miércoles, 12 de noviembre de 2014

Gora gu ta gutarrak #RealSociedad



Cuando era pequeño veía las Tortugas Ninja en euskera como muchos de vosotros y su frase más repetida era la del titular, gora gu ta gutarrak.

Como me consta que cada vez hay más realistas fueran de las mugas de Euskal Herria traduciré la frase que viene a significar algo así como viva nosotros y los nuestros. Suena mejor en euskera, sí.

El pasado domingo Antoine Griezmann volvió a Anoeta por primera vez y tuvo que vivir un incidente más que desagradable. Tras saludar a los trabajadores del campo de manera afectuosa -incluyendo a los de seguridad- Antoine fue suplente y la expulsión de Siqueira que tan bien forzó su buen amigo Vela le dejó con un papel muy secundario en el choque.

Pero lo peor para él no fue jugar diez minutos ni la pitada al salir, ni siquiera la derrota. Lo peor fue cuando los cuatro de siempre gritaron un deleznable y censurable 'Griezmann muérete'. Los mismos que apelan al orgullo y a los colores contra los grandes fueron los que comenzaron el cántico contra un canterano que ha vivido el realismo desde los catorce hasta los veinticuatro años. Diez años ha sido Griezmann uno de los nuestros, Grizzy, Griez o incluso Antxon. Y ahora este show.

...


Nunca me meteré con una afición como la nuestra. Somos el mejor valor del equipo pues nos aguantamos carros y carretas en la última década y rara vez se levantó la voz. Se levantó contra Aperribay sí pero no contra él por ser él, fue por cómo entró en el club aquella noche del velódromo riéndose del pequeño accionista. Por eso y ya está. La situación era insostenible y aquella noche se estalló pero nunca ha habido movidas serias. No se ha esperado en Anoeta con piedras a los jugadores, no se les ha increpado el día que bajan ni tampoco el día del Córdoba en 2008 cuando se consumó el fracaso que comenzaron una semana antes en Vitoria. Porque somos así.

Savio salió llorando y todos le apoyaron. Lotina nos bajó y pedíamos que siguiera. Y el día del Córdoba todos los futbolistas salieron a la vez del vestuario...como si fuera a pasar algo. Los que estaban allí esperando animaron en lugar de reprochar. Porque somos así.

No escribí antes del partido porque no sabía cómo hacerlo. Era evidente que a Griezmann se le iba a pitar y no puedo pedir a la gente que no lo haga. Es un rival y me parece que es el tratamiento que merece. Pero a su vez es uno de los nuestros. Uno di noi. Por eso le aplaudí cuando salió, porque para mí Antoine siempre será de los nuestros.

De pequeño era del Olympique de Lyon y demostro más amor por la Real que algún canterano que siempre fue txuri urdin. Nos dio mucho en el campo y en los despachos 30 millones ¿qué más queremos? No me digáis que se reservó desde febrero porque ya lo sé. Le critiqué por ello pero el culpable era Arrasate. Si tienes a un jugador que no está motivado y cuyo sustituto es muy bueno ¿por qué juega siempre el que se reserva? No me imagino a Antoine haciendo lo mismo con el Cholo Simeone, por ejemplo. Pero es otro tema.

Para mí un orgullo es traer un chaval francés de 14 años a Zubieta que llegue al primer equipo, juegue la Champions con nosotros y que también juegue un Mundial

Total que volvemos a lo del orgullo. ¿Dónde estuvieron los que le desearon la muerte a Griezmann cuando Amrabat hizo el 0-1 el pasado sábado? Pidiendo la cabeza de Arrasate desde luego que no y era lo que el momento requería pero nunca sabremos por qué no lo hicieron. O sí.

Para mí un orgullo es traer un chaval francés de 14 años a Zubieta que llegue al primer equipo, juegue la Champions con nosotros -marcando el primer gol de la 12/13 y el 0-1 de Lyon- y que también juegue un Mundial. La Real tuvo cuatro mundialistas en Brasil y eso, evidentemente, fue un orgullo, pero Antoine fue el único canterano en jugarlo. Koloreak eta harrotasuna que decimos.

Griezmann se marchó en verano a un club que actualmente es superior. Nunca olvidaremos lo que pasó con Aitor Zabaleta porque fue él igual que fue cualquiera y el Atlético es repudiado en Donosti desde entonces. Pero no podemos engañarnos. Si pasar de Arrasate a Simeone y de disfrutar la Champions a competirla no es un paso adelante que venga don Esteban Granero a explicármelo, por favor. Claro que prefiero al de Pozuelo al clásico "no son de nuestra liga" de Markel pero las cosas son como son.

Antoine se fue al Atlético justo después del Mundial y no pisó Zubieta hasta pasar el reconocimiento médico con los del Manzanares. Lo pasó por la mañana, cogió un avión a Donosti y se despidió de la afición con una carta que a mi personalmente me llegó. Y al día siguiente se encontraba trabajando con el Atlético de Madrid en el Cerro del Espino. Qué fácil habría sido quedarse en Madrid y decir que no tuvo tiempo de despedirse.

Carta de Antoine Griezmann a la afición realista el día de su marcha.

Familia txuri-urdinari:
Llegue cuando aún no había cumplido los 13 años y vosotros me abristeis las puertas de vuestra casa. Fuisteis los primeros y únicos que confiasteis en mi. Mis inicios en la real no fueron fáciles. Después de varios años en las categorías inferiores, gracias a mucho trabajo y sacrificio llegue al primer equipo, con el único objetivo de jugar en la máxima categoría del futbol, y una vez más, gracias a vuestro incondicional apoyo lo logré.

Hoy solo puedo daros las gracias por todo, por obligarme a madurar, por enseñarme todo lo que se y por hacer que cumpliese mi sueño, vivir de lo que me apasiona, el futbol. Me gustaría nombraros a todos, pero no acabaría jamás, por ello solo puedo decir; gracias a los místeres en cuyas manos he estado, por confiar y exigirme cuando lo han creído oportuno, gracias a toda la directiva por estar encima, tanto en las buenas como en las malas, gracias al cuerpo técnico y médicos sin los cuales nada hubiese sido lo mismo, gracias a los periodistas por vuestros comentarios, por la experiencia que me habéis dado, a mis compañeros y ex compañeros, por hacerme creer en un verdadero proyecto tanto dentro como fuera del campo y por no haberme puesto las cosas fáciles, y por supuesto a vosotros, los aficionados, por el apoyo incondicional día tras día. Gracias Donosti, gracias Guipuzcoa.

Después de hacer realidad el sueño de todo canterano, ascender a primera división y jugar la Champion League con su equipo, necesitaba nuevos retos, nuevas dificultades y este verano el Atlético de Madrid me ha brindado esa oportunidad. Una oportunidad, a la que no he querido decir “no”. Este año, como todos los demás volveré a trabajar por dar lo máximo de mí. 

Aunque no vista la camiseta txuri-urdin, aunque no viva en Donosti, jamás podre olvidar nada de esto. 

Eskerrikasko bihotzez emandako animo bakoitzarengatik.



0 comentarios:

Publicar un comentario