Champions fase de grupos



Real Madrid y Borussia Dortmund empataron a dos goles en el partido más apasionante de la cuarta jornada de la UEFA Champions League.

Los de Mourinho tuvieron que esperar hasta el tramo final para asegurarse un punto vital de cara a su clasificación para las eliminatorias de octavos de final.

El cuadro teutón domino de principio a fin la primera parte. Los merengues se vieron sobrepasados en el mediocampo por lo que Mourinho tuvo que prescindir de la magia de un Modric ausente para dar entrada al músculo de Mickaël Essien.

Casillas, Ramos, Värane, Pepe, Arbeloa, Alonso, Modric, Özil, Di María, Cristiano e Higuaín fueron los once titulares de un Mourinho que sigue acusando las bajas de Marcelo y, sobre todo, Khedira. Ayer además, tampoco pudo contar con Karim Benzema y tuvo que tirar de José Callejón ante la lesión del 'Pipita' Higuain al filo del descanso.

El Dortmund pegó primero. Los de Klopp tuvieron la primera ocasión clara. Un disparo de Grossskreutz desde dentro del área lo desvió Casillas como pudo.
Los locales intentaron adelantarse sin suerte con un par de ocasiones que no encontraron la puerta de Weidenfeller.

Poco antes de la media hora un balón en largo que peinó Lewandowski le sirvió a Marco Reus para hacer el 0-1 con un derechazo ante el que poco pudo hacer Casillas. Los alemanes fijaban así en el marcador una superioridad que era patente desde el primer minuto.

Sin tiempo para digerir la derrota, Pepe ya empató el partido con un testarazo sublime. La manera de entrar del central luso al balón fue brillante y nada pudo hacer Weidenfeller ante el cabezazo casi a bocajarro de Pepe.

El partido entró en stand by. El Dortmund bajó el pistón pero siguió dominando el balón y así llegó el segundo.

Un balón por el flanco izquierdo se lo sirvió Grosskreutz a Götze que se plantó solo delante de Casillas. En directo parecía que el teutón había marcado un gol espectacular pero la repetición demostró que fue Arbeloa el que batió a Iker Casillas con una bonita e involuntaria vaselina.  Se llegó al descanso con un 1-2 justo en el marcador y con Higuain pidiendo el cambio y llevándose la mano a la parte posterior del muslo varias veces.

Mourinho quiso cambiar el guión desde el inicio y Essien y Callejón entraron por Modric e Higuain respectivamente. La entrada del medio ghanés le dio al medio campo madridista el equilibrio necesario mientras que la entrada del atacante andaluz fue vital en el devenir del partido.

Nada más entrar, el de Motril se encontró solo con Weidenfeller y le batió con un derechazo pegado al palo. El árbitro anuló el gol por un fuera de juego milimétrico. Por mucho que Callejón dijera que no estaba en fuera de juega no podía verlo y como han demostrado las cámaras de Canal Plus, el fuera de juega era, por poco, pero era.

Con el 1-2 en el marcador, una de las pocas llegadas del Dortmund acabó con un penalti clarísimo de Xabi Alonso que el turco Çakir no quiso pitar.

El Madrid fue a más y el empate se veía venir. Weidenfeller sacó de milagro con el pie un tiro de Cristiano y en la jugada posterior Kaka' pidió un penalti que no fue. El '8' madridista salió para empatar el partido y en la ocasión más clara que tuvo se cayó solo y pidió penalti.

La ofensiva merengue fue cada vez más notoria hasta que Özil hizo el empate con un sensacional gol de falta directa. El equipo de Klopp metió el culo atrás como se suele decir y cedió dos faltas peligrosas al borde del área. Cristiano falló la primera pero Özil no e hizo uno de los goles del año en la Champions.

Mourinho se quejó del arbitraje y dijo que metieron tres goles legales. No tenía razón Mourinho en quejarse del árbitro ya que no dijo nada del penalti de Xabi Alonso ni tampoco del que el tolosarra hizo en el partido de ida con 2-1 y el Madrid volcado.

El Dortmund sigue líder con 8 puntos mientras que el Real Madrid es segundo con 7. El empate entre Ajax y Manchester City les hace a los dos tener casi los dos pies en la siguiente ronda. El gol mal anulado a Agüero y el penalti clamoroso a Balotelli que no se pitó, dejan casi eliminado al equipo de Mancini que cuenta dos puntos en cuatro partidos.




El Real Madrid sigue sin ganar en Alemania ya que volvió a tropezar, esta vez en Dortmund frente al Borussia de Jürgen Klopp.

No pudo contar el técnico germano con Gundogan de salida pero el once de los amarillos con Lewandowski arriba y Götze Reus por detrás era de muchas garantías. El 4-2-3-1 estaba compuesto por Weidenfeller bajo palos, Piszcek, que volvía al once,  HummelsSubotic Schmelzer en defensa, Kehl Bender en la sala de maquinas con los citados Reus Götze más Grosskreutz en la línea de tres justo por detrás del polaco Lewan.

Mourinho pudo contar con Khedira en el once titular y volvió a apostar por Essien para el lateral izquierdo. Casillas estuvo bajo palos con Ramos, Varane, Pepe y el ghanés Essien en defensa. Khedira, que volvió a caer lesionado, acompaño a Xabi Alonso en el doble pivote con Özil, Di María, Cristiano y Benzema en ataque.

Los merengues salieron más atinados y los primeros compases del partido fueron de claro dominio visitante aunque Lewandowski generaba peligro con cada balón que tocaba. Cristiano llevó la primera ocasión de peligro para el Madrid pero su pase de la muerte no lo pudo rematar un Özil que se pasó de frenada.

A los quince minutos pidió el cambio Khedira. Mourinho se tiraba de los pelos mientras el teutón seguía forzando y Modric calentaba. El técnico luso insistió al '6' madridista en que se fuera al suelo para proceder al cambio y no fue hasta el minuto dieciocho cuando Modric pudo entrar al cesped.

El Madrid fue a menos tras el cambio y pronto empezaron a multiplicarse las llegadas del Dortmund al área de Iker Casillas. Los disparos de Cristiano Di María fueron los únicos momentos que tuvo el Madrid antes de que Lewandowski adelantara a los suyos.

Un mal servicio de Pepe que no controló Özil y que Sebastian Kehl metió al hueco al primer toque. El tanque polaco batió a Casillas que no pudo hacer nada.

Sin tiempo para la alegría en el Signal Iduna Park, Modric dibujó un pase de dibujos animados para que Cristiano empatara con una soberbia finalización ante la salida de Weidenfeller. El primer tiempo acabó en empate, aunque la última la tuvo Ramos,  y el Dortmund volvió a achuchar al salir de los vestuarios.

Liderados por el Götze de las grandes ocasiones, la ofensiva del equipo local llegó desde el principio. Un disparo de Piszcek lo repelió como pudo Iker Casillas en el minuto cuatro de la segunda mitad. Özil, Di María y Benzema volvieron a poner a prueba la resistencia germana  y Bender se encontró con Casillas en el minuto nueve de la segunda parte. Una dura falta de Hummels que no vio la amarilla la intentó marcar Cristiano desde cuarenta metros y se encontró con la barrera.

Poco después balón a la derecha, centro y despeje flojo de Casillas que aprovecha Schmelzer para hacer entre una nube de piernas el 2-1. El segundo del Dortmund entró entre las piernas de Pepe y Lewandowski.
El Borussia pudo matar el partido a la contra pero Gundogan, que entró al final, se llenó de balón en una jugada en la que Lewan estaba a puerta vacía.

El Madrid de Mourinho quiso morir matando. 'Pipita' Higuain entró por Benzema y el técnico luso no quiso agotar las sustituciones a pesar de tener a Callejón calentando.

Borussia Dortmund lidera el grupo con siete puntos, uno más que el Real Madrid mientras que el Ajax es tercero con tres puntos y el Manchester City cierra el grupo con un vergonzoso punto después de dejarse remontar en el Amsterdam Arena.