lunes, 22 de septiembre de 2014

@ChoryOfficial mató a Kennedy #RealSociedad




No lo sabéis, pero Gonzalo Castro Irizabal, Uruguay 1984, fue el responsable del asesinato de Kennedy, es el culpable del hambre en el mundo y además, tiene en su casa refugiado a Elvis Presley que huye de su tortuosa vida como estrella. Por eso es suplente en la Real Sociedad.

Desde que Montanier implantara un sistema que funcionaba -y enamoraba-, nadie discutía que Antoine Griezmann tenía que ser el que jugara en el flanco izquierdo de la línea de tres medios ofensivos por detrás del punta. No ya por nombre o proyección, sino por sus características. Hombre de banda, vertical y con gol, el de Macon se hizo amo y señor del carril izquierdo de la Real, un carril que no tenía un dueño fijo desde que otro ilustre canterano como Javi De Pedro demostrara domingo sí y domingo también la mejor zurda de la historia de la Real Sociedad.

Con Griezmann ganando cosas en el Atlético de Madrid -un título, jugar Champions de nuevo, un entrenador y un club exigentes-, la lógica dictaba que Chory Castro debía ser titular. Claro que llegó Jagoba Arrasate a cambiar el sistema que funcionaba para que no le dijeran que sus méritos eran por la herencia recibida. Quiso poner su granito de arena y acabó enterrando al equipo bajo una duna y eliminado por un Krasnodar que en la Liga Española no se distanciaría mucho del tren inferior de la tabla.

Chory Castro llegó a la Real Sociedad en el verano de 2012 y todos, digo más, TODOS, coincidimos en que su fichaje era un grito de esperanza. Una muestra de que en los despachos de Anoeta se quería aspirar a más. Precisamente que el charrúa fuera el jugador número doce era la mejor noticia de la Real de Montanier. No porque fuera suplente sino por lo que significaba que un hombre de su nivel fuera suplente. La Real aspiraba a lo más alto. Y lo hacía de verdad.

Ya con Jagoba, Castro fue cayendo y la manía persecutoria que le debe tener él no sabemos debido a qué, le dejó sin Mundial de Brasil. Porque jugando Champions en un equipo con aspiraciones -que algún día las tuvimos a pesar de Arrasate- el charrúa habría defendido la celeste en Brasil. Pero bueno, ya no se puede hacer nada al respecto.

Pero ahora sí. En el rombo Chory Castro empezó de titular porque Vela estuvo lesionado. Pero empezó titular de nueve y la gente comenzó a decir que no rendía, que se desinflaba y que aparecía poco. Tenían razón. Pero Chory también tenía una razón. En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson. Un puesto que el charrúa no ocupaba desde que le entrenara un tal Martín Lasarte y más aún, desde que compartía línea de ataque con un tal Luis Alberto Suárez. Uno que ha costado 80 millones este verano.

En un once en el que un pivote goleador actúa de central ya se debía tener cubiertas las plazas para experimentos pero Arrasate quiso probar con Chory Castro como acompañante de Finbogasson


Chory Castro se hizo un nombre en el Mallorca jugando en la banda. Pegado a la cal, centrando y marcando goles a balón parado. Que Chory Castro sea suplente a día de hoy en el 4-2-3-1 de la Real es como si -salvando las distancias- De Pedro hubiera sido suplente en la Real de Denoueix para que Aranburu jugara en banda. Que Aranburu jugó en banda con Amorrortu y no lo hizo mal...pero porque no había otro.

Es lo que pasa con Canales. Sergio Canales puede actuar de pivote adelantado y, de manera muy puntual, e banda pero su puesto es el de enganche. Ahí es donde se encuentra cómodo y donde su calidad aparece para marcar las diferencias. Y si tiene que sentar a una institución como Prieto se le sienta y no pasa nada. Lo que está claro es que Aranburu no podía sentar a De Pedro igual que sucede ahora con el cántabro y Chory Castro. Aunque muy bueno en lo suyo -tiene un talento fuera de toda duda- Canales se ahoga en la banda. Igual que Pardo en el ya innombrable rombo de Arrasate, por cierto.

Lo peor de los pocos minutos del Chory Castro no es que sean pocos. Es que pase lo que pase, lo haga bien o mal, llueva, nieve o haga sol, el charrúa es habitual suplente. Fue el mejor en Vigo en la segunda mitad y salió desde el banquillo ayer. Cuando repitió siendo el mejor. Casualidades o no, para otros es más fácil ser titulares. Agirretxe vio puerta en Vigo y apareció en el once ayer contra el Almería. Que jugó muy bien, pero que si él merece ser titular el Chory tanto o más. 

0 comentarios:

Publicar un comentario