Fútbol Internacional

UEFA Champions League, UEFA Europa League, UEFA Euro Cup y FIFA World Cup.

Ciclismo

Euskaltel Euskadi, Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia

NBA

Where amazing happens

Publicaciones

Guía de la Liga, de la Champions, de la Premier League

http://2.bp.blogspot.com/-k51HyyPEC94/UI0KWwLAr2I/AAAAAAAAE8o/QosLavkIT_o/s1600/2+copia+copia.jpg

domingo, 5 de octubre de 2014

Si el rombo no vale, ¿por qué Jagoba sí? #RealSociedad



En año y medio que lleva destruyendo el proyecto realista, Jagoba Arrasate solo ha dado un paso para la posteridad: cambiar el 4-2-3-1 que funcionó con Montanier por un rombo que no sirve de nada y que nos ha costado la Europa League y algún que otro cabreo.

No es por ponerme una medalla pero ya avisamos de que el rombo no valía y, efectivamente, así ha sido. Si te ponen en un puesto de responsabilidad sin la preparación necesaria lo normal es seguir la línea de trabajo de tu predecesor. Pero no, va Jagoba y lo cambia todo. Y pasa lo que pasa.

Sin brújula

Que desde enero el equipo no se encuentra. Casualidades de la vida, o no, desde que Rubén Pardo se cayó del once titular. Con el riojano al lado de Markel, ni qué decir tiene que al lado de Gaztañaga iría aún mejor, el fútbol de la Real fue reconocible y brillante a ratos. Pero esos ratos pasaron a ser instantes, segundos o, directamente, desaparecieron de los partidos. 

Uno no alcanza a entender por qué sigue Jagoba Arrasate en la Real Sociedad. No termino de creerme que guste o se confíe en él porque es imposible hacerlo. Se ha cargado a Carlos Martínez, Mikel González, Iñigo Martínez, De la Bella, Pardo, Chory o Agirretxe. Casi nada. En año y medio. Imaginaos que le dejamos otro año y medio más (que es lo que le queda). 

Uno no alcanza a entender por qué sigue Jagoba Arrasate en la Real Sociedad. No termino de creerme que guste o se confíe en él porque es imposible hacerlo.

Es evidente que Claudio Bravo se marchó buscando cotas más altas en su carrera pero el chileno era de los críticos, de los que molestaba en el vestuario de la Real. De los que no iba a Lyon o Manchester a sacarse fotos y de los que se acordaba de los familiares de quien hiciera falta. Como debe ser.

Porque la Real, igual que el Atlético pero al revés, es fiel reflejo de un entrenador cero ambicioso y que se conforma con la ley del mínimo esfuerzo que suponía ser séptimo el año pasado. Y ellos mismos tienen la experiencia de la temporada pasada donde jugar a ratos les valió para jugar la Intertonto. Pero también hay que mirar al Real Betis. Sexto hace dos años, los de Heliópolis se metieron en camisas de once varas con la planificación de la plantilla y no fueron capaces de darle la vuelta a una nefasta primera vuelta. No hay que ser alarmista pero con cinco puntos de los primeros veintiuno habiendo jugado solo contra uno de los tres grandes, la situación de la Real es crítica.
Porque la Real, igual que el Atlético pero al revés, es fiel reflejo de un entrenador cero ambicioso

No me vale decir que con Montanier se empezó mal por muy verídico que sea. Después de ganar al Granada con un churrigol de Estrada en la jornada 5, Montanier encadenó 2 de 24 puntos que acabaron con un zambombazo de Iñigo Martínez desde su casa en el Villamarín para salvarle. Entre tantas nos vimos en una como la actual.

La Real salió humillada de Vallecas (4-0) y última de la clasificación con ocho patéticos puntos tras firmar cuatro en las dos primeras jornadas. Ni siquiera entonces se decidió un Aperribay que pasará a la historia por sus decisiones con los entrenadores ademas de por su manera de llegar al cargo. Un año después, la Real llegó con 10 puntos a la décima jornada y con Anoeta pidiendo cabezas tampoco se actuó.

Montanier acabó dando la razón a sus defensores clasificando al equipo en una heroica cuarta posición por lo que dejó un caramelo. Y ese caramelo fue a parar a un niño que pasaba por ahí en vez de a alguien que lo mereciera. Jagoba no tiene crédito, nos vacila en rueda de prensa y además no da una derechas. Hablar de monólogo de la Real en la segunda parte de Cornellá es como señalar a la afición y reírse de ella en su cara. Menudo monólogo en el que no se inquietó al portero salvo en dos ocasiones que él mismo falló. Pocos partidos más tranquilos tendrá Kiko Casilla en Cornellá.

Dentro de dos semanas se sentará en Anoeta el mismo entrenador que la semana pasada frente al Valencia. Y va a dar igual lo que pase. Si la Real acaba bajando lo hará con Jagoba Arrasate en el banquillo. Porque él no tiene la dignidad necesaria de irse porque sabe que no volverá a entrenar a nada decente porque es malísimo y porque Aperribay no tiene lo que hay que tener para firmarle un finiquito y darle una patada que se merece mucho.

Señor presidente, sus declaraciones de querer ser el nuevo Sevilla me ilusionaron. Es la hora de demostrar que quiere serlo echando del banquillo de la Real Sociedad al peor entrenador de la Real Sociedad en lo que va de siglo. Piensen lo que ha sacado cada uno con lo que tenía y piensen lo que está sacando Arrasate con un equipo de Champions. De Champions. Que sí, era para disfrutar. Pero la jugamos. 

Jagoba Arrasate dimisión. Y él dirá misión.