antoine Griezmann tenía que ser el que jugara en el flanco izquierdo de la línea de tres medios ofensivos por detrás del punta. No ya por nombre o proyección, sino por sus características. Hombre de banda, vertical y con gol, el de Macon se hizo amo y señor del carril izquierdo de la Real, un carril que no tenía un dueño fijo desde que otro ilustre canterano como Javi De Pedro demostrara domingo sí y domingo también la mejor zurda de la historia de la Real Sociedad.

Con Griezmann ganando cosas en el Atlético de Madrid -un título, jugar Champions de nuevo, un entrenador y un club exigentes-, la lógica dictaba que Chory Castro debía ser titular. Claro que llegó Jagoba Arrasate a cambiar el sistema que funcionaba para que no le dijeran que sus méritos eran por la herencia recibida. Quiso poner su granito de arena y acabó enterrando al equipo bajo una duna y eliminado por un Krasnodar que en la Liga Española no se distanciaría mucho del tren inferior de la tabla.

Chory Castro llegó a la Real Sociedad en el verano de 2012 y todos, digo más, TODOS, coincidimos en que su fichaje era un grito de esperanza. Una muestra de que en los despachos de Anoeta se quería aspirar a más. Precisamente que el charrúa fuera el jugador número doce era la mejor noticia de la Real de Montanier. No porque fuera suplente sino por lo que significaba que un hombre de su nivel fuera suplente. La Real aspiraba a lo más alto. Y lo hacía de verdad.

Ya con Jagoba, Castro fue cayendo y la manía persecutoria que le debe tener él no sabemos debido a qué, le dejó sin Mundial de Brasil. Porque jugando Champions en un equipo con aspiraciones -que algún día las tuvimos a pesar de Arrasate- el charrúa habría defendido la celeste en Brasil. Pero bueno, ya no se puede hacer nada al respecto.

Pero ahora sí. En el rombo Chory Castro empezó de titular porque Vela estuvo lesionado. Pero empezó titular de nueve y la gente comenzó a decir que no rendía, que se desinflaba y que aparecía poco. Tenían razón. Pero Chory también tenía una razón. En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson. Un puesto que el charrúa no ocupaba desde que le entrenara un tal Martín Lasarte y más aún, desde que compartía línea de ataque con un tal Luis Alberto Suárez. Uno que ha costado 80 millones este verano.

En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson


Chory Castro se hizo un nombre en el Mallorca jugando en la banda. Pegado a la cal, centrando y marcando goles a balón parado. Que Chory Castro sea suplente a día de hoy en el 4-2-3-1 de la Real es como si -salvando las distancias- De Pedro hubiera sido suplente en la Real de Denoueix para que Aranburu jugara en banda. Que Aranburu jugó en banda con Amorrortu y no lo hizo mal...pero porque no había otro.

Es lo que pasa con Canales. Sergio Canales puede actuar de pivote adelantado y, de manera muy puntual, e banda pero su puesto es el de enganche. Ahí es donde se encuentra cómodo y donde su calidad aparece para marcar las diferencias. Y si tiene que sentar a una institución como Prieto se le sienta y no pasa nada. Lo que está claro es que Aranburu no podía sentar a De Pedro igual que sucede ahora con el cántabro y Chory Castro. Aunque muy bueno en lo suyo -tiene un talento fuera de toda duda- Canales se ahoga en la banda. Igual que Pardo en el ya innombrable rombo de Arrasate, por cierto.

Lo peor de los pocos minutos del Chory Castro no es que sean pocos. Es que pase lo que pase, lo haga bien o mal, llueva, nieve o haga sol, el charrúa es habitual suplente. Fue el mejor en Vigo en la segunda mitad y salió desde el banquillo ayer. Cuando repitió siendo el mejor. Casualidades o no, para otros es más fácil ser titulares. Agirretxe vio puerta en Vigo y apareció en el once ayer contra el Almería. Que jugó muy bien, pero que si él merece ser titular el Chory tanto o más. 

Loren ya tiene culpa #RealSociedad



Con los acertados fichajes de Vela y Chory Castro, más las dos cesiones de José Ángel, la incorporación de Canales y Granero, el Director Deportivo de la Real Sociedad había abandonado el disparadero. Pero vuelve a estar en boca de muchos por lo de siempre: cuando arriesga le sale mal.

Lo de Arrasate suena a cuando se fue a la liga de Colombia a por ese 21 que llamaban 'Calidoso'


Porque arriesgar con Vela era un pequeño riesgo. Estaba estancado pero tenía 23 años. Arriesgar con Seferovic le salió mal pero se puede asumir porque el chaval potencial tenía de sobra pero lo de Arrasate suena a cuando se fue a la liga de Colombia a por ese 21 que llamaban 'Calidoso' y que es lo peor que, personalmente, he visto en Anoeta. Tenía toque sí, pero era más lento que el caballo del malo.

Volvemos al tema. Verano de 2013. La Real va a jugar Champions League y a Loren le cuesta decantarse por un entrenador para darle los mandos del Mercedes que era la Real en aquella época. Se decantó por uno y unos penaltis en junio y de madrugada nos lo quitaron. Porque que no os engañen, Loren no confiaba en Arrasate, quería a Martino pero su clasificación en la Libertadores aquella noche que se tiraron 13 penaltis -por equipo- dio al traste con las negociaciones. Y se tiró de plan B. Tenía que haber sido un Z, un ZZ visto lo visto. Pero Arrasate era el plan B. Se puso a trabajar la maquinaria diciendo que fue él quien instó a Montanier a jugar con un 4-2-3-1 que se ajustaba más a la plantilla que tenía que el 4-3-3 que el galo quería. Pero era mentira. Porque en cuanto ha podido lo ha quitado. Loren dijo que no podían fichar a alguien que de repente quitara a Vela de la banda derecha. Pues mira, tu amigo Jagoba lo ha hecho.

Ahora Loren es culpable por decidir renovarle, por no cesarle cuando debió...y por la pésima planificación de la plantilla. Que es mala suerte que Gerónimo Rulli se lesione en Rusia de aquella manera. Pero Loren es culpable de tener de portero suplente a Eñaut Zubikarai. Porque puede jugar un día pero no más. Bravo se lesionó hace dos años y tuvo que salir Zubikarai que ya no nos acordamos si lo hizo bien o mal porque luego fuimos cuartos y ahora lo mismo. Que es el segundo portero pero hay que exigir tener un portero suplente de garantías. Sevilla y Valencia, que son nuestros rivales por la cuarta plaza, tienen dos buenos porteros, ¿por qué en la Real nos tenemos que conformar con uno?

Si Eñaut Zubikarai hiciera lo que ha hecho como jugador de la Real en otro equipo ya no defendería esos colores. No los defendería tras comerse seis goles en Mallorca, no los defendería con la inseguridad que transmite (ha fallado en tres de los siete goles recibidos este año) y no los defendería tras ser objeto de alguna que otra salida de tono el año pasado. A ver si os creéis que se salió de las convocatorias por procesos gripales. Dejaros de eufemismos que ya sabemos todos los que significa eso.

A ver si os creéis que se salió de las convocatorias por procesos gripales. Dejaros de eufemismos que ya sabemos todos los que significa eso.


Loren también tiene culpa de lo coja que está la defensa. De la Bella está más asentado que servidor en su sofá cuando hay fútbol en la tele e Iñigo Martínez más aún. Que me podrás decir que se ve muy fácil por la tele, Iñigo, pero he estado en el campo y desde ahí también se ven tus errores.

Y es que los errores de Iñigo Martínez duelen especialmente. El central vizcaíno puede llegar a ser -porque todavía no lo es- el mejor central de Zubieta en mucho tiempo. Pero se ha acomodado en la plaza. La competencia es nula y él se ve cómodo. Ha sido internacional cuando menos lo merecía y nada ayuda. Es un jugador sobresaliente pero tira con los suficientes. Y, por lo menos a un servidor, le duele verle así. Ayer se come el 0-2 por llegar tarde. Bueno, la defensa en zona, claro. Otro tema del que podríamos escribir biblias enteras.

Al lado de Iñigo Martínez juega quien todos sabéis. El dueño del coche que conducía Castillo cuando dio positivo en un control de alcoholemia, el que viajó a Madrid a visitar a una prima estando lesionado y se le vio a altas horas de la noche en Gabanna dándolo todo. El pivote goleador. El Lampard de Beasain que ahora es Baresi, Beckenbauer...y hasta Puyol. Que por arriba va bien el chaval.

Que Mikel Gonzáelez tuvo su peor campaña el año pasado lo vemos todos. Lo verá hasta él. Pero esto no es de recibo. Si alguien tiene que sentar al de Arrasate debe ser Ansotegi. O podría ser...ah no. Que no hay cuarto central. Pero nunca Elustondo. Por favor. Seamos serios. Elustondo de central es el mayor vacile de un técnico a la grada que he visto en mucho tiempo. No sabe tirar el fuera de juego, no da salida de balón y falla, vaya que sí falla.

Y entre medias está Ansotegi, la otra cara de la moneda. Porque si Mikel vivió su peor campaña, Ansotegi vivió su mejor año el pasado curso. En un equipo de mitad alta y asentado en la titularidad con bastante regularidad. Además sumó goles a balón parado. En Champions se le vieron las costuras pero qué le vamos a pedir al bueno de Ion. Siempre lo ha dado todo.

Total que Loren tiene la culpa de la mala defensa realista. El año pasado se recibieron muchísimos goles, 55 en Liga BBVA. Y eso teniendo a uno de los mejores porteros del campeonato. Pues imaginemos ese mismo sistema defensivo sin el portero y con un central de circunstancias. Pues tenemos lo que tenemos. Un portero que ha dejado su puerta a cero en una única ocasión en su carrera en Primera División. Una en los casi veinte partidos que ya ha jugado.

La ecuación es que la Real, desastrosa el año pasado en defensa, necesita marcar este año 2,5 goles para sumar en un partido porque a un mal sistema defensivo le han quitado a dos titulares para poner a dos peores. A dos peores. Sí. Así como suena.

Y encima defendemos -por decirlo de alguna manera- el balón parado en zona. Allá por el mes de septiembre del año pasado vimos que no valía -en Leverkusen- pero Jagoba va a su ritmo. Pero oye, que no me quejo. Que él tiene un título de entrenador -aunque el suyo sea de juguete- y yo no.

domingo, 21 de septiembre de 2014

RSO 1-2 ALM: Víctima de sus miserias



Partido de la Real Sociedad y el rival se pone por delante. Empieza a ser la triste realidad del equipo de Jagoba Arrasate que ha repetido esa ecuación en los cuatro partidos de la Liga BBVA sin haber tenido, ni mucho menos, un inicio de temporada complicado. 

Contra un equipo de media tabla el año pasado, uno que se salvó en la jornada 38 y un recién ascendido, la Real Sociedad empezó perdiendo por una tendencia al suicidio que le está costando la salud a muchos aficionados en Anoeta. Porque acudir al estadio donostiarra es ya un ejercicio de fe. Cuando el Almería se puso 0-2 con el gol de Dos Santos no se escucharon pitos porque era la tercera vez consecutiva que el equipo de Arrasate se veía en la misma situación. Ante el Madrid se tiró de orgullo para remontar, ante el Celta se empató de churro y ante el Almería no valió. Porque no todos los días es fiesta. 

Porque Jagoba Arrasate volvió a apostar por el 4-2-3-1. Bueno, eso se supone. Porque en la práctica lo que se ve es que ha entrado Vela en el once pero que, por lo demás, la vida sigue igual para la Real. Es como un rombo abstracto. Porque pensar que la Real usa el sistema del año pasado sin Chory Castro es difícil de entender. Así que no quiero ni intentar explicarlo.

El año pasado la clave de la Real eran Vela y Griezmann. Sin el galo, el charrúa debía ser titular indiscutible pero ahora resulta que Canales es mejor opción para la banda en vez de un jugador de banda que ha demostrado su valía ahí. De hecho salió Chory y marcó un soberbio gol.

Pero antes de eso, Zubikarai había regalado el 0-1. Primero la Real Sociedad salió arrollando. Al minuto tres ya se habían sacado tres córners. No se había rematado ninguno porque oye, entrenar el balón parado debe pensar Arrasate que es trampa. Ni que fuera complicado poner a Prieto en el primer palo, ponerle el balón en la cabeza y que peine los saques de esquina. Contra el Madrid funcionó. La cosa es que ni Granero ni Canales supieron sacar ni medianamente bien ningún córner.

El más atinado fue Agirretxe que a punto estuvo de hacer un gran gol tras una buena jugada individual. Después llegó el desastre. Una falta mal botada por el Almería desnudó las carencias de la Real a balón parado. Con un portero que no domina el área -que solo sabe sacar balones bajo palos, en lo que es bueno por cierto-, la Real metió el culo en el área pequeña. El balón no fue despedido y tras ser centrado de nuevo al área Zubikarai volvió a cantar. Salió a cazar mariposas y el balón acabó de aquella manera pegando en De la Bella y entrando en su portería. Tomer Hemed estaba en fuera de juego posicional pero no entró en contacto con el balón por lo que, con la nueva regla, se supone que no es fuera de juego. 

Tras el 0-1 la Real desapareció. Tuvo una clara Vela que falló porque sigue sin estar en forma. Tuvo cinco minutos bestiales en la primera mitad pero nada más. Se diluyó como un azucarillo.

Nada más salir del vestuario, Granero tuvo una ocasión que falló con estrépito. Un balón franco en la frontal del área tiene que ir a portería sí o sí, pero el de Pozuelo casi lo mando a La Venta de Curro. Poco después Dos Santos hizo el 0-2 tras un córner bien lanzado -ellos sí deben saber- por Verza. 

Ni siquiera entonces despertó la Real. Chory Castro y Pardo entraron para revivir al equipo pero les costó lo suyo entrar en juego. Hemed pudo hacer el 0-3 en dos ocasiones, en una se topó con el larguero y en otra con Zubikarai. Para más desgracia, Zaldua se lesionó y tuvo que salir Carlos Martínez que la lió nada más salir al campo.

Chory Castro hizo el gol de la honra y pareció venirse otra remontada. Pero entonces apareció la mala suerte. Porque si ya en la primera parte Vela se topó con el larguero, en la segunda mitad le tocó a Iñigo y en el tramo final a Pardo tras una falta bien tirada por el riojano. Cuando se saboreaba el primer gol de falta en los últimos ocho años en Primera División...el poste escupió el tiro de Pardo.

No hubo tiempo para una nueva remontada y en una semana de tres partidos la cosa pinta negra. Muy negra. Porque se visita al Sevilla y se recibe al Valencia. Dos rivales directos por Europa que tienen más ambición, entrenador y dinero que la Real Sociedad. Se perdió el partido más factible de ganar de los tres y Anoeta puede -y debería- ser una caldera el próximo domingo de no ganar al Sevilla. Las cosas se pueden volver contra un Arrasate que ha vuelto a demostrar que tiene poca cintura desde el banquillo.

Con 0-2 frente al Almería en Anoeta solo se escucharon pitos cuando Carlos Martínez se preparaba. Zaldua pidió el cambio pero con 0-2 igual era mejor dar entrada a Finbogasson y jugársela a muerte. A Zubikarai no se le pitó tras su calamitoso error -van tres en cuatro jornadas- y tampoco al equipo cuando Elustondo e Iñigo se pasaban el balón mientras el tiempo corría. Un equipo sin alma que cae víctima de sus miserias, de una actitud reprobable y que solo funciona a ratos. 

lunes, 1 de septiembre de 2014

RSO 4-2 RMA: El uno por uno #RealSociedad



Zubikarai 3: Dejó dos grandes paradas a Kroos y a James pero sigue sin aportar seguridad a la línea defensiva. No se entiende en qué momento tuvo la brillante idea de salir de espaldas a un balón dividido. Demostró, de nuevo, que bajo palos es un buen portero.

Zaldua 5: Es un titán. Bale habrá costado 100 millones y será rapidísimo pero él le quitó el 1-3 en una carrera que no pasó desapercibida. El puesto es suyo y solo suyo. Puso varios centros de nivel y amargó la tarde al atacante que pasara por su zona.

Elustondo 2: No recuerdo un central tan humillado como él en el 0-2 en mucho tiempo. Comete errores de bulto propios de un pivote que juega de central pero no es de recibo que se meriende un balón en el medio campo por no saber medir el salto.

Iñigo Martínez 4: Serio atrás y marcando el gol, poco más se le puede pedir. No está a su nivel a la hora de sacar el balón jugado. Su garra es contagiosa.

De la Bella 3: Uno no sabe si De la Bella es el pésimo lateral del jueves o el buen jugador de ayer. Hizo un poco de todo pero lo más grave -y fue muy grave- fue su asistencia guión putada a Zubikarai estando completamente solo y que pudo costar caro. En ataque seleccionó las subidas y puso dos centros -sobre todo el primero- sensacionales.

Markel Bergara 3: Correcto en todas sus acciones dejando innumerables muestras de su garra. Se atrevió con el balón en largo con diferentes resultados.

Granero 3: Fue de menos a más. Le costó entrar, estuvo a punto de poner el 1-2 y después se soltó la melena y estuvo en muchos sitios. Creó peligro a balón parado.

Zurutuza 5: Empezó con una dejada a Granero que fue medio gol, metió el 2-2, el 3-2 y estuvo inmenso en todos lados. Acabó fundido cortando balones y saliendo a la contra. El Zurutuza que todos queremos ver.

Xabi Prieto 4: De nuevo dejó destellos de esa clase que atesora y se fue con dos asistencias que pudieron ser tres si Casillas no saca de milagro el testarazo de Agirretxe. Muy asociativo y con muchas ganas.

Chory Castro 3: Sigue jugando fuera de sitio pero cae a banda muy bien por tendencia natural. El día que vuelva a partir de ahí será feliz y todos veremos al mejor Chory Castro.

Agirretxe 2: Trabajó mucho pero no mete goles y es el nueve del equipo. Hay que exigirle mucho más.

Carlos Vela 4: El conquistador está de vuelta. Marcó y volvió loca a la defensa merengue con una internada que pudo acabar en penalti. Con el balón en los pies es imparable.

Canales 4: Que sea suplente es difícil de explicar incluso en noches como la de ayer. Da sentido al fútbol de Real y lo borda casi siempre. Se ofrece, se asocia y aparece por todos lados. Un futbolista especial.

Mikel -: Sin tiempo. Dio gusto verle de central en Anoeta.

Arrasate 3: La Real jugó al caos y le salió de maravilla pero no se puede permitir el 0-1 ni tampoco la jugada en la que Zubikarai salva de milagro el 0-3 a Kroos. La defensa en zona deja muchísimo que desear y es solo culpa suya. Hay que entrenar y entrenar. Fue valiente con los cambios.

RSO 4-2 RMA: Éxtasis #RealSociedad



Cuando Bale humilló a Elustondo me salió un aplauso seguido de un : "Vamos, no me jodas".

Como realista en Madrid veía venir las coñas tras lo que, apuntaba a ser, una goleada histórica. Y vaya que sí lo fue. Pero al revés. Gloriosa remontada realista que vio cómo jugar al caos le salió a las mil maravillas.

Jagoba Arrasate fue silbado al bajar del autobús y también al ser anunciado por megafonía. El técnico de Berriatua tendrá que ganarse a la gente y no lo va a tener nada sencillo. Alineó un once con sorpresas en la medular al sentar a Pardo y Canales para dar entrada a Granero y Chory Castro. Sorprendió que Zurutuza fuera titular pero viendo que ayer jugó a un grandísimo nivel ¿qué vamos a decir? Lo cierto es que había ganas de ver al colorado.

Zurutuza es un jugador diferente. Lento pero con una inmensa calidad al que, no sabemos por qué, nos cuesta verle muchas veces. Con Jagoba no juega en su sitio, en el que despuntó con Lasarte, y claro, así le cuesta todavía más. Ayer partió de la banda pero explotó llegando. Por el centro. Como tenía que ser.
Dolió ver a Canales suplente pues el cántabro fue el que más dio la cara en Eibar, Krasnodar y twitter tras una dura semana. Fue el único que tuvo la decencia de pedir perdón tras el batacazo ruso del jueves.

Explicar cómo salió la Real Sociedad al campo es difícil. Sin enterarse de nada, Zubikarai sacaba el segundo balón de sus mallas y Ramos había estrellado una falta en el larguero. El propio central de Camas -al que el título de mejor central del mundo le viene tan grande como a un servidor un premio Ondas- hizo el 0-1 y Bale, tras un cañito a Elustondo, el 0-2.

Entonces el equipo hizo click. Pasó de rombos y de sistemas y comenzaron a moverse todos por todos lados. Granero llegaba, Zurutuza también y Prieto, evidentemente también. El torrente atacante realista pudo acortar distancias pronto si un disparo de Granero no hubiera sido tapado por Ramos o si Martínez Munuera -menudo show el suyo- hubiera pitado un clarísimo penalti de Carvajal a David Zurutuza. 

No hizo falta porque a los pocos minutos un centro de Chory lo peinó Prieto e Iñigo Martínez lo empujó a placer mientras Sergio Ramos se comía la primera de la noche. Sin tiempo para digerir que los realistas estaban ahí, Zurutuza empató el choque tras una maravillosa asistencia de Alberto De la Bella. Además de anotar el gol, el colorado se llevó un buen golpe de Marcelo que no tuvo mejor idea que tratar de tapar con el cuerpo un cabezazo con el consiguiente golpe. Debió ser amarilla para él, claro.

Al descanso se llegó con la sensación de que lo peor había pasado. Y así fue. Pensar que Carlos Vela, Sergio Canales y Rubén Pardo esperaban en el banquillo e íbamos 2-2 era el mejor escenario posible. Imanol Agirretxe, que volvió a tener una noche difícil- estuvo a punto de darle la vuelta al marcador pero una parada sensacional de Casillas evitó el gol. Gol que marcaría Zurutuza poco después.

Habían entrado Vela y Canales por Chory y Agirretxe y una jugada entre Prieto y Canales acabó con el capitán asistiendo a Zurutuza para que hiciera el 3-2 en el área pequeña adelantándose a Carvajal en el primer palo. 

Con la Real bailando al campeón de Europa faltaba la guinda. Llegó, de nuevo, tras un córner. Fue Carlos Vela quien inauguró su casillero este curso tras controlar un balón en el área pequeña y fusilar a Iker Casillas. Con el 4-2, Khedira, Benzema y James pudieron recortar la diferencia pero se toparon con el palo o Zubikarai.

La victoria da alas a la Real pero deja un sabor un tanto agridulce. Tras diez años sin hacerlo sabe a gloria imponerse al Real Madrid y más remontándole pero después de hacer precisamente esto, ¿por qué lo del jueves? Uno siente rabia pensando hasta dónde podía llegar la Real en Europa League y viendo dónde se ha quedado finalmente. Si tenemos jugadores y tenemos ambición...¿dónde está nuestro techo? Muy muy arriba.